No si al igual que yo has sentido alguna vez que todo en lo que te apoyabas se desvanecía o derrumbaba con tan solo tocarlo. Personas, dinero, programas y proyectos todo se iba al piso y sentía que estaba solo en una pequeña balsa tambaleando en medio de un mar en la obscuridad, sin saber a dónde ir ni cómo será el día de mañana. Bueno esta es la realidad que dice este versículo de aquella persona que no pone su confianza o fe en Dios, el que vive según sus propios planes e impulsos, llega el punto en que aunque para nosotros le vaya bien aparentemente, todo será cortado por Dios ya que sólo busca alcanzar sus ambiciones sin tener en cuenta a Dios en su vida.

La telaraña es uno de los materiales más fuertes en el reino de los insectos pero la verdad es que todos los elefantes se caen si tratan de columpiarse en ella. No sirve como sostén, no es un soporte seguro, hoy está y en cuestión de horas se desvaneces; es más siempre suele ser un estorbo, está justamente en el camino de otros y termina siendo despedazada por el que pasa; así también si tus planes no son puestos en Dios todos tus recursos son como la telaraña en el camino de Dios y será quitado, lo mejor es poner tu confianza en Dios y estarás seguro. No trates de columpiarte en algo tan frágil, recuéstate en las manos de Dios; tómate un café con Él.

¿Cuál es tu confianza?
¿Cuál es tu proyecto?
¿Es Dios parte de él?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email