+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Dic 11

Mis miedos me siguen

No soy de los que creen que si dices: “enfermedad” la estás llamando y te llega o que si dices: “calamidad” también te viene encima; la verdad es que creo que muchas veces tenemos miedo a cosas o situaciones y de pronto eso ocurre y el problema no está en el desastre sino en que si estamos o no preparados para enfrentarlo. Como dice Will Smith en una película: “el peligro es real pero el miedo es una opción”. Es inevitable que vengan las pruebas o los accidentes y no siempre es por un pecado tuyo, y aun cuando así fuera, el verdadero problema es cómo vas a reaccionar ante él.

La habilidad o destreza no se obtiene en la batalla, sino en el entrenamiento previo, en los momentos a solas en calma, en paz, sin conflictos; ahí es cuando afilas tus armas y aprendes a usarlas para que cuando llegue el momento no seas vencido. Déjame decirte que lo que temes algún día vendrá, pero cuentas con la ayuda y fuerza de Dios para vencer ese día, sólo debes comenzar ahora a entrenar y prepararte. Tómate un café con Él y aprende su estrategia de guerra, luego sólo confía en Él y espera.

¿Cómo estar listo para la batalla?

– Conoce a tu Capitán – lee la Biblia

– Medita en su plan – Ora cada día

– Aprende su estrategia – Memoriza versículos

– Trabaja en equipo – reúnete con otros cristianos

– Espera el momento – deja que el Espíritu de Dios te guíe en todo momento.

 

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.