Reciba cordiales saludos amigo oyente, al inicio de un nuevo estudio bíblico en el libro de Apocalipsis. La palabra “Anticristo” con A minúscula aparece solamente en la primera y segunda epístolas de Juan. Esta palabra se utiliza para designar a todo aquel que de alguna manera niega a Cristo, especialmente en cuanto a su divinidad. Pero los escritores bíblicos reconocen también que en los postreros días se levantará en la escena del mundo una persona que será la esencia misma de la oposición a Cristo. Este personaje es el Anticristo con A mayúscula. De este personaje aprenderemos en el estudio bíblico de hoy.

En el estudio del libro de Apocalipsis hemos llegado al capítulo 13. En este capítulo se nos presenta el currículum vitae o la hoja de vida de dos personajes siniestros que harán su aparición en la escena del mundo durante la tribulación. Por ahora nos ocuparemos de uno de ellos. Se encuentra en los versículos 1 a 10. Se lo conoce como el Anticristo. Como es lógico pensar, lo primero que tenemos es el origen de este personaje siniestro. Se encuentra en la primera parte del versículo 1 donde dice: “Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar… detengámonos aquí. Según lo que hemos leído parecería que Juan, el escritor del libro de Apocalipsis, estuviera parado sobre la arena del mar, pero basados en algunas variantes del texto, algunos eruditos piensan que en realidad es el dragón, o Satanás, quien se para sobre la arena del mar para contemplar algo que iba a surgir del mar. Juan solamente estaba mirando lo que sucedía en la tierra. Juan dice que lo que subía del mar era un ser espantoso. El hecho que subía del mar, es muy significativo porque indica el origen del ser que Juan estaba viendo. El mar es un símbolo de las naciones gentiles. En Apocalipsis 17:15 se nos muestra que las aguas simbolizan pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. En cuanto a origen, entonces, el Anticristo provendrá de algún país gentil. En segundo lugar, tenemos el carácter de este personaje siniestro. Apocalipsis 13: desde la segunda parte del versículo 1 hasta la primera parte del versículo 2 dice así: “y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león.” Juan está describiendo a este siniestro ser. Dice que es una bestia. Recuerde que mucho del lenguaje en el libro de Apocalipsis es simbólico. Por eso podemos afirmar que el Anticristo será una persona con figura humana, pero en cuanto a carácter se parecerá más a un animal que a un humano. Por eso Juan lo describe como una bestia. La descripción que Juan nos da de este siniestro ser, se parece en mucho a la que Juan nos dio en Apocalipsis 12:3 cuando describió al dragón escarlata, es decir a Satanás. La única diferencia está en que Satanás tenía diademas en las siete cabezas mientras que la bestia de Apocalipsis 13 tiene diademas en los diez cuernos. Tanto Satanás como el Anticristo tienen siete cabezas y diez cuernos. De tal palo tal astilla, afirma el popular dicho. Las siete cabezas pueden representar siete imperios sucesivos en los cuales Satanás ha dominado en todo sentido, pero también, según Apocalipsis 17:9, pueden representar siete montes. La ciudad de Roma está edificada sobre siete colinas. De alguna manera, el Anticristo estará relacionado con el imperio romano, el cual tuvo su hegemonía en el pasado, del cual solo quedan vestigios en el presente pero que se levantará con fuerza inusitada en el futuro. Por eso se conoce al Anticristo como la cabeza del imperio romano revivido. Los diez cuernos con diademas representan diez reyes y diez reinos. Apocalipsis 17:12 dice que los diez cuernos son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con el Anticristo. Diez es el número que simboliza la totalidad del poder humano en lo político y en lo militar, lo cual estará a disposición del Anticristo para ejercer dominio sobre el mundo. El nombre blasfemo sobre las siete cabezas, denota el carácter de este perverso ser. Todo lo que piensa, todo lo que habla, todo lo que hace tiene una sola cosa en común, oponerse a Cristo y a todo lo que tenga que ver con él. Pero Juan también vio en la bestia formas de leopardo, pies de oso y boca de león. Estas imágenes nos hacen pensar en la visión que tuvo Daniel, la cual se encuentra relatada en el capítulo siete. Allí aparecen en orden inverso. El león representa el esplendor del imperio Babilónico. El oso representa la fortaleza del imperio Medo-Persa. El leopardo representa la rapidez o agilidad del imperio Griego. El Anticristo entonces tendrá el esplendor de los Babilonios, la fortaleza de los Medo-Persas y la velocidad de conquista de los Griegos. Todo en uno, por eso Daniel, en visión vio a esta bestia devorando, trillando y despedazando a toda la tierra. En tercer lugar, Juan nos presenta al socio del Anticristo. Apocalipsis 13:2 en su segunda parte dice: “Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.” En esta declaración vemos que el Anticristo es solamente un títere de otro personaje sobre quien ya hemos estudiado. El dragón o Satanás. Es Satanás quien dará al Anticristo tres cosas importantes. Número 1, su poder. El Anticristo tendrá poder satánico. Será un hombre totalmente poseído por Satanás. Número 2, su trono. El Anticristo será en ese tiempo el amo y señor de este mundo, así como Satanás es el amo y señor de este mundo hoy en día. Número 3, grande autoridad. El Anticristo tendrá el campo totalmente libre en todo el mundo para hacer las cosas como él quiera. En cuarto lugar, tenemos las señales particulares del Anticristo. Se trata de una cicatriz en una de sus cabezas. Apocalipsis 13:3 en su primera parte dice: “Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada” Cuando el Anticristo esté en proceso de consolidar su dominio en el mundo, de alguna manera sufrirá algún accidente fatal o tal vez un atentado, que le pondrá al filo mismo de la muerte. Muchos intérpretes inclusive piensan que realmente morirá. Pero acto seguido ocurrirá un milagro entre comillas. El Anticristo se levantará de su lecho de muerte como si nada hubiera pasado. Qué interesante. En su vano esfuerzo por imitar a Cristo, quien murió y resucitó de los muertos, el Anticristo hará creer a todo el mundo que ha muerto entre comillas para aparentar que tiene poder para resucitar de entre los muertos. En quinto lugar, tenemos la popularidad del Anticristo. Apocalipsis 13 desde la segunda parte del versículo 3 y el versículo 4 dice: “y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” Este será un instante crucial en la meteórica carrera del Anticristo. El dominio mundial ya no será suficiente para alimentar el ego del Anticristo. Querrá más que eso. El siguiente paso será ser adorado como si fuera Dios. Eso es justamente lo que obtendrá como resultado de su milagro entre comillas de haber estado al borde de la muerte y haberse sanado. Con eso logrará meter a todo el mundo en su bolsillo. Dice el texto que se maravilló toda la tierra en pos de la bestia. Mirando más detenidamente veremos que esto será el resultado de la acción de un poder engañoso enviado por Dios para que toda la tierra crea la mentira del Anticristo. Hablando del Anticristo, 2Tesalonicenses 2:9-12 dice: “Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuando no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” Con el mundo a sus pies, el Anticristo demandará ser adorado como Dios. La tierra no tendrá problema en adorar al Anticristo, inclusive adorará al dragón que había dado autoridad al Anticristo. El mundo cantará himnos de alabanza al Anticristo. Una estrofa de ese himno satánico dirá lo siguiente: ¿Quién como la bestia, y quien podrá luchar contra ella? Para el mundo, el Anticristo será todopoderoso. El mundo habrá fabricado su dios. El mundo se ha resistido de todas las formas posibles de adorar al Dios verdadero y por eso los vemos adorando a un dios falso. Es en extremo peligroso amigo oyente, resistirse a doblegarse delante del Dios verdadero, porque tarde o temprano se estará doblegando ante algún dios falso. Puede ser el dinero, o el placer o el poder o la fama, o la ciencia, o el arte, o el deporte, etc. Si todavía Usted no se ha doblegado ante el Dios verdadero, hágalo hoy mismo, no sea que muy pronto esté Usted también de rodillas ante el Anticristo y Satanás. En nuestro próximo estudio bíblico proseguiremos con la descripción del Anticristo. Espero que nos acompañe.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email