+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Mar 15

Esdras 9:5

Humillarse no es fácil, nada sencillo pero lo más necesario en nuestra vida. No podemos caminar con Dios sin que haya humillación ante Él; nuestro orgullo y excusas nos hacen pensar que estamos bien, pero en realidad debemos confesar nuestro pecado ante Dios.

Humillación y quebrantamiento no es sinónimo de llanto, o no porque haya lágrimas hay quebrantamiento. Pero sí es necesario pasar por la auto evaluación y la aflicción de espíritu donde reconoces la magnitud y profundidad del pecado. Para esto debes acercarte a Dios, conversa con Él hoy.

¿Te has examinado últimamente?