No es cuánto sino cómo

El “cómo” hace la diferencia, no es cuánto haces para Dios, sino cómo lo haces.

En mi experiencia trabajando en campamentos y programas evangelísticos llegamos a pecar en la competencia de quién gana más almas, qué absurdo ahora que lo pienso, como si fuera nuestra obra o nuestro poder de salvar a alguien.

Pero llegamos a correr una carrera para que al final del día podamos decir un número alto de personas a quienes evangelizamos. Hoy entiendo que no es cuánto haces, sino la actitud lo que define el valor de tu servicio.

Baruc hizo lo que hizo con todo fervor, la verdad es que no tengo idea de cuantos metros construyó, cuantas piedras puso ni qué tipo de materiales usó, sólo sé que lo hizo con el mejor ánimo y mayor esfuerzo.

En definitiva es lo que determina tu trabajo, si lo haces de mala gana o a regañadientes, tendrás tu aplauso, pero en el cielo se ve tu obra verdadera, la de tu corazón.

Reflexiona cómo es tu servicio, tu deseo y para qué lo haces, de todo corazón si no tienes el fervor o actitud adecuada mejor deja todo ahí y dedícate a otra cosa. Tómate un café con Dios.

¿Haces sólo por cumplir o por amor verdadero?
¿Pones lo mejor de ti?
Encuentra la pasión para hacer las cosas, si no, no te involucres y deja que otros lo hagan bien.

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.

Further reading

Y nos quejamos por 40 minutos

David Platt, en su libro radical tiene una frase: “con tanta hambre que no puede hablar”. El hambre espiritual te lleva a estar en silencio, callado...

Sintiendo la guía

¿Cómo sabes qué es de Dios y qué es tu impulso? La verdad es que es difícil distinguirlo, pero básicamente los impulsos persiguen deseos propios y...

Orden

Cuando comenzamos un ministerio o programa, realmente nos cuesta enfocarnos en el orden de prioridades. Tratamos de llenar los huecos, invertimos...

El tiempo te humilla

Si hay algo que he aprendido a lo largo de mi corta vida, es que el tiempo te humilla. Cuando dejas que Dios se haga cargo y soportas el tiempo de...

Oración justa

El Nuevo Testamento te enseña que debes encomendar a Dios tu causa y Él se hará cargo. No intentes vengarte o procurar el mal de nadie, simplemente...

Viendo el propósito de Dios

Para ponerte en contexto, vino un profeta y le dijo a Nehemías que huyera y se esconda en el templo, porque le querían matar. Entonces en medio de la...