¿Por qué una becerra y no un becerro?

Presentado por
David Logacho

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice... durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

¿Cuál es el significado de los tres años en cada animal? ¿Por qué no partió las aves? ¿Cuál es el significado de cada animal, incluyendo las aves de rapiña que ahuyentaba Abram, según el versículo 11?

Dios estaba dando a Abram una garantía de lo que había prometido. Para eso, instruye a Abram a que traiga una becerra de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un palomino. ¿Por qué una becerra y no un becerro? No se puede saber con certeza. Tal vez porque la becerra era más cotizada que el becerro. La becerra podía dar crías y también podía proveer de leche. Con esto Dios estaría insinuando que a él se le debe dar lo mejor. ¿Por qué la becerra, la cabra y el carnero debían tener tres años? Pues porque a esa edad se consideraba que estos animales llegaban a su madurez y plenitud de vigor.

Dios está enseñando por medio de esto, una vez más, que a él se le debe ofrecer lo mejor. Luego Abram partió la becerra, la cabra y el carnero por la mitad y puso cada mitad una enfrente de la otra; mas no partió las aves. La becerra, la cabra, el carnero, la tórtola y el palomino, no tienen otro significado sino aquel de ser animales aptos para ser sacrificados como ofrenda a Dios. Desde tiempos inmemoriales en la cultura oriental había la costumbre de sellar un pacto por medio de que las partes que hacen el pacto caminen por en medio de un animal partido en dos, colocando cada mitad enfrente de la otra. Parece ser que el simbolismo de esta práctica tiene que ver con que, si una de las partes viola el pacto, queda sujeta a morir, así como ha muerto ese animal. Las aves no fueron partidas por la mitad, probablemente por su poco tamaño.

Así que, por decirlo así, Abram preparó un callejón con las mitades de los animales y con la tórtola y el palomino, y se sentó a esperar para ver el paso siguiente de Dios. Mientras esperaba, las aves de rapiña descendían para comer la carne de los animales muertos y Abram tuvo que extremar esfuerzos para ahuyentarlas.

De lo que he investigado, el único simbolismo de este hecho es que las aves de rapiña representan a Satanás, quien es contrario a los pactos que Dios quiere hacer con los suyos. A la caída del sol, Abram se quedó profundamente dormido y le rodeó una espesa oscuridad. Mientras Abram dormía, Dios hizo saber a Abram que su descendencia morará en tierra ajena, en la tierra de Egipto, y será esclava. La opresión durará cuatrocientos años. Sin embargo, Dios iba a juzgar a la tierra de Egipto, y después de esos cuatrocientos años de opresión, la descendencia de Abram saldrá con gran riqueza.

Abram será reunido a sus antepasados en buena vejez. Cuando el sol se puso y se hizo oscuro, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos. Abram seguía durmiendo. Era Dios caminando por entre los animales divididos. Esto significa que el pacto que Dios hizo con Abram fue un pacto incondicional, el cumplimiento de las promesas del pacto depende totalmente de Dios, no de Abram.

Más de este programa

Programa 1107