¿Cuáles son las doctrinas más importantes del Islamismo?

Presentado por
David Logacho

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice... durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

El Islamismo o simplemente Islam es una religión ampliamente difundida en el mundo que descansa en lo que sus adherentes, conocidos como Musulmanes, llaman los Cinco Pilares Fundamentales. Primero, el credo, el cual reza así: No hay dios fuera de Alá y Mahoma es su profeta. Segundo, la oración, realizada cinco veces al día mirando hacia La Meca. Tercero, las limosnas de sus entradas para los necesitados. Cuarto, el ayuno, desde el amanecer hasta el anochecer en el mes de Ramadán. Quinto, el peregrinaje a La Meca, que deben hacer todos los Musulmanes al menos una vez en la vida. En cuanto a sus creencias, me gustaría compartir con Usted lo que aparece en el libro titulado: Islam, escrito por Harold J. Berry. En lo relativo a la fuente de autoridad, se basan en lo que llaman Qurán o Corán. Es el texto sagrado que según los Musulmanes fue dictado por el ángel Gabriel a su profeta Mahoma, quien nació en La Meca el año 570 DC. Es un libro algo más pequeño que nuestro Nuevo Testamento, dividido en Surahs, o capítulos, los cuales progresivamente se van haciendo más cortos a medida que va acercándose el final. Los capítulos del final del Qurán describen las primeras revelaciones que recibió Mahoma. Esto significa que para leer cronológicamente el Qurán es necesario comenzar por el final. En relación con la persona de Dios, el dios de los Musulmanes es Alá. Es un dios unipersonal puesto que los Musulmanes rechazan absolutamente la Trinidad tildándola de politeísta. El concepto de dios de los Musulmanes no admite la idea de paternidad. Un Musulmán jamás llamaría a Alá su padre, por tanto para los Musulmanes no existe el concepto de ser hijos de Alá. Los Musulmanes creen que la relación de ellos con Alá es como la relación de los esclavos con su amo. En cuanto a Jesucristo, los Musulmanes niegan que sea Dios. Dicen que Jesucristo jamás reclamó ser Dios, ni siquiera el Hijo de Dios. Les causa horror solo el pensar que Jesucristo sea el Hijo de Dios, porque, según ellos, eso significaría que Dios tuvo que haber tenido una esposa para poder procrear un hijo. Pero el Cristianismo Bíblico enseña que Jesucristo es Dios, la segunda persona de la Trinidad. Juan 1:1 dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” Si queremos saber quién es el Verbo, solo hace falta leer Juan 1:14 donde dice: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Los Musulmanes no reconocen este testimonio como algo proveniente de Dios y por eso rechazan que Jesucristo sea Dios. En cuanto a la muerte de Jesucristo en la cruz para pagar por el pecado del hombre, los Musulmanes lo niegan absolutamente. Dicen que Jesús fue llevado al cielo por Dios antes de ir a la cruz. Creen que el que murió en la cruz fue alguien que se parecía físicamente a Jesús, pero no era Jesús. En cuanto al oficio de profeta de Jesucristo, los Musulmanes creen que efectivamente fue un profeta, al igual que Mahoma. Sin embargo, son enfáticos al afirmar que Mahoma es el último y final profeta. Por tanto ven en Mahoma al sello de la profecía. Por cuanto los Musulmanes no admiten que Jesús murió en la cruz del calvario, tampoco creen en la resurrección corporal de Jesucristo. Por contraste, la Biblia enseña que Jesucristo pagó en la cruz lo que el hombre debe pagar por su pecado y una vez muerto y sepultado, permaneció en el corazón de la tierra tres días y tres noches y luego resucitó de entre los muertos como una muestras irrefutable de que su Padre aceptó el sacrificio por el pecado del hombre. En lo que tiene que ver con el Espíritu Santo, el Qurán tiene solo unas pocas referencias acerca de él. Según un Musulmán convertido al cristianismo, los teólogos Musulmanes no saben qué decir acerca del Espíritu Santo. Esto contrasta con la clara información que provee la Biblia acerca de la persona del Espíritu Santo, enfatizando no solo su personalidad sino también su deidad. El Espíritu Santo para el Cristianismo Bíblico es la tercera persona de la Trinidad. Pero donde se nota una diferencia radical entre el Islamismo y el Cristianismo es en la actitud del hombre hacia la mujer. El Qurán dice cosas como por ejemplo: Los hombres están por encima de las mujeres, porque Alá ha hecho al uno más que el otro. También dice: A las que se rebelan, amonéstales y ponles en camas separadas y azótales. Hace poco circuló en Internet este terrorífico reportaje sobre la situación de la mujer en un país Musulmán: Las mujeres se han visto obligadas a llevar la «burqua» (prenda que tapa el cuerpo de las mujeres por completo) y han sido apaleadas y apedreadas en publico por no vestir el atuendo apropiado, incluso simplemente por no llevar la malla que cubre los ojos. Una mujer fue apaleada hasta la muerte por una enfurecida muchedumbre de fundamentalistas simplemente por exponer su brazo, accidentalmente, mientras conducía. Otra fue apedreada hasta la muerte por intentar abandonar la ciudad con un hombre que no era pariente suyo. A las mujeres no se les permite trabajar en publico, ni dejarse ver en publico, sin un pariente de sexo masculino. Profesoras, traductoras, doctoras, juristas, artistas y escritoras se han visto forzadas a abandonar sus lugares de trabajo y recluirse en sus hogares, de modo que la depresión se está adueñando de muchas de ellas hasta niveles alarmantes. No hay modo en esa sociedad islámica extremista de conocer a ciencia cierta la tasa de suicidio, pero los trabajadores sociales estiman que dicha tasa ha aumentado enormemente entre las mujeres, las cuales no pueden encontrar ni la medicación ni el tratamiento adecuados para combatir la depresión y prefieren, en muchos casos, la muerte a vivir en tales condiciones. Cuan diferente es la Biblia cuando en Gálatas 3:28 dice lo siguiente: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” En cuanto al pecado, los Musulmanes creen que el hombre viene al mundo en un estado de pureza y lo que llega a ser después depende de las circunstancias. Esto difiere absolutamente de lo que la Biblia enseña acerca de la condición espiritual de toda persona que nace en este mundo. La Biblia dice que el hombre es pecador por naturaleza. Según la Biblia, el hombre peca porque es pecador. No es pecador porque peca. En lo que respecta a la salvación, los Musulmanes creen que se salvan por medio de las buenas obras. Las obras de todo Musulmán son puestas en una balanza. Si la balanza se inclina hacia el lado de las buenas obras, ese Musulmán irá al paraíso. Si la balanza se inclina hacia el lado de las malas obras, ese Musulmán irá al infierno. La salvación por obras se hace muy evidente en la idea Musulmana de que los que mueren en la Jihad o guerra santa, entran directamente al paraíso. Por esta razón, muchos Musulmanes están totalmente dispuestos o ofrendar su vida por la causa del Islam. Con respecto al destino eterno después de la muerte, los Musulmanes describen de la siguiente manera lo que va a pasar: Cuando el juicio se acabe, los destinados al infierno o al paraíso tendrán que pasar por un puente angosto que conduce a su destino final. El puente está hecho de tal manera que los favorecidos lo atravesarán con facilidad mientras que los no favorecidos caerán al infierno. Norman Anderson, describe el concepto Musulmán del paraíso en estas palabras: Después del juicio de las obras, algunos entrarán al paraíso, donde se reclinarán en suaves sillones bebiendo copas repletas de vino servidas por las Huris o damas del paraíso, las cuales están a disposición de los hombres para ser tomadas como esposas en la cantidad que los hombres quieran. Otros serán condenados a los tormentos del infierno. Parece que todos, tendrán que pasar por el fuego temporalmente, pero ningún verdadero Musulmán quedará allí para siempre. Cuán diferente es lo que la Biblia enseña. Según la Biblia, la salvación depende de la decisión que el hombre tome acerca de lo que hizo Jesús en la cruz por él. Si el hombre recibe a Cristo como su Salvador será eternamente salvo y cuando salga de este mundo inmediatamente estará en la presencia inmediata de Dios en el cielo. En cambio si el hombre rechaza a Cristo como su Salvador y sale de este mundo en esas condiciones, inmediatamente estará en tormento en fuego. Estas amigo oyente son las principales creencias de esta religión que rápidamente se va extendiendo en el mundo. El Islamismo.

Más de este programa

Programa 7