Cuando un ejército está en guerra, como parte de su estrategia, identifica objetivos militares en el bando enemigo para tomarlos o destruirlos. Pues nuestro archí enemigo, Satanás y su hueste de demonios, también hace lo propio con nosotros los creyentes. Identifica objetivos militares. Estos objetivos militares pueden ser, por ejemplo, alguna debilidad de nuestra carne. Satanás y sus demonios intentarán sacar provecho de esto para lograr sus fines. Otro objetivo militar de Satanás y sus demonios es la mente de los creyentes. Si Satanás logra que el creyente permita que entre a su mente cualquier cosa pecaminosa, habrá logrado una victoria importante. Por eso es importante cuidar lo que perciben nuestros ojos, lo que miramos en la televisión, o en las revistas, o en los periódicos, o en la calle. Es importante cuidar lo que perciben nuestros oídos, en la radio, en la rueda de amigos, en el trato con otras personas. Los sentidos son vehículos que llevan información a nuestra mente. Debemos poner un guardia en cada uno de nuestros sentidos para examinar lo que intenta penetrar a nuestra mente y desechar cualquier cosa que no nos ayude en nuestro crecimiento espiritual. Por otro lado, debemos fomentar actividades que sabemos, por seguro, van a proveer de buen material para nuestra mente. Una de estas actividades es la memorización de palabra de Dios y es otra de las características de la vida auténticamente cristiana. La memorización de las Escrituras toma tiempo y esfuerzo. Por eso es que pocos creyentes han adquirido este hábito importante. Satanás es el más interesado en que los creyentes no memoricen las Escrituras, porque él sabe que es muy difícil luchar contra un creyente que tiene las Escrituras en su mente. Siendo que memorizar las Escrituras toma tiempo y esfuerzo, es necesario tener buenas razones para hacerlo. Permítame compartir algunas. La primera, porque así honramos a Dios. Al guardar su palabra en nuestra mente estamos poniendo el alto no solo la palabra de Dios sino al Dios de la palabra. Note el alto concepto que tenía el salmista de la persona de Dios, al juzgar por su palabra. Salmo 119:72 dice: “Mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata” La riqueza más representativa del mundo, no tiene ni punto de comparación con la maravilla de la palabra de Dios. Al memorizarla estamos honrando a Dios. La segunda, porque la palabra de Dios memorizada es el apoyo que necesitamos en tiempos de dificultad. Salmo 119:116 dice: “Susténtame conforme a tu palabra, y viviré; y no quede yo avergonzado de mi esperanza” Las pruebas son inevitables en la vida cristiana. Cuánto bien nos hace tener a flor de labios la palabra de Dios memorizada. Será nuestro sustento, jamás seremos avergonzados. La tercera, porque la palabra de Dios memorizada produce deleite en el corazón. Salmo 119:103 dice: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.” El salmista hallaba verdadero deleite pronunciando la palabra de Dios. Para él era algo tan dulce que lo más cercano en comparación era el sabor de la miel. La cuarta, porque la palabra de Dios memorizada nos da la luz para reconocer el camino en que debemos andar. Salmo 119:130 dice: “La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.” Muchas veces nos encontramos en una encrucijada. Ambas opciones parecen buenas, pero una debe ser mejor. No sabemos cuál. En casos así es muy útil tener en la mente la palabra de Dios para que nos alumbre. La quinta razón es porque la palabra de Dios memorizada nos protege para no caer en pecado. Observe lo que dice Salmo 119:133 “Ordena mis pasos con tu palabra, y ninguna iniquidad se enseñoree de mí.” Cuando la palabra de Dios satura la mente de una persona es muy difícil que ceda a la tentación a pecar. Esa fue la experiencia del salmista: Ordena mis pasos con tu palabra, o dicho de otra manera, quiero que todos mis actos, todos mis pensamientos, todas mis motivaciones se ajusten a lo que tú has dicho en tu palabra. ¿Cuál va a ser la consecuencia de esta acción? El salmista dice: Ninguna iniquidad se enseñoreará de mí. ¿Quiere tener una vida limpia de pecado? Uno de los ingredientes es guardando la palabra de Dios en la mente. Aunque Jesús no podía pecar por ser Dios-Hombre, sin embargo, cuando fue tentado por Satanás, usó la palabra de Dios memorizada, para defenderse de las tentaciones de Satanás. La primera tentación tuvo lugar en el desierto. Jesús fue llevado a ese lugar por el Espíritu Santo, en donde pasó en ayuno por cuarenta días. Satanás sabía que Jesús estaba con hambre, de modo que le tentó diciendo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. La respuesta de Jesús fue citando de memoria Deuteronomio 8:3 donde en esencia dice: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. La segunda tentación tuvo lugar sobre el pináculo del templo. Satanás tentó a Jesús diciendo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra. Qué interesante. Satanás sabe también las Escrituras, y las sabe de memoria, pero las distorsiona para lograr sus fines malignos. La respuesta de Jesús fue nuevamente citando de memoria las Escrituras. Esta vez citó Deuteronomio 6:16 donde en esencia dice: No tentarás al Señor tu Dios. La tercera tentación tuvo lugar en un monte muy alto, donde Satanás mostró a Jesús los reinos del mundo y todo su esplendor. Satanás dijo entonces: Todo esto te daré, si postrado me adorares. La respuesta de Jesús fue nuevamente citando de memoria las Escrituras, esta vez Deuteronomio 6:13 donde en esencia dice: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Por tres ocasiones Jesús hizo frente a las tentaciones de Satanás citando de memoria las Escrituras. La táctica fue efectiva, porque dice la Biblia que Satanás le dejó. Si el Hijo de Dios echó mano de las Escrituras para defenderse de las tentaciones del diablo, cuánto más nosotros. Ahora bien, no sé en su caso, pero al menos en el mío, las tentaciones no me vienen solamente cuando tengo la Biblia en mi mano, de modo que pueda ir a la concordancia y buscar algún texto que me ayude a enfrentar la tentación. A decir verdad, la mayoría de las veces que soy tentado, no tengo ninguna Biblia a la mano. Por tanto necesito tener la Biblia en la mente. La sexta razón para memorizar la palabra de Dios es para saber como responder a los que demandan razón de nuestra fe. Eso es lo que muestra 1 Pedro 3:15 donde dice: “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” Es natural que el mundo no esté de acuerdo con la manera que piensan y actúan los creyentes. De tanto en tanto van a aparecer personas incrédulas con preguntas sinceras acerca de cosas espirituales. ¿Por qué creen eso? ¿Por qué no hacen esto? ¿Por qué dicen aquello? No siempre tenemos a la mano la Biblia para explicar los motivos para creer lo creemos y practicar lo que practicamos. Pero si tenemos algunas porciones de la Biblia en nuestra mente, no será problema echar mano de esa información para explicar de una manera clara y amable lo que creemos y lo que vivimos. Son razones para invertir tiempo y esfuerzo memorizando las Escrituras. Terminando ya, me gustaría compartir algunas sugerencias para comenzar a memorizar las Escrituras. Hay dos palabras claves para una buena memorización de las Escrituras. La primera es: Selección. Sería excelente memorizar toda la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis, pero, a lo mejor, para algunos de nosotros, es un tantito difícil. Por eso, quizá sea mejor seleccionar algunos versículos o pasajes bíblicos claves, con directa aplicación a postulados doctrinales importantes o a asuntos prácticos de la vida cristiana. Una vez que se han seleccionado estos textos claves, se debe pasar a la segunda etapa del proceso de memorización. Se llama repetición. Es necesario leer y releer el texto que se va a memorizar entendiendo muy bien su significado y luego repetir y repetir. Esta es la forma de grabar el texto en la mente. Para muchos ha sido de gran ayuda escribir los textos en papeles pequeños, de diez centímetros por cinco, fáciles de llevar en el bolsillo de la camisa y aprovechar los tiempos muertos para memorizar el texto. Tiempos muertos son aquellos que todos tenemos que gastar mientras esperamos para pagar una cuenta en un mercado, o mientras hacemos fila en un banco, o mientras viajamos en un autobús. Este tiempo se puede aprovechar para memorizar las Escrituras. No olvide, la memorización de las Escrituras es otra característica de la vida auténticamente cristiana.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email