Algo interesante de la revelación de Dios hacia el hombre de cómo es nuestro carácter es que trata de ser lo más simple posible para que todos podamos captar la idea. “2+2=4” así de simple, cada actitud trae consecuencias, cada acción produce reacción; Dios quiere mostrarte que si sigues por el camino de la ira y el rencor sólo encontrarás muerte y la codicia hace que la envidia te acabe. Otra versión de la Biblia aclara el concepto: “(Biblia Latinoamericana 95) ¿Rebelarte? Así perece el insensato. ¿Enojarte? De eso mueren los tontos.”

Rebelarte, enojarte, envidiar, resentirte, arder en ira; todas estas actitudes tienen un final parecido: la muerte o el desastre. Debemos entender que las malas actitudes te llevan por un camino desértico, sin vida, donde la desesperación seca tu alma y “así mueren los tontos”. Es necio seguir por ese camino, mejor busca a Dios, llénate de Él, satisfácete en Dios, cólmate de su gracia; toma un café con Dios y cambia las malas actitudes.

¿Tienes malas actitudes?

¿Te consume la envidia o el resentimiento?

Busca motivos para estar agradecido

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email