+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

¿Tierra firme?

El archipiélago de Juan Fernández está ubicado a 600 kilómetros de la región del Maule.

Allí, el 27 de febrero del 2010, el temblor no se sintió tan fuerte como en tierra firme, pero los botes anclados en la bahía, chocaban entre sí.

Martina Maturano, de doce años, notó que algo raro estaba pasando. Le avisó a su padre, un carabinero de la Isla Robinson Crusoe, y a su abuelo que vive en Valparaíso.

El abuelo la puso al tanto de la tragedia que se estaba viviendo en tierra firme, lo que hizo que la niña corriera audazmente a la plaza central y tocara la alarma para advertir a los lugareños. Varios habitantes del archipiélago se despertaron y echaron a correr logrando así escapar de la enorme ola que ya los amenazaba y que chocaría con fuerza inaudita apenas unos minutos después.

Esta pequeña de tan solo doce años, salvó las vidas de decenas de personas.
Así son los sismos…impredecibles pero arrasadores.

Basta observar imágenes de los mayores terremotos de la historia para espantarnos ante las casas derrumbadas desde sus cimientos. Construcciones convertidas en ruinas.

Restos de lo que una vez fue. Fortalezas convertidas en escombros luego de los movimientos de la tierra. Quizá en esto pensaba Jesús cuando comparó la vida del ser humano.

En medio de un sermón majestuoso dice que aquellos que oyen Su Palabra y la ponen en práctica, son semejantes al que construye sobre cimientos firmes como una roca. Por otro lado, el negligente, aquel que oye y es indiferente a la voz de Dios, es semejante al que construye sobre la arena. El sismo o las tormentas impactan de la misma manera tanto en una como en otra construcción; pero ¡Ojo! Las consecuencias son diferentes.

Una soportará y quedará firme mientras que la otra seguramente se derrumbará. ¿Edificas tu vida sobre terreno firme? Cuando nos apoyamos en la Persona de Dios y en Su voluntad vamos adquiriendo firmeza, fortaleza y seguridad.

Podrán venir dificultades como a todos les vienen; pero nuestras convicciones y nuestras esperanzas no serán removidas jamás. Jesús es nuestra tierra firme.

Pensamiento del día:

La desgracia descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir (Pascal).

Pablo Martini