Este es mi “Talón de Aquiles”, no sé tú pero en mi caso, doy la razón a los demás de todo lo malo que dicen de mí si el enojo me gana. Puede ser que algunos te juzguen y hablen mal de ti y le das la razón en la forma que reaccionas a lo que hacen en contra tuya. Te pueden etiquetar de carnal o de inmaduro y tu actitud hace parecer que todo lo que dijeron es cierto porque reaccionas de forma inmadura o carnal; la Biblia enseña que: “aún cuando el necio calla pasa por sabio”.

Nuestro comportamiento debe ser constante; no podemos tirar todo al suelo, nuestro testimonio y la trayectoria de nuestro trabajo y esfuerzo sólo por una rabieta. La idea es no darles la razón a los que nos injurian, pero no atacarlos sino con una buena actitud demostrar que están equivocados. Es difícil controlar nuestras emociones y más cuando nos sentimos agredidos, pero el fruto del Espíritu Santo es ser paciente, controlado y de ánimo continuo; para tener este fruto debes dejar que Él tome más espacio en tu vida, tómate un café con Dios y busca su guía en todo, mantente íntegro y que el resto de habladores se callen.

¿Cómo reaccionas ante las críticas y murmuraciones?
¿Mantienes bajo control tus emociones?
¿Haces callar a los demás con tu buen testimonio?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email