Que tal si damos lectura al pasaje bíblico. Se encuentra en 1 Corintios 9:19-23 donde dice: Por lo cual,  siendo libre de todos,  me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. Me he hecho a los judíos como judío,  para ganar a los judíos;  a los que están sujetos a la ley  (aunque yo no esté sujeto a la ley)  como sujeto a la ley,  para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley,  como si yo estuviera sin ley  (no estando yo sin ley de Dios,  sino bajo la ley de Cristo),  para ganar a los que están sin ley.  Me he hecho débil a los débiles,  para ganar a los débiles;  a todos me he hecho de todo,  para que de todos modos salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio,  para hacerme copartícipe de él.

Pablo tenía una pasión que le consumía por ganar a otros para Cristo, sin importar si se trataba de judíos o de gentiles. Esto le motivó a declarar que, a pesar de ser libre de todos, voluntariamente se hizo siervo de todos con la esperanza de ganar a mayor número para Cristo. Fiel a su postulado, Pablo se hizo a los judíos como judío, para ganar a los judíos. Pablo se hizo a los que están sujetos a la ley, como si él también estuviera sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley. Todo esto, a pesar que Pablo tenía claro en su mente que, por ser creyente, no estaba sujeto a la ley. Pablo se hizo a los que están sin ley, es decir a los gentiles, como si él estuviera sin ley, para ganar a los gentiles que están sin ley. Todo esto a pesar que Pablo sabía que no estaba sin ley de Dios sino bajo la ley de Cristo. ¿Qué significa todo esto? Pues sencillamente que cuando Pablo estaba entre judíos incrédulos, practicaba lo que ellos practicaban, cuidando siempre de no hacer algo que expresamente está prohibido en la Biblia. Cuando Pablo estaba entre gentiles, los que no estaban sujetos a la ley, practicaba lo que los gentiles practicaban, cuidando siempre de no hacer algo que expresamente está prohibido en la Biblia.

Pablo cedió sus derechos, en todo lo que no atente contra algo expresamente legislado en la Biblia, para ganar al mayor número de personas, sean judías o gentiles. Esto es lo que afirma este pasaje bíblico. En ninguna manera está insinuando siquiera que Pablo tenía una doble vida, una ante los judíos incrédulos y otra ante los gentiles incrédulos. ¿Cómo aplicar este principio en la actualidad? Pues no como algunos piensan cuando dicen que si queremos ganar a los drogadictos debemos consumir drogas para identificarnos con ellos, o que, si queremos ganar a los borrachos, debemos también emborracharnos para identificarnos con ellos, o que si queremos ganar a los rockeros o a los raperos debemos escuchar la música rock o rap, vestir, pensar y hablar como rockeros y como raperos para identificarnos con ellos. No debemos olvidar que Pablo se hizo a judíos o gentiles, en todo lo que no atente contra la palabra de Dios, con la finalidad de ganar a un mayor número de personas para Cristo.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email