Si el bautismo en agua no es esencial para la salvación, ¿por qué entonces se exige que los creyentes deben bautizarse en agua?

Nada es esencial para la salvación aparte de la sola fe en la persona y obra del Señor Jesucristo.

Recuerde que la salvación es por gracia, esto significa que es algo que el pecador no merece. Si añadimos requisitos, aparte de la sola fe en Cristo, para ser salvos, estamos haciendo que la salvación sea mérito de quien cumple con esos requisitos y esto destruye el concepto de la salvación por gracia.

Ahora bien, una persona que sincera y voluntariamente ha confiado en Cristo como su Salvador, tendrá un deseo profundo de obedecer lo que su Salvador pida. Pues Cristo Jesús, en sus instrucciones a sus discípulos les dijo lo que tenemos en Mateo 28:19 donde leemos: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”

La voluntad de Cristo es que los que le reciben sean bautizados. Para cumplir con esa voluntad es que los creyentes sinceros se bautizan en agua. A esto es necesario añadir que el bautismo en un verdadero creyente es también para imitar a su Salvador quien también fue bautizado en agua, y además para dar un testimonio público de la fe en Cristo Jesús como Salvador.

No es que personas exigen a los creyentes que se bauticen en agua. Más bien es que los creyentes reconocen su deber de cumplir con la voluntad de su Salvador y proceden a bautizarse.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email