+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

LA ESENCIA DE LA GRATITUD

Poseer todos los dones, placeres y beneficios terrenales, sin conocer también al Dador celestial, es una tragedia de eternas proporciones. La Palabra de Dios enseña claramente que si no respondemos a los dones que, misericordiosamente, Dios nos otorga, si no reconocemos al Benefactor celestial, nuestra ingratitud nos asegura la condenación y el padecimiento final. Romanos 2:4 dice: “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?” Para poder apreciar los dones de Dios, debemos poseer el mayor de sus dones: Jesucristo mismo. Conocerle, es el corazón y la esencia de toda verdadera bendición. Toda alabanza de gratitud debe surgir de corazones que puedan exclamar ¡Gracias a Dios por su Don inefable! (2° Corintios...

Poseer todos los dones, placer...

Leer Más