+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Mensajeros de Dios

Todos lidiamos a diario con la dura realidad del envejecimiento de nuestro cuerpo. Este hecho nos involucra a todos, pobres y ricos. Que unos puedan disimularlo más que otros no significa que no luchen con sus consecuencias. Pero hay dos clases de actitudes respecto a esta misma realidad. Están aquellos y aquellas que se deprimen y estresan, gastando fortunas de dinero por intentar, vanamente, detener el lógico deterioro del estuche externo que los contiene, y están los otros, los que han aprendido que, de alguna manera, el envejecimiento del cuerpo es un mensajero de parte de Dios que nos recuerda constantemente que esta morada nuestra es pasajera, y que nos espera una mejor, celestial, eterna e inmarchitable. De lo contrario, si viviéramos siempre...

Todos lidiamos a diario con la...

Leer Más