Bien, toma tu Biblia y acompáñame a Lucas capítulo 9 verso 57, ahí vemos a algunos muchachos acercarse a Jesús. Ellos están ansiosos por ser sus discípulos y dicen: “Queremos seguirte.” Escucha el versículo 57: «Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas.» Aquí hay un discípulo en perspectiva. ¿Qué dice Jesús? Jesús respondió: «Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.» Sin refugio. Aquello que consideras indispensable, lo sacrificas por el reino. «Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre.» déjame cuidar de mi familia. «Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia«. Tú, ve y anuncia el «¿qué? « el reino de Dios «. Verso 61 «Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa.» la gente que amo » Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios » Abandonar a la familia incluso en momentos de necesidad. «Deja que los muertos entierren a sus muertos; » Abandonando la comodidad y el refugio.  

Ahora, déjame mostrarte uno más. Escucha Lucas capítulo 14 versículo 25. Este es el contexto, en el versículo 15 Jesús comienza a hablar sobre el reino de Dios y llega al versículo 25. Dejen que estas palabras se impregnen en ustedes. «Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.»(Lucas 14: 25-27). ¿Estás viendo lo que significa seguir a Jesús? Cualquiera que no aborrezca a su padre y a su madre, a su esposa e hijos, a sus hermanos y hermanas, incluso a su propia esposa, no puede ser mi discípulo. ¿Qué significa eso? 

Bueno, vuelve a Mateo 4. Piensa en cómo se estaba jugando todo eso en sus vidas y mira el costo. Piensa en lo que estos hombres estaban dejando atrás. En primer lugar, dejaron atrás nuestra comodidad; todo lo que les era familiar, todo lo que era cómodo para ellos, todo lo que era natural para ellos ahora lo están dejando atrás. Dejamos atrás nuestra comodidad, dejamos atrás nuestras carreras. Estos muchachos estaban dejando completamente su profesión de pescadores. Fue una reorientación radical de toda su forma de vida. ¿Qué significa que dejes atrás tu manera de vivir por una forma de vida completamente diferente por el simple hecho de ser un discípulo de Cristo? Ellos dejaron atrás sus carreras.  

En tercer lugar, sus posesiones. Muchas veces pensamos en ellos eran muy pobres y ciertamente no eran de élite, pero ellos tenían un negocio muy sólido como pescadores, tenían propiedades, barcos, tenían lo que necesitaban para llevar a cabo ese negocio. No eran millonarios, pero tampoco eran los mendigos de su época. Tenían mucho que perder a la hora de dejar atrás sus redes. No puedes ser un discípulo de Jesús y amar tu casa y tu automóvil. No puedes ser un discípulo de Jesús y amar tus posesiones, tu tv., tu sistema estéreo. No puedes ser un discípulo de Jesús y aferrarte a cualquier posesión en este mundo.  

Ahora en aquella época, la gente se apegaba a los rabinos para promover su posición y ganar estatus social. Pero las palabras de Jesús son totalmente diferentes, Él dijo: “el Hijo de hombre ni siquiera tiene un lugar para reclinar la cabeza.” Cuando seguimos a Jesús no lo hacemos por ganar reconocimiento, lo hacemos porque Él es digno de ello. Estos muchachos dejaron a su padre. Y sabemos por otras pistas en el Evangelio y en la tradición que muchos de estos discípulos tenían esposas, entonces, ¿Jesús los llamó a dejar a sus esposas y nunca volver a verlas? No, pero Él los llamó. Creo que vemos mucha evidencia en todo el Nuevo Testamento de que estos muchachos pasaron largas temporadas lejos de sus familias mientras seguían a Jesús. Su devoción a Jesús reemplazaría incluso la relación familiar más cercana que existe.  

Nuestra familia, nuestros amigos, aquellos a quienes conoces, tu seguridad, no son cosas buenas cuando el maestro dice: «Te envío como oveja entre lobos». Eso no es algo alentador. Y a medida que avanzas en el evangelio, encuentras que todos los hombres te odiarán por Su culpa. Los discípulos, pudieron pensar: «¿Estamos seguros de que deberíamos habernos apuntado para esto?» Y continúa, si me persiguen, también los van a perseguir. No son buenas noticias cuando ves a Jesús ir a la cruz. Su seguridad no estaba en este mundo.   

Todo en nuestra cultura se trata de promover el yo, protegerte a ti mismo, preservar el yo, cuidar de ti, y Jesús viene a la escena y dice: “muere a ti mismo.”  Este fue un mensaje contracultural en Mateo capítulo 4 y es un mensaje contracultural 2.000 años después de que dejas atrás todas las cosas. ¿Qué pasaría, qué sucedería, si uno de nosotros hiciera exactamente lo que vemos suceder hoy en el capítulo 4 de Mateo? ¿Qué pasaría si hicieras eso? Piénsalo. Si en cuestión de segundos dejas atrás toda tu profesión, tu carrera, toda tu vida, tu familia, tus posesiones. Los dejas ir y comienzas a seguirlo. Lo dejas todo, casa, hogar, carro, todo. La gente pensaría que estás loco. La gente pensaría que has perdido la cabeza. Te llamarían “fanático religioso.” Incluso tu familia pensaría que no te importan. Y lo sé porque en pequeñas formas lo he visto. Viajo a conferencias estudiantiles, conferencias universitarias y veo estudiantes cristianos que oran por dar a conocer el Evangelio en otros países y en otros contextos del mundo, y lo primero que dicen es: “¿cómo puedo decirles a mis padres cristianos que quiero ir allí? Ellos no quieren que vaya. Quieren que continúe y obtenga más educación, tenga un buen trabajo, tenga un buen hogar y familia. Ellos quieren lo mejor para mí.” Padres, déjenme decirles algo, las escrituras dicen que lo mejor para tu hijo es que se niegue a mí mismo.  

Ser un discípulo de Jesús es un abandono radical de todas estas cosas. Ahora, algunos de ustedes están pensando: “David, has perdido la cabeza ¿a qué te refieres con abandonar todas estas cosas: mi carrera, mis posesiones, mi posición, mi familia, mi seguridad, a mí mismo? ¿Qué quieres decir?” Bueno, piénsalo prácticamente. Creo que lo que esto significa es que todas esas cosas en nuestras vidas que, sostenemos tan libremente, deben ser reemplazadas por la persona de Jesús. Debemos aferramos con tanta fuerza a la persona de Jesucristo y la gloria del reino de Dios que vivamos para eso, y si eso significa que dejamos ir estas cosas y que estamos contentos de hacerlo porque estamos abrazando a Cristo con todos nuestros corazones. Eso es un abandono radical para la gloria de Cristo.  

¿Qué pasa si él te llamó para hacer algunas de estas cosas específicamente? ¿cómo se ve esto prácticamente? ¿Recuerdas el reino de Dios, su gobierno, su reinado? ¿Qué sucede cuando tomamos cada faceta de nuestras vidas, y las traemos bajo Su gobierno y Su reinado? Cambia radicalmente la forma en que se ven nuestras vidas. Nuestro consuelo está ahora bajo Su reinado y si Él elige darnos consuelo, entonces Dios sea glorificado en eso; pero si Él lo quita y nos da sufrimiento, Dios sea glorificado en el sufrimiento que experimentamos. Nuestra comodidad, nuestras carreras, toda nuestra vida como contador o como maestra, como abogada o médico, ahora están bajo la regla y el reino de Dios y vivo como el mejor profesional para dar a conocer su reino y su gloria todos los días es mi trabajo, cualquiera que sea. Tu carrera ahora está bajo su gobierno y reinado y no se trata de ganar más dinero, no se trata de ser el más exitoso. Se trata de exaltar la gloria de Dios en tú lugar de trabajo.  

¿Qué sucede cuando Jesús es lo primero en nuestra vida? Cambia la forma en que amamos a nuestras esposas, cambia la forma en que amamos a nuestros maridos. Cuando su reino se hace evidente en nuestros corazones, cambia la forma en que guiamos a nuestras familias. Todas estas cosas: familia, amigos, estudio trabajo, dejan de ser nuestra seguridad. Dejamos de decir que no puedo hacer eso porque no es seguro y comenzamos a decir, “Dios, lo que sea que quieras que haga ya sea que viva o muera, que glorifique tu nombre en tu reino.”  

Cuando digo eso, muchos de los que me escuchan pueden pensar: “puede que no haga estas cosas, pero al menos soy un cristiano perdonado de todos mis pecados por lo que Jesús hizo en la cruz por mí y puedo vivir aquí en esta tierra con seguridad eterna, vivir y disfrutar los placeres de esta vida y tener la garantía de disfrutar los placeres de la vida eterna, entonces, ¿por qué debería abandonar las cosas que amo? ¿por qué dejar de ser un oyente casual a ser un discípulo y seguidor comprometido de por vida? ¿Por qué querría abandonar todas estas cosas? ¿Por qué querría ser tan radical? ¿No has oído, David, que los cristianos no son perfectos, simplemente son perdonados?” 

Déjame decirte algo, eso no es algo bíblico. No solo estamos perdonados. Sí, alabado sea el Señor, alabado sea Dios, mi salvación depende por completo de la obra de Jesucristo en una cruz y no hay nada, absolutamente nada que pueda hacer para ganar mi salvación o merecer la salvación. Él hace todo eso por mí. Es gratis y es misericordioso, pero el verdadero propósito de mi salvación, la esencia misma y el propósito del cristianismo no es salvarme, no solo es salvarme de mis pecados. ¿Lo entiendes? El propósito de tu salvación no es salvarte de tus pecados. Hemos creado un cristianismo y un evangelio que se centra en nosotros, donde todo está hecho para lograr el perdón de los pecados por medio de Cristo, y así, cuando Jesús murió en la cruz, murió solo por mí. Y aunque de ninguna manera quiero quitarte la naturaleza extremadamente personal de la misericordia, el amor y la gracia de Dios para cada uno, quiero decirte que cuando Jesús murió en la cruz, lo hizo, no solo por ti. Él murió, para que el arrepentimiento y el perdón de los pecados sean predicados en todas las naciones, Él murió para que el reino de Dios sea proclamado en toda la tierra. Es por eso que Él nos salvó de nuestros pecados; para dar a conocer su gloria, su gracia, su majestad y su misericordia en todo el mundo.  

No solo estamos perdonados. Somos parte de un propósito para magnificar la gloria y el reino de Dios, así que dejamos atrás todas las cosas y vivimos por una cosa. Vivimos por el honor del Rey. Eso es lo que nos impulsa. Eso es lo que nos despierta y por lo que decimos, Dios, haz que la gloria del reino sea conocida a través de mí. Vivo por el honor del Rey. Y tengo que verlo. Esta es una manera radicalmente diferente de ver el cristianismo.  

Algunos pueden pensar que estoy siendo demasiado exagerando aquí, pero no creo que lo esté. El cristianismo del siglo XXI es radicalmente egocéntrico, donde todo se centra en nosotros y estoy convencido de que, si comenzamos a ver en las Escrituras lo que significa seguir a Cristo, descubriremos que la creación de discípulos bíblicos está radicalmente centrada en Dios porque ahora el propósito de nuestra salvación ya no es nuestra salvación individual, sino la salvación de un mundo completamente necesitado de la misericordia de Dios. Así que te invito a que nos escuches en nuestra próxima emisión y juntos conocer lo que significa ser un verdadero discípulo de Jesús, que Dios te bendiga. 

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email