Si Dios no es hombre como para que se arrepienta, entonces, ¿por qué se arrepintió de haber puesto a Saúl como rey?

Presentado por
David Logacho

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice... durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

Comencemos a leer la cita que se encuentra en 1 Samuel 15:29 donde dice: “Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta.” Estas palabras fueron pronunciadas por Samuel y dirigidas a Saúl el rey de Israel. Todo fue a raíz que Saúl desobedeció reiteradamente a Dios. Como consecuencia de la desobediencia, Dios decidió desechar a Saúl para que no sea rey. Note lo que dice 1 Samuel 16.23 “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.” Cuando Saúl se vio ante la terrible consecuencia de su pecado, se quebrantó, seguramente porque reconoció que estaba perdiendo el privilegio de ser rey, y no necesariamente porque estaba consciente de la gravedad de su pecado contra Dios. Samuel no quería saber nada más de Saúl y comenzó a alejarse de la escena. En desesperación, Saúl tomó fuertemente la punta del manto de Samuel y el manto se rasgó. Eso sirvió para que Samuel diga a Saúl: Así como mi manto ha sido rasgado, Jehová ha rasgado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. Fue en estas circunstancias que Samuel dijo a Saúl: Además el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta. Con estas palabras, Samuel estaba haciendo saber a Saúl que Dios, quien es santo e inmutable, estaba decidido a cumplir con su veredicto de desechar a Saúl. No había manera posible para que Dios cambie su decisión respecto a lo que había determinado hacer con Saúl. De nada servían todos los intentos de Saúl por lograr que Dios cambie de opinión sobre lo que iba a hacer. Eventualmente Samuel se fue a su casa y Saúl a la suya y no se volvieron a ver nunca más. Es entonces cuando la Biblia registra el comentario que ha despertado duda o inquietud en Usted. Se encuentra en 1 Samuel 15:35 donde dice: “Y nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida; y Samuel lloraba a Saúl; y Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel.” El pecado siempre deja corazones destrozados. Las lágrimas de Samuel habrán sido lágrimas de desilusión, de frustración por la forma como pisoteó Saúl el honroso privilegio de ser el rey de Israel. Pero enfoquemos nuestra atención a la declaración bíblica que Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel. Leída superficialmente esta declaración, daría la impresión que Dios se había equivocado al poner a Saúl como rey de Israel, y después, cuando estaba viendo la consecuencia de esta mala decisión estaba dolido por el error cometido. Pero esto no puede ser así, amigo oyente. Recuerde que el mismo Samuel dijo que Dios no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta. Dios amable oyente, por ser Dios no puede equivocarse jamás, y por tanto no puede jamás arrepentirse en el sentido de reconocer que ha cometido un error. ¿Entonces qué quiere decir la Biblia cuando habla de que Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel? Bueno, el verbo hebreo que se ha traducido como “arrepentirse”, el verbo “nacham”, no significa reconocimiento de algún error o pecado cometido. “Nacham” tiene varios significados. El verbo en sí mismo tiene que ver con suspirar o con aspirar aire profundamente, y de allí denota estar dolido, o sentir pesar por algo que ha sucedido. Es en este sentido que Dios se arrepentía por haber puesto a Saúl como rey de Israel. Dios es sensible al pecado, amable oyente. Cuando el hombre se entrega al pecado, Dios siente dolor o pesar por ello. Esta idea aparece muy clara en el mismo capítulo 15 de 1 Samuel. Ponga atención a lo que dice 1 Samuel 15:10-11 “Y vino palabra de Jehová a Samuel, diciendo: “Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras. Y se apesadumbró Samuel, y clamó a Jehová toda aquella noche.” Cuando este texto habla de que Dios sentía pesar por haber puesto por rey a Saúl, está usando el verbo hebreo “nacham”, el mismo verbo que en el versículo 35 se ha traducido como “arrepentirse” Es decir que perfectamente podríamos leer el versículo 35 del capítulo 15 de 1 de Samuel de la siguiente manera: Y nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida; y Samuel lloraba a Saúl; y Jehová sentía pesar por haber puesto a Saúl por rey sobre Israel.

Más de este programa

Programa 6