¿Qué te quita el sueño? Quizás has pasado como yo y muchos otros, noches enteras sin poder dormir o por lo menos varias horas; tal vez por estrés, preocupación o algún examen de universidad o colegio, por alguna entrevista de trabajo o la decisión de una relación de noviazgo, quizás por problemas matrimoniales o económicos; la lista puede ser tan larga como la misma noche, pero el punto es que en ese momento ya quieres que amanezca, que todo se acabe; tenemos la ilusa idea de que si dormimos al otro día los problemas desaparecerán pero no hay nada más alejado de la verdad que eso. Tal vez porque cuando éramos chicos nuestras mamás nos decían: “ya chiquito, descasa, duerme, mañana todo va a estar bien” y nos ponía un biberón y nos dormíamos plácidamente mientras ella arreglaba el problema.

Es normal que tengamos inquietudes, es hasta correcto porque si no viviríamos en una fantasía o en el mundo de “qué me importa”; pero las inquietudes no pueden ganar o controlar nuestras emociones y nuestros pensamientos, no podemos sucumbir ante el estrés y la desesperación de no saber qué hacer. Debemos encontrar un ancla, un pilar firme del que nos podamos aferrar y podamos descansar confiados y sí, pensar que mañana todo estará mejor porque nuestro Padre está haciéndose cargo de la situación.

¿Qué te quita el sueño? ¿Puedes identificarlo?
¿Qué haces cuando se te va el sueño? Compártelo.
¿Cómo te afecta el Salmo 55:22?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email