Reciba cordiales saludos amable oyente. Le habla David Logacho dándole la bienvenida al estudio bíblico de hoy en el evangelio según Lucas. En nuestro último estudio bíblico vimos a Juan el Bautista aclarando que él no es el Cristo. Tanta es la diferencia entre él y Cristo, que él solamente bautiza en agua, mientras Cristo, bautiza en Espíritu Santo y fuego. Luego, vimos a Juan el Bautista confrontando con firmeza la vida inmoral del tetrarca Herodes Antipas quien vivía en adulterio con su propia cuñada, la mujer de Felipe su hermano. Esto le significó ser encerrado en la cárcel en donde fue decapitado. Finalmente vimos a Juan el Bautista bautizando a Jesús. Mientras Jesús oraba, se abrió el cielo y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal como paloma y del cielo se oyó una voz que dijo: Tú eres mi Hijo amado, en ti tengo complacencia. Una vez bautizado, el Señor Jesús estuvo listo para iniciar su ministerio público, pero antes de ello, Lucas hace una especie de paréntesis, para mostrar la genealogía del Señor Jesús.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en Lucas 3:23-38. La Biblia dice: Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí,
Luk 3:24  hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José,
Luk 3:25  hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai,
Luk 3:26  hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá,
Luk 3:27  hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri,
Luk 3:28  hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er,
Luk 3:29  hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat,
Luk 3:30  hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim,
Luk 3:31  hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán,
Luk 3:32  hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
Luk 3:33  hijo de Aminadab, hijo de Aram, hijo de Esrom, hijo de Fares, hijo de Judá,
Luk 3:34  hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor,
Luk 3:35  hijo de Serug, hijo de Ragau, hijo de Peleg, hijo de Heber, hijo de Sala,
Luk 3:36  hijo de Cainán, hijo de Arfaxad, hijo de Sem, hijo de Noé, hijo de Lamec,
Luk 3:37  hijo de Matusalén, hijo de Enoc, hijo de Jared, hijo de Mahalaleel, hijo de Cainán,
Luk 3:38  hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.

Antes de entrar en el relato del ministerio público del Señor Jesús, Lucas nos presenta su genealogía. ¿Por qué? Pues, porque Lucas quiere dejar muy en claro que si el Señor Jesús es totalmente humano, debería ser descendiente de Adán, además si el Señor Jesús es Rey, debería ser descendiente del gran rey David. Lucas introduce la genealogía de Jesús indicando que al comenzar su ministerio público era como de treinta años. Los profetas y sacerdotes del antiguo pacto daban inicio a sus funciones a los treinta años. Hasta donde se puede discernir, Lucas presenta la genealogía de Jesús a través de la línea de su madre María. Esto se deduce de un examen minucioso de la genealogía que presenta Lucas. En primer lugar, de lo que Lucas afirma en el versículo 23 cuando dice que el Señor Jesús era hijo, según se creía, de José. Siendo así, entonces Elí, de quien se habla en el mismo versículo, era en realidad el suegro de José, padre de María. En la mentalidad judía se podía llamar hijo a un yerno. Hoy, en nuestra cultura, decimos también que un yerno es un hijo político. En segundo lugar, la genealogía del Señor Jesús que presenta Lucas parece ser por la línea de María, por cuanto es un hecho comprobado que Mateo en su evangelio, presenta la genealogía del Señor Jesús, por la línea de su padre legal, José. José fue su padre legal, por ser legítimo esposo de María, pero no su padre biológico, porque el Señor Jesús fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre virginal de María. Algo notorio relacionado con esto es que en los primeros capítulos del evangelio según Lucas, María es más prominente que su esposo José, mientras que en los primeros capítulos del evangelio según Mateo, José es más prominente que su esposa María. Lo lógico entonces sería pensar que Lucas registra la genealogía del Señor Jesús a través de María, mientras que Mateo registra la genealogía del Señor Jesús, a través de José. En tercer lugar, es explicable que en la genealogía del Señor Jesús que presenta Lucas, no aparezca el nombre de María, porque normalmente no se incluía nombres de mujeres en las genealogías en el mundo judío, excepto en casos muy específicos como es en el caso de Rahab, la ramera, Rut la moabita y Betsabé, la esposa de Urías. En cuarto lugar, en Mateo 1:16 dice textualmente que Jacob engendró a José, marido de María, Pero en la genealogía en el evangelio de Lucas no dice que Elí engendró a José, sino que José fue hijo de Elí. Hijo se debería entender entonces en el sentido de hijo político o yerno, no  de hijo biológico. A todas luces, entonces, amable oyente, por al menos las razones expuestas, parece obvio que la genealogía del Señor Jesús que presenta Lucas en su evangelio corresponde a través de su madre María. En otras palabras, María fue hija de Elí, y José fue hijo político de Elí. Muy bien. Además de esto, la genealogía del Señor Jesús que presenta Lucas en su evangelio, hace evidente que María fue descendiente de David a través de su hijo Natán. Lucas 3:31-32 dice: hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán,
Luk 3:32  hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
En el evangelio según Mateo, el Señor heredó el derecho legal al trono de Israel a través de Salomón. Note lo que dice Mateo 1:6-7 Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.
Mat 1:7  Salomón engendró a Roboam, Roboam a Abías, y Abías a Asa.
Como hijo legal de José, el Señor Jesús fue el cumplimiento de esa parte del pacto de Dios con David, según la cual Dios le prometió que su trono será para siempre. 2 Samuel 7:16 dice: Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.
A decir verdad, si el Señor Jesús hubiera sido el hijo biológico de José, habría caído en la maldición que Dios pronunció sobre uno de los descendientes de Salomón quien se llamaba Jeconías o Conías, y por tanto no hubiera podido reinar sobre Israel. Jeremías 22:24-30 dice: Vivo yo, dice Jehová, que si Conías(C) hijo de Joacim rey de Judá fuera anillo en mi mano derecha, aun de allí te arrancaría.
Jer 22:25  Te entregaré en mano de los que buscan tu vida, y en mano de aquellos cuya vista temes; sí, en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y en mano de los caldeos.
Jer 22:26  Te haré llevar cautivo a ti y a tu madre que te dio a luz, a tierra ajena en que no nacisteis; y allá moriréis.
Jer 22:27  Y a la tierra a la cual ellos con toda el alma anhelan volver, allá no volverán.
Jer 22:28  ¿Es este hombre Conías una vasija despreciada y quebrada? ¿Es un trasto que nadie estima? ¿Por qué fueron arrojados él y su generación, y echados a tierra que no habían conocido?
Jer 22:29  ¡Tierra, tierra, tierra! oye palabra de Jehová.
Jer 22:30  Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá.
Como hijo biológico de María, Jesús fue el cumplimiento de esa parte del pacto de Dios con David por el cual Dios le prometió que uno de su simiente se sentará en su trono por siempre. Y por ser descendiente de David a través de Natán, no le afectó la maldición que Dios pronunció sobre Jeconías o Conías. Finalmente, se nota que en último término, el Señor Jesús desciende de Adán, quien es hijo de Dios. Esto simplemente significa Adán fue creado por Dios, una criatura de Dios. Incidentalmente, es obvio que la línea Mesiánica se termina en el Señor Jesús. Esto denota que no existe absolutamente nadie más que tenga derecho a ocupar el trono de David.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email