Hebreos 7:19 afirma que nada perfeccionó la ley. En cambio Salmo 19:7 dice que la ley de Jehová es perfecta. ¿Por qué es que la ley de Jehová, siendo perfecta no perfeccionó nada?

Para entender este asunto es necesario primeramente entender el significado de perfeccionar. Perfeccionar, bíblicamente hablando, no significa hacer a alguien tan santo y puro que nunca va a cometer ningún pecado.

Perfeccionar significa llevar a alguien a la madurez, a algo completo, conducir a alguien hacia el final. En el libro de Hebreos, se refiere específicamente a llevar a alguien a la salvación.

Muy bien, dicho esto, demos lectura al texto citado por Usted. Se encuentra en Hebreos 7:19, pero para incluir el contexto vamos a leer también el versículo 18. Dice así: «Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.»

El mandamiento anterior es lo que se conoce con el nombre de la ley de Moisés. Dice el autor de Hebreos, que la ley de Moisés ha quedado abrogada. Abrogar es sinónimo de abolir o revocar. ¿Cuál es la razón para esto?

El autor de Hebreos da tres razones poderosas. La ley de Moisés era débil. La ley de Moisés era ineficaz y surgió una mejor esperanza para acercarnos a Dios aparte de la ley de Moisés. Con esto no se está diciendo que la ley de Moisés fue mala. Tampoco se está diciendo que la ley de Moisés fue buena. No se está evaluando el carácter de la ley de Moisés. No es cuestión de malo o bueno.

Es cuestión que la ley de Moisés jamás fue dada para perfeccionar a una persona en el sentido de llevar a la salvación a esa persona. La ley de Moisés tuvo su propósito, pero ese propósito no fue hacer salva a una persona. Nadie se ha salvado jamás por cumplir con la ley de Moisés. Por eso es que el autor de Hebreos con toda certeza ha dicho que nada perfeccionó la ley.

Muy bien, ahora vayamos al texto en Salmo 19:7 donde dice: «La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo»

Dos cosas importantes. Cuando el autor de este salmo habla de la ley de Jehová, no se está refiriendo solamente a la ley de Moisés, sino a toda la palabra de Dios, incluyendo la ley de Moisés. El salmista también se refiere a la palabra revelada de Dios como el testimonio de Jehová o como los mandamientos de Jehová o como el precepto de Jehová o como el temor de Jehová. Son frases sinónimas para referirse a la palabra completa de Dios.

La otra cosa es que en este caso, el autor del salmo está refiriéndose no al propósito de la ley de Moisés, sino a la calidad de la palabra de Dios. Por ser palabra dada por Dios es perfecta, es pura, es recta, es deseable, es dulce, etc.

Así que no existe ningún problema en cuanto a que la ley de Moisés no perfeccionó en nada, porque jamás tuvo el propósito de otorgar salvación y la declaración de la Biblia en cuanto a que la ley de Jehová o la palabra revelada por Dios es perfecta.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email