¿Por qué Dios, en el Antiguo Testamento, dio el mandamiento de: No matar y sin embargo, pidió a su pueblo que mate a sus enemigos?

Presentado por
David Logacho

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice... durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

El mandamiento al que hace referencia esta consulta es el sexto mandamiento del decálogo y se encuentra en Éxodo 20:13. La Biblia dice: No matarás.
Para entender el alcance de este mandato, es necesario examinar otros pasajes de la Escritura que tienen que ver con matar. La ley de Moisés establecía la pena de muerte para algunos pecados, por ejemplo, el asesinato, ofrecer en sacrificio a uno de los hijos al Dios pagano Moloc, atender a encantadores y adivinos, maldecir al padre o a la madre, cometer adulterio con la mujer de su prójimo, tener relaciones sexuales con parientes cercanos, la homosexualidad, tener relaciones sexuales con animales, y blasfemar contra el nombre de Jehová. Aquí tenemos una extensa lista y tal vez incompleta, de casos en los cuales se aplicaba la pena de muerte. Así que, cuando el sexto mandamiento dice: No matarás, no se está refiriendo a casos como los que he citado.

De igual manera, Dios ordenó a su pueblo por medio de Moisés, destruir a todos los que originalmente habitaban en la tierra prometida. Note lo que dice Deuteronomio 7: 1-2 y 16. Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú, y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. Y consumirás a todos los pueblos que te da Jehová tu Dios; no los perdonará tu ojo, ni servirás a sus dioses, porque te será tropiezo.
Dios demandó exterminio total de las naciones que originalmente ocupaban la tierra prometida.

Esto implica, que el sexto mandamiento, cuando dice: No matarás, no se está refiriendo a quitar la vida a los enemigos en una guerra legítima. Si no se refiere a la pena de muerte a alguien que mata intencionalmente, ni a la pena de muerte a los que cometen diversas faltas castigadas con la muerte en la ley de Moisés, ni a la muerte de los enemigos en una guerra legítima, ¿entonces a qué se refiere? ¿Qué queda? Pues lo que queda es únicamente atentar contra la vida de uno mismo o contra la vida del prójimo, motivado por el odio o el rencor o la ira o la venganza. La ley de Moisés inclusive regulaba el caso de alguien que mataba sin intención a su semejante, permitiéndole esconderse en una de las ciudades de refugio hasta que muera el sumo sacerdote en ejercicio. Era una forma de que el culpable de una muerte no intencional escape de la venganza de los parientes del occiso. En resumen, entonces, cuando Dios en el sexto mandamiento dice: No matarás se está refiriendo a no quitarse la vida o a no quitar la vida al prójimo por odio, rencor, ira o venganza. No implicaba la pena capital por asesinato, ni la pena capital por infringir algunas de las leyes de Moisés ni matar al enemigo en una guerra legítima.

Más de este programa

Programa 1114