Permítame leer este texto en Marcos 2:25-26. La Biblia dice: Pero él les dijo:  ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad,  y sintió hambre,  él y los que con él estaban;  cómo entró en la casa de Dios,  siendo Abiatar sumo sacerdote,  y comió los panes de la proposición,  de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes,  y aun dio a los que con él estaban?

Estas son palabras del Señor Jesús. Según esto, Abiatar fue sumo sacerdote, es decir el sacerdote de más alto rango en determinado momento. Seguramente habrá cotejado este texto con algunos textos del Antiguo Testamento, como 1 Reyes 2:26-27, donde habrá notado que al referirse a Abiatar no aparece como sumo sacerdote sino como sacerdote. Leamos este pasaje bíblico. La Biblia dice: Y el rey dijo al sacerdote Abiatar:  Vete a Anatot,  a tus heredades,  pues eres digno de muerte;  pero no te mataré hoy,  por cuanto has llevado el arca de Jehová el Señor delante de David mi padre,  y además has sido afligido en todas las cosas en que fue afligido mi padre.  Así echó Salomón a Abiatar del sacerdocio de Jehová,  para que se cumpliese la palabra de Jehová que había dicho sobre la casa de Elí en Silo.

Efectivamente, al hablar de Abiatar, este pasaje bíblico señala que era sacerdote, no sumo sacerdote. Así que, esto merece un examen exhaustivo: Abiatar fue hijo de Ahimelec, quien era el sumo sacerdote en el tiempo del rey Saúl el antecesor de David. Cierto aciago día, mientras Ahimelec estaba en Nob, David y sus hombres, quienes escapaban de la persecución de Saúl, vinieron a él y él les permitió comer de los panes de la proposición. Inclusive Ahimelec entregó a David la espada con la cual David acabó con la vida de Goliat. Este episodio fue visto por un perverso edomita que se llamaba Doeg, quien llevó la noticia a Saúl. Cuando Saúl lo supo se enfureció y ordenó la muerte de ochenta y cinco sacerdotes en Nob, incluido el sumo sacerdote Ahimelec. El único que pudo escapar de la matanza fue justamente Abiatar, hijo del sumo sacerdote. Abiatar huyó y se refugió con David. Note lo que dice 1 Samuel 22:20-23: Pero uno de los hijos de Ahimelec hijo de Ahitob,  que se llamaba Abiatar,  escapó,  y huyó tras David.  Y Abiatar dio aviso a David de cómo Saúl había dado muerte a los sacerdotes de Jehová.  Y dijo David a Abiatar:  Yo sabía que estando allí aquel día Doeg el edomita,  él lo había de hacer saber a Saúl.  Yo he ocasionado la muerte a todas las personas de la casa de tu padre  Quédate conmigo,  no temas;  quien buscare mi vida,  buscará también la tuya;  pues conmigo estarás a salvo.

Así que, muerto el sumo sacerdote, ¿quién le sucedería en el oficio de sumo sacerdote? Pues el único hijo que quedó con vida. Abiatar por tanto Abiatar llegó a ser sumo sacerdote en el tiempo de David. Por esto, Jesús, tenía toda la razón al afirmar que Abiatar fue sumo sacerdote. Por supuesto que mientras vivía su padre, Abitar no era sumo sacerdote sino sólo sacerdote, pero a la muerte de su padre, Abiatar fue sumo sacerdote. Esto es lo que manifestó Jesús en Marcos 2:26.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email