Una vez escuché a alguien decir que Satanás quitó todo de la vida de Job menos su esposa porque ella le dijo que maldiga a Dios y muera. Es interesante que muchas veces nuestra mayor oposición surge de nuestros seres queridos más cercanos. Jesús dijo: “nadie es profeta en su propia tierra.” Muchas veces tratamos de hacer cosas y sentimos que los que están a nuestro lado no son justamente los que nos apoyan o son los que más nos critican. Nos hace sentir decepcionados y sin apoyo, abandonados al punto que somos capaces de dejar todo y rendirnos porque pensamos que ellos tienen la razón y no vale la pena continuar.

Para mí la pregunta sigue siendo la misma que de la mujer de Job: “¿aún retienes tu integridad? Mira, la verdad es que no importa lo que la gente te diga sobre ti mismo o lo que haces para Dios, lo más importante es si tu integridad sigue intacta, si sigues confiando en Dios, después de todo el mundo pasa y la gente también, luego de dos semanas se olvidan de ti, pero Dios jamás cambia, jamás te deja, sus promesas son fieles y está siempre cuando lo necesites. No pierdas tu integridad, no dejes de aferrarte a Él, no dejes de tomar un café con Dios.

¿Quién te critica más y por qué?

¿Te molesta que critiquen?

¿Sigues integro en confianza en Dios?

 

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email