Oct 21

Defendiendo al equipo

No es nuevo para nadie que muchos de los siervos caen en el camino y muchas veces su caída lastima a muchos.

Una vez escuché una frase que decía que “la iglesia es el único ejército que deja a sus soldados caídos”.

En la vida cotidiana es la realidad de muchos, pero no debe ser el común denominador de la iglesia de Cristo.

Debemos preocuparnos por los que trabajan en la obra y estar listos a defenderlos desde la subida del alba hasta que salgan las estrellas.

Que una persona esté en una posición de liderazgo no lo vuelve un hombre de acero a quien no le entran balas. Todos necesitamos que nos protejan, que nos defiendan y nos adviertan del peligro.

Habla con Dios mientras tomas un café y conviértete en un protector de obreros.

¿A quién defiendes?
¿quién te defiende?
¿te dejas defender?

About The Author

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.