Nov 18

Oración justa

El Nuevo Testamento te enseña que debes encomendar a Dios tu causa y Él se hará cargo.

No intentes vengarte o procurar el mal de nadie, simplemente déjalo en las manos de Dios, deja que Él se haga cargo y que en su tiempo y forma haga lo que tenga que hacer.

Nuestra impaciencia nos lleva muchas veces a querer que las cosas cambien en un momento, pero Dios tiene dos fines en toda prueba.

1- Prueba tu paciencia y confianza en Él, si realmente crees que tiene lo mejor para ti.
2- Reserva al malo para traer su justicia y revelar lo que hay en el corazón de cada uno.

Así que no pienses que Dios está inactivo o pasivo, en realidad está dejando que madure la cizaña y se distinga del buen fruto, para cortarlo al final.

Si tienes impaciencia, mejor acércate a Dios y dile cómo te sientes.

¿Crees que Dios es injusto por no castigar en este momento a los que te molestan?
¿Crees que los malos se saldrán con la suya?
¿Pides que Dios los castigue o que haga su voluntad?

About The Author

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.