Hola amigo amiga oyente, hemos empezado una nueva serie y para empezar este nuevo día quiero hacerte una pregunta, ¿cómo puedes vivir de una manera que pones el Evangelio de Jesucristo en exhibición en tu vida? esa es la pregunta que debe consumir tu vida y esa es una pregunta totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a pensar, pues generalmente los pensamientos que consumen nuestra vida son aquellos referidos a aquello que es mejor para nosotros, y si pensamos de esta manera no podremos involucrar a las Escrituras en un nivel significativo en nuestra vida.

En el momento en que nos damos cuenta de que nuestro propósito es mostrar la belleza de Cristo, entonces estamos llegando a lo que Dios ha diseñado para nuestras vidas como hombres y mujeres, para mostrar la belleza de Cristo y avanzar en su misión. Entonces nadie calumniará la Palabra de Dios y nadie podrá decir nada malo acerca de nosotros para que las personas en esta cultura pagana, ya sea en el siglo primero o en el siglo XXI, vean el efecto del Evangelio en las familias.

Entonces, hoy te pregunto: ¿nos damos cuenta de la gran necesidad que hay hoy en día? Un mundo incrédulo está mirando a las familias en la iglesia y peguntándose ¿qué diferencia hacen ellos? ¿Qué diferencia hace su evangelio? Sus familias se parecen a todas las familias fuera de la iglesia. Ahora quiero ser muy cuidadoso aquí. Quiero ser muy cuidadoso porque sé que hay hombres y mujeres, situaciones familiares representadas de quienes escuchan, donde la gloria de Cristo puede no haberse exhibido en el pasado. Sé que hay casos dolorosos de divorcio. Que hay hombres y mujeres que no solo están divorciados sino hombres y mujeres que tal vez han abandonado a sus hijos y esta es la razón por la cual quiero mantener esta imagen de gracia desde el principio al frente de nosotros. Porque solamente la gracia de Dios cubre nuestro pasado, sólo Él cubre nuestro pasado.

Ahora, si estás en una situación en la que hay algunas cosas en tu pasado donde la gloria y la misión de Cristo no ha impactado en tu familia, lo último que quiero hacer es arrojarte la culpa. Su gracia cubre nuestro pasado. Al mismo tiempo, estoy seguro de que hay mujeres y hombres hoy en día, que luchan por conservar el matrimonio y la paternidad, luchan por conservar diferentes facetas de la familia y quiero exhortarte a aferrarte a la gracia de Cristo. Quiero instarte para que te aferres a la gracia de Cristo y quiero hablarles a hombres y mujeres, pero específicamente a mujeres para decirles que es hora de elevar el listón en la iglesia y decir: que así es como se ve el Evangelio de Cristo en acción. El mundo necesita ver esto, el mundo necesita ver esto en ti, el mundo necesita ver esto en los hombres de la iglesia y estoy orando, y espero que te unas a mí para orar porque Dios lo haga. Oro para que Dios catapulte el Evangelio en las familias de la iglesia. Estoy orando para que Dios muestre el poder de su Evangelio al traer sanidad, restauración, libertad y alegría a las familias de toda esta familia de fe. Oro para que Dios forje matrimonios que muestren el poder del Evangelio en quienes me escuchan, para que la gente en el mundo, los incrédulos en el mundo y en todas las naciones vean que el Evangelio es bueno y vean que Cristo es atractivo debido a cómo se ven los matrimonios y las familias en el contexto de la iglesia. ¿Orarás conmigo por eso? Ora para que Dios catapulte el Evangelio. Ese es el propósito de la feminidad bíblica.

Bien, cuando hablamos sobre estas cosas, lo que las Escrituras nos van a enseñar en Tito 2, es que el propósito es, que el Evangelio avance a las naciones por eso estamos hablando de esto, porque queremos que la belleza de Cristo sea evidente. Bien, dicho eso, estamos por ir al estilo de la iglesia secreta y lo que tenemos es que tenemos este pasaje, este párrafo se divide en dos grupos: mujeres mayores y mujeres más jóvenes y la mayoría de la gente piensa que las mujeres mayores se refieren a mujeres que están más allá de la edad de procrear y probablemente de crianza. Y entonces las mujeres más jóvenes estarían en edad fértil o en edad de crianza y la verdad es que no hay una norma de ello, pero lo que tenemos es una imagen de Pablo diciendo a Tito, alienta a las mujeres mayores de estas tres maneras y alienta a las mujeres más jóvenes de estas siete maneras.

Bien, quiero que veas la imagen de la feminidad bíblica en el capítulo 2 de Tito y te contaré que ya hemos hablado de esto un poco en programas anteriores y antes de continuar quiero decirte que este puede ser uno de esos pasajes que es el feminismo radical, el feminismo secular usa para decir que la Palabra de Dios es sexista o está desactualizada y lo más triste es que hay muchas personas en la iglesia que miran el pasaje y dicen que esto está desactualizado y por lo tanto, lo toman como algo opcional en su vida. Y frente a esto quiero recordarte que la Palabra de Dios no es opcional.

Tan pronto como comprendamos lo que dice la Palabra, no diremos que es sexista o que está desactualizada, sino que diremos que este ha sido el plan de Dios desde el comienzo de la creación y queremos formar parte de él. Queremos experimentar todo lo que Él tiene para nosotros en nuestras familias y es por eso que vamos a escuchar la Palabra y someter nuestras vidas a la Palabra de Dios.

Bien, comenzaremos con las mujeres mayores. El Evangelio y las ancianas. Tres mandatos básicos en el versículo 3. Bien, toma tu Biblia y acompáñame a Tito capítulo 2 verso 3, esto dice: «Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien» La orden número uno, el Evangelio anima a las ancianas a ser santas. Sé santa, vive tu vida reverentemente delante de Dios. Las ancianas dieron un ejemplo piadoso a las mujeres más jóvenes. Muestra cómo es la vida delante de un Dios santo. Demuestra eso con la forma en que vives. Sé santa.

Segundo, construye el Cuerpo de Cristo. Ahora él describe esto de dos maneras: primero dice que no sean calumniadoras; edifica el Cuerpo de Cristo con tu lengua, con la forma en que hablas. Las ancianas, las mujeres mayores en el contexto de la iglesia hablan de una manera que aumenta el carácter de Cristo en los demás. Habla de una manera que construya el carácter de Cristo en la iglesia. No murmures, no difames, no digas nada que no sea útil, Efesios 4 nos enseña a edificar a otros según sus necesidades en Cristo Jesús. No permitas que tu lengua se salga de control hasta donde no estás construyendo el Cuerpo de Cristo.

¿Te das cuenta de lo incómodo que es esto? Me siento como si le estuviera diciendo a mi abuela cómo vivir. Esto no es algo fácil, pero es la autoridad de la Palabra, así que vamos a seguir con esto. La Palabra de Dios dice que no seas calumniador. No hables de ninguna manera que no traiga gloria a Cristo. Y ​​no solo el control de nuestra lengua construyendo el Cuerpo de Cristo, sino que ahora nos dicen que no seas adicto a mucho vino. No pierdas el autocontrol que se menciona a lo largo de todo el capítulo 2 de Tito. Entonces la imagen es guardar tu cuerpo como el templo del Espíritu Santo. Edificar el Cuerpo de Cristo para ser santo.

Ahora aquí es donde todo se pone realmente bueno. Escucha lo que dice al final, leamos nuevamente el verso 3 de Tito capítulo 2, esto dice: “Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien” “maestras del bien” para enseñar lo que es bueno, entonces ellas pueden entrenar a las mujeres más jóvenes. Así que aquí está la imagen de ser santo, debes construir el Cuerpo de Cristo, para que puedas enseñar y entrenar a mujeres más jóvenes.

Sé santo, edifica el Cuerpo de Cristo y aquí está el tercero: haz discípulos. Esta es la Biblia que dice a las ancianas que hagan discípulos con mujeres más jóvenes. Muestra a las mujeres más jóvenes cómo es la vida en Cristo. Esta es una tarea encomendada por Dios a las ancianas. Las mujeres más jóvenes en esta familia de fe necesitan ver esto en ti. Es por eso que Pablo dice esto. Me encanta esto porque él está hablando con Tito y básicamente lo que dice es: “Tito, seamos honestos, tu fuerte no será con las ancianas y las mujeres más jóvenes animándolas a vivir, entonces anima a las ancianas a entrenar a las mujeres más jóvenes y mostrar cómo se ve esta misión. Muéstrales cómo es la vida de Cristo.” Esta es la responsabilidad de las mujeres mayores.

Bien, quiero hacer una pausa y solo quiero agradecer a Dios, por todas familias de fe que nos escuchan, valiosas mujeres mayores que diariamente oyen nuestra programación. Nunca olvidaré cuando recién había empezado a enseñar y había llegado temprano y estaba caminando por el pasillo del lugar en el que enseñaba. Acababa de predicar y una mujer mayor me recibió en el pasillo y ella estaba a un lado. Nunca la había visto y me dijo: «Quiero que sepas lo agradecidos que estamos por la Palabra que compartes con nosotros».

Le dije: «gracias». Y ella dijo: «Le dije a alguien que tú deberías ser nuestro próximo pastor». Le dije: «Está bien». Y ella dijo: «¿Quieres saber lo que me dijeron?». Yo dije, «¿Qué te dijeron? «Y ella dijo: «Me dijeron que eso sería una posibilidad, pero para ser pastor de la iglesia debes tener al menos 35 años». Y yo dije: «Oh, está bien». Ella nos miró y dijo: «¿Quieres saber lo que les dije?» Yo dije: «¿Qué les dijiste?» Ella dijo: «Les dije que, si ese es el caso, entonces Jesucristo mismo no podría ser pastor de la iglesia» Esa fue una grandiosa conversación.

Dios le ha confiado a nuestro ministerio algunos increíbles hombres y mujeres mayores que nos estaban guiando en esta misión, que mostraban cómo es esta misión en acción. Quiero alentarte a Tito 2 donde habla acerca del ministerio de adultos mayores en acción. Estas son ancianas que buscan mostrarle a un grupo de madres jóvenes, a esposas jóvenes lo que es seguir a Cristo. Esa es la imagen, haz discípulos. Ésos son los tres efectos del Evangelio y las mujeres mayores en Tito 2.

Bien, ahora veamos siete efectos del Evangelio en las mujeres más jóvenes. Primero, y ante todo, “que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos” ama a tu esposo, entonces ellas pueden entrenar a las mujeres más jóvenes a amar a sus maridos. Comienza con amar a tu esposo y a estar sujeta a él. Esta es una imagen que también vemos en otros lugares del Nuevo Testamento. Incluso en el Antiguo Testamento, cuando miras Génesis capítulo 2, versículo 18 lees: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. Ahora, 1 Corintios capítulo 11 versículos 8 y 9 dice: “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles”. Y aquí es donde quiero recordarte que ya hemos hablado de esto antes. Quiero recordarte, que este mandamiento de amar a tu esposo está antes que el mandato de amar a tus hijos. Y la razón por la que menciono Génesis 2:18 y 1 Corintios 11: 8 y 9 es porque esos dos pasajes recuerdan a las mujeres que son ante todo ayudantes de su esposo, no de sus hijos.

Y solo para recordártelo, la manera en que las Escrituras representan a una mujer, esposa y madre es que su amor por sus hijos brota de la primavera de su amor por su esposo. Esa es la imagen que tenemos aquí en Tito 2. Es la imagen que tenemos en otros lugares que veremos en las próximas semanas. Esto es enorme señoras, la prioridad aparte de obviamente tu relación con Dios es tu esposo. Para aquellos quienes están casados, aparte de tu relación con Dios, la prioridad en tu vida es amar a tu esposo. Ahora, lo que me encanta de Tito 2 es el hecho que dice que las ancianas deberían entrenar a las mujeres más jóvenes para que amen a sus maridos, lo que significa que esto no es algo que sucede automáticamente. No es algo que simplemente sucede fácilmente. Seamos honestos, hay un par de hombres que no son fáciles de amar y tienen algunas cosas en las que trabajar, pero ¿sabes? he estaba hablando con Heather, mi esposa, sobre este pasaje y ella me miró y realmente me ayudó a darme cuenta de esto. Ella dijo: “sabes que no eres fácil de amar todo el tiempo.” Yo estaba como: “oh, gracias.” Y ella tiene razón, ella tiene toda la razón. ¿Quién de los que me escucha es siempre fácil de amar?

Esto es amor, esta es la imagen que tenemos en Tito 2. Este es un amor que requiere gran determinación. No siempre es fácil. Sé que tan pronto como digo, la prioridad en tu vida es amar a tu esposo, hay mujeres que dicen: “David, tú dices eso porque no conoces a mi marido”. Sé que hay situaciones difíciles representadas aquí y pueden existir muchas razones para no amar a tu esposo, y es aquí donde quiero recordar a las mujeres que su amor por su esposo no se basa en su valía para ser amado. Su amor se basa en el mandato de Dios de amarlos y es precisamente de eso de lo que hablaremos en nuestro siguiente programa. Espero que puedas acompañarnos y juntos aprender más sobre lo que dice el Evangelio y la feminidad. Que Dios te bendiga.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email