+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Dic 31

Eclesiastés 5:7

No es una pregunta, sino una consecuencia. Donde abundan los sueños hay también vanidades. No es malo soñar, pero sí vivir ilusionado con tus esperanzas en cosas que sólo son efímeras. Todos tus sueños en vanidades y no en Dios. El temer a Dios da sentido a tu vida y hace que tus emociones y deseos tengan el lugar correcto y lleguen a buen puerto.

Hablar de más te hace soñar y vivir una fantasía, que te lleva a mentir y creerte tu propia mentira, hace que esperes y confíes en cosas que no son parte de lo que Dios quiere muchas veces. Así que el único remedio a todo eso es temer a Dios y buscar su voluntad. Tómate un café y conversa con Él.

¿Cuáles son tu sueños?, ¿involucran a Dios?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.