Reciba cordiales saludos amable oyente. Le habla David Logacho, dándole la bienvenida al estudio bíblico de hoy en el evangelio según Lucas. En nuestro estudio bíblico último hicimos una introducción al evangelio según Lucas, de modo que ya estamos listos para introducirnos en el texto y examinar las preciosas joyas que se encuentran en este maravilloso cofre.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en el Evangelio según Lucas. Estamos ante nada más y nada menos que un libro de 24 capítulos. A manera de bosquejo del libro, la primera parte, entre el versículo 1 del capítulo 1 y el versículo 13 del capítulo 4 encontramos lo que podríamos llamar los antecedentes del ministerio de Jesús. Esta parte del libro va desde el prefacio de Lucas hasta la tentación de Jesús en el desierto. La segunda parte, entre el versículo 14 del capítulo 4 hasta el versículo 50 del capítulo 9 encontramos el ministerio de Jesús en Galilea. Esta parte del libro va desde el ministerio de Jesús en Nazaret hasta el evento cuando Jesús exhortó a sus discípulos a no prohibir a uno que expulsaba demonios en su nombre. La tercera parte, entre el versículo 51 del capítulo 9, hasta el versículo 27 del capítulo 19 encontramos el viaje de Jesús a Jerusalén. Esta parte del libro va desde la decisión inquebrantable de Jesús de viajar a Jerusalén, hasta la parábola de las minas. La cuarta parte, entre el versículo 28 del capítulo 19 hasta el final del capítulo 23, tenemos la semana de la pasión de Jesús. Esta parte va desde la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, hasta la sepultura de Jesús. La quinta y última parte es lo que tenemos en el capítulo 24 aquí tenemos el final del ministerio de Jesús. Esta parte va desde la resurrección de Jesús hasta su ascensión. De manera que vamos a estudiar este evangelio utilizando este bosquejo. Muy bien. Dicho esto, vayamos a la primera parte, los antecedentes del ministerio de Jesús. Lo primero con lo que nos encontramos es con el prefacio de Lucas. Aparece en Lucas 1:1-4. La Biblia dice: Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas,
Luk 1:2  tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra,
Luk 1:3  me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo,
Luk 1:4  para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.
Note amable oyente, que en la época alrededor del tiempo que Lucas escribió su evangelio, circulaban muchos relatos relacionados con la persona y obra de Jesús, algunos relatos eran verídicos, otros relatos eran verídicos pero incompletos y ciertamente otros relatos eran totalmente falsos. Hacía falta de alguien como Lucas un médico e historiador connotado que ponga en orden las cosas tal cual como sucedieron en realidad. Esta es la razón por la cual Lucas introduce su evangelio haciendo referencia al hecho que muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre los discípulos de Jesús eran absolutamente verídicas, o ciertísimas como dice Lucas. Lucas no fue un testigo ocular de los hechos que relata en su evangelio, de modo que para hacer su trabajo como historiador diligente tuvo que echar mano de la información de aquellos que fueron testigos oculares de esos eventos. Estos testigos oculares fueron principalmente los apóstoles de Jesucristo quienes informaron a Lucas lo que ellos vieron y sintieron cuando estuvieron con Jesús. Lucas se refiere a ellos como los ministros de la palabra. Pero el hecho de contar con información confiable no era suficiente para el propósito de Lucas como historiador. Lucas tenía que usar el material recopilado y hacer una investigación exhaustiva para ponerlo en orden. A esto se refiere Lucas cuando dice que ha hecho una investigación con diligencia de todas las cosas desde su origen. En esencia Lucas está hablando de haber seguido las pistas con cuidado, tal cual como lo haría un experimentado detective, desde su origen. La palabra origen puede tener dos significados igualmente legítimos. Por un lado se puede entender en el sentido que Lucas puso como punto de partida para su investigación el comienzo de la vida terrenal de Cristo. Pero por otro lado, se puede entender en el sentido que lo que ha escrito Lucas ha sido dirigido desde arriba o desde lo alto, porque la palabra origen también significa de arriba o de lo alto. Esto conduce a la conclusión que aunque Lucas utilizó la información de terceros para escribir su evangelio, sin embargo, lo escrito es inspirado por Dios, o en otras palabras, es Dios mismo hablando a través de lo que Lucas ha escrito. El evangelio según Lucas es el resultado de la investigación diligente de la información que Lucas recopiló de aquellos que fueron testigos oculares de los eventos. Lucas puso en orden toda esta información. Esto no significa que Lucas hubiera escrito una biografía de Jesús. Cuando Lucas dice que escribió por orden los eventos relatados en su evangelio significa que organizó su material de tal manera de cumplir con su propósito para escribir su evangelio, esto es, para mostrar que Jesús de Nazaret es el Hijo del Hombre. Finalmente, en este prefacio a su evangelio, Lucas identifica a la persona a quien escribe su evangelio. Se trata del excelentísimo Teófilo. Excelentísimo es un título que se utilizaba para dirigirse a los gobernadores romanos. Note el uso de este título en Hechos  24:3 La Biblia dice: oh excelentísimo Félix, lo recibimos en todo tiempo y en todo lugar con toda gratitud.
Felix el gobernador, era el procurador romano de Judea. Del uso del titulo excelentísimo, se desprende que Teófilo debe haber sido un personaje de jerarquía en el gobierno romano. El nombre Teófilo significa amigo de Dios o uno que ama a Dios. Es muy probable que Teófilo haya sido uno de los que recibieron a Cristo como Salvador cuando el apóstol Pablo estuvo como prisionero en Roma. En la carta de Pablo a los Filipenses, Pablo hace referencia a algunos que llegaron a ser creyentes en la casa de César. Filipenses 4:22 dice: Todos los santos os saludan, y especialmente los de la casa de César.
El hecho que Lucas menciona en su evangelio que lo ha escrito al excelentísimo Teófilo, no significa que otros no podamos recibir el beneficio de la obra de Lucas. En el fondo Lucas escribió para beneficio de todos aquellos que deseen conocer más a fondo a nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Teniendo en mente al excelentísimo Teófilo, Lucas dice que escribe su evangelio para que Teófilo conozca bien la verdad de las cosas en las cuales ha sido instruido. El verbo instruir, es la traducción de un verbo griego, del cual proviene nuestro verbo catequizar, que también significa adoctrinar o instruir o enseñar. Según esto, el excelentísimo Teófilo fue catequizado o adoctrinado o instruido o enseñado de alguna manera, tal vez por el mismo apóstol Pablo, pero necesitaba profundizar lo que había aprendido de modo que conozca bien la verdad de las cosas. Esto es interesante amable oyente. Es muy posible que usted también ha sido instruido o adoctrinado o enseñado hasta cierto punto, sobre la persona y obra de Cristo, pero lo que sabe no es todo lo que podría saber. La persona y obra del Señor Jesucristo es tan extraordinaria que todo una vida no es suficiente para conocerla a profundidad. Siempre hay más para aprender sobre Cristo para los que desean conocerle más. El excelentísimo Teófilo sabía algo, no importa si es mucho o poco, pero Lucas le escribe el evangelio que lleva su nombre para que el excelentísimo Teófilo conozca bien, no superficialmente, la verdad de las cosas sobre la persona y obra del Señor Jesucristo. En resumen, amable oyente, al introducirnos en el evangelio según Lucas estamos ante una fuente inagotable de información que nos ayuda a conocer bien la verdad de las cosas sobre la persona y obra del Señor Jesucristo. ¿No le gustaría incrementar su conocimiento sobre él? Entonces es necesario que se dedique sin reservas a asimilar lo que Lucas ha escrito en su evangelio. Nosotros estamos aquí para ayudarle en esta noble empresa. En nuestro próximo estudio bíblico vamos a considerar el primer tema que Lucas presenta en su evangelio. Espero su sintonía.