Reciba un cordial y cálido saludo amigo oyente. Es un gozo poder compartir estos pocos minutos con Ud. Estamos estudiando los eventos futuros y dentro de ello la tribulación. Hemos considerado ya los tres juicios de la tribulación, por medio de los cuales Dios derramará su ira sobre un mundo sumido en pecado y rebeldía. En el estudio bíblico de hoy, David Logacho nos hablará de tres personajes que tendrán una activa participación en la tribulación.

Durante la tribulación, el planeta tierra será un campo libre de oposición para una tríada de personajes maléficos. Ellos son: Satanás, el Anticristo y el Falso Profeta.

Algunos de estos personajes han sido citados en los estudios bíblicos sobre los juicios de los sellos, los juicios de las trompetas y los juicios de las copas y por eso se ha hecho necesario dedicarles algo de tiempo para su estudio.

Los tres aparecen en Apocalipsis 16:13 donde dice: “Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas”

Aquí tenemos la tríada: El dragón que no es otro sino Satanás, la bestia, que no es otro sino el Anticristo y el Falso profeta.

En cuanto a Satanás, era un ángel creado por Dios para ocupar una posición de gran autoridad en el reino de Dios, pero en algún momento de su existencia se reveló contra su creador y cayó de tan exaltada posición. Su soberbia determinación de exaltarse a sí mismo a la posición que pertenece sólo a Dios marca la entrada del pecado en el universo. Al ser expulsado de los cielos, hizo de la tierra y del aire el escenario de su incasable actividad.

Después de la creación del hombre. Satanás entro en la serpiente y haciendo uso de su extraordinaria sutileza engañó a Eva y logró de este modo la caída de Adán y por medio de él de toda la raza humana. Después de la caída del hombre. Satanás comenzó su larga lucha contra la obra que Dios realiza a favor de la humanidad, lucha que aun continúa en nuestros días.

El presente sistema mundial organizado según los principios de fuerza codicia, egoísmo, ambición y placer pecaminoso es su obra y él es su príncipe, Satanás está a la cabeza de una grande hueste de demonios por medio cíe los cuales ejecuta con eficacia sus planes protervos. Aun cuando fue expulsado del cielo, tiene todavía acceso a Dios en su carácter de acusador de los hermanos y le es concedido cierto poder de zarandear o probar a los creyentes, pero este es un poder estrictamente permisivo y limitado, de modo que los creyentes que son zarandeados por él son guardados en su fe mediante la intercesión de Cristo.

Cuando Cristo regrese en su gloría. Satanás será encadenado por mil años, pero después de estos mil años será desatado por un poco de tiempo y llegará a ser el cabecilla de un esfuerzo final para destruir el reino. Derrotado en este intento, será finalmente arrojado en el lago de fuego, en donde será atormentado por la eternidad. Este ha sido, amigo oyente un brevísimo vistazo al primer personaje de la tríada maligna. Satanás.

Ahora consideremos al segundo personaje. Se le conoce como la bestia o el Anticristo. Anticristo significa opuesto a Cristo y es un personaje siniestro que surgirá al final de la historia de Israel. Su manifestación ocurrirá cuando sea quitado lo que lo detiene, lo cual no es sino la obra del Espíritu Santo a través de los creyentes que formamos la iglesia. Este impedimento será eliminado cuando la iglesia sea arrebatada, por eso, el Anticristo se manifestará en la tribulación, no antes.

Este personaje será gentil, porque Apocalipsis 13:1 dice que sube del mar. El mar es un símbolo de las naciones gentiles. Además de ser gentil, surgirá del imperio romano restaurado, lo cual es un poder gentil que en los actuales momentos ya está en formación teniendo como base la Comunidad Económica Europea y por tanto tendrá autoridad y dominio sobre toda Europa y probablemente sobre todo lo que hoy se considera Occidente.

Para subir al poder eliminará a tres gobernantes y garantizará la paz a Israel. Será un personaje inteligente y persuasivo, de una personalidad carismática, capaz de convencer a cualquier ser humano, cambiará leyes y costumbres y entre sus logros estará el firmar un pacto de protección a Israel por 7 años, pero a la mitad de ese tiempo romperá ese pacto y se proclamara dios y ocupará el lugar santísimo del templo de Jerusalén.

Todo esto lo conseguirá porque estará controlado o revestido del poder de Satanás. En algún momento será herido de muerte, pero será sanado milagrosamente, lo cual le permitirá ganar el respeto y autoridad en todo el mundo, de modo que todo mundo le seguirá incondicionalmente. Una vez que se auto proclame como dios y ocupe el lugar de Dios en el templo abrirá su boca en blasfemias contra Dios y se le permitirá hacer guerra a los judíos y vencerlos.

Los moradores de la tierra estarán tan fascinados con este personaje que lo adorarán como si fuera Dios. Su carrera meteórica llegará a un final terrible para él. Dice la Biblia que será apresado y lanzado vivo dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Esto sucederá cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez a la tierra, ya no como vino la primera vez, manso y humilde sino con espada aguda para herir a las naciones y regirlas con vara de hierro.

Muy bien, una vez que hemos hecho un rápido resumen de Satanás y el Anticristo, nos corresponde ahora hablar del falso profeta. También se le conoce como la otra bestia y su descripción, la tenemos en Apocalipsis 13:11-18. Este personaje será judío, porque sube de la tierra que es símbolo de Israel.

Será alguien muy influyente en asuntos religiosos, pues se lo describe como teniendo cuernos como de cordero, pero su influencia es maligna pues hablará como dragón o en otras palabras será controlado por Satanás. Será muy poderoso y su autoridad será delegada por el Anticristo. Su tarea principal será procurar que los moradores de la tierra adoren al emperador romano, la primera bestia o Anticristo. Su poder será tal que hará señales y milagros.

Uno de estos milagros será hacer descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Algo parecido a lo que hizo el profeta Elías. Con actos de esta naturaleza se ganará el respeto de todo el mundo y será considerado como un profeta del Anticristo. En estas condiciones promulgará el culto idolátrico al Anticristo. Se le permitirá infundir aliento a la imagen del Anticristo, para que la imagen hable y haga matar a todo el que no la adore.

Este será el personaje quien hará que a todo el mundo, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente y que ninguno pueda comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre del Anticristo o el número de su nombre. El número del Anticristo es número de hombre. Y su numero es 666.

El final de este impío personaje es lamentable. Dice la Biblia que será apresado y lanzado vivo dentro de un lago de fuego que arde con azufre, donde permanecerá por la eternidad. Esto acontecerá cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez a la tierra. En esta tríada maligna se puede notar una burda imitación de la trinidad divina. Satanás es un hábil imitador, pero obviamente no puede imitar nada a la perfección. Satanás está imitando a Dios Padre, controlando y dando poder al Anticristo, así como Dios controla y da poder a Cristo. El Anticristo está imitando a Cristo, actuando como un enviado para rescatar a Israel así como Cristo fue un enviado para rescatar y salvar al pueblo y el falso profeta está imitando, al Espíritu Santo promoviendo adoración al Anticristo, así como el Espíritu Santo promueve adoración a Cristo.

Así es amigo oyente. El enemigo es muy astuto para engañar. Si Ud. no desea ser-engañado deberla confiar en Cristo Jesús hoy mismo y recibirle como su Salvador.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email