Un contacto diario con la Biblia
cambiará tu vida

Nuestros Programas
Estudio bíblico

Estudio bíblico

La Pregunta del Día

La Pregunta del Día

Café con Dios

Café con Dios

Siempre Amigas

Siempre Amigas

Una Pausa en tu Vida

Una Pausa en tu Vida

Conozca la respuesta a

la pregunta del día

¿Por qué Jonás dice que Dios se arrepintió de traer el castigo que había pensado?

La Biblia dice en Números 23:19 que Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta. Jonás fue enviado por Dios a Nínive a predicar un mensaje de arrepentimiento. Dios jamás envía juicio al pecador sin antes advertir y dar una oportunidad al arrepentimiento. Jonás desobedeció a Dios y en lugar de ir a Nínive, se hizo a la mar para ir a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar y hubo en el mar una tempestad tan grande que amenazaba hundir la nave. La tripulación del barco comprendió que era Dios quien estaba detrás de todo esto para reprender a Jonás. La solución propuesta por el mismo Jonás, fue que lo echen al mar para que el mar se aquiete y los marineros se salven. Pero Dios tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. Estando en el vientre del gran pez, Jonás se arrepintió de su desobediencia y Dios quien es rico en misericordia mandó al pez que vomite a Jonás en tierra. Dios por tanto dio a […]

Y nos quejamos por 40 minutos

Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.
Nehemías 8:3

Devocional

Café con Dios

David Platt, en su libro radical tiene una frase: “con tanta hambre que no puede hablar”.

El hambre espiritual te lleva a estar en silencio, callado, sin moverte con tal de recibir algo de alimento de Dios.

Pero como en la dieta diaria, si nos llenamos de golosinas, cuando llega el momento de almorzar no tenemos hambre.

Algunos matan el hambre con alguna fruta o bebiendo litros de agua, y está bien si es que están tratando de bajar de peso. Lo terrible es cuando este comportamiento lo llevamos al ambiente espiritual.

Algunos nos quejamos cuando la predica supera los 40 minutos, pero los que tienen verdadera hambre espiritual quedan horas atentos tratando de entender.

¿Has luchado con Dios, en un versículo, y no te lo quieres dejar ir esperando que te bendiga?
¿Simplemente lees la Biblia o buscas entenderla?
¿Sientes hambre de crecer?
¿Te aburre escuchar a Dios?

Contáctenos

Correo electrónico: contacto@labibliadice.org

Teléfono: +593 2-247-5563

Dirección: Av. Galo Plaza Lasso N63-183 y Cedros, Quito, Ecuador

Casilla de correo: 1708-8208