Seguramente su amigo se estaba refiriendo a la ley de Moisés, dentro de la cual consta una detallada reglamentación sobre lo que el pueblo de Israel podía comer y lo que no podía comer.

Una parte de esta reglamentación se halla en Levítico 11:2-7 donde dice: “Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis. Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia, pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo. También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo. Asimismo, la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda. También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo.”

Esta es la razón por la cual el pueblo de Israel no debía comer carne de cerdo. Este reglamento estuvo en vigencia mientras la ley de Moisés estuvo en vigencia.

Pero a raíz de la muerte y resurrección de Cristo, la ley de Moisés fue abrogada. Hablando de la ley de Moisés, Hebreos 7:18 dice: “Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de debilidad e ineficacia”

Este es el fundamento para afirmar que los que creemos en Cristo ya no estamos bajo la ley de Moisés y por tanto ya no estamos en obligación de cumplir con aquel reglamento sobre lo que se debe comer y lo que no se debe comer.

El mismo apóstol Pedro fue expuesto a esta verdad en visión. Hechos 10:9-16 dice: “Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado a las cuatro puntas era bajado a la tierra; en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. Volvió a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo.”

Aunque la visión tenía como propósito mostrar a Pedro que los gentiles también tenían parte en las bendiciones resultantes del evangelio, sin embargo, es muy significativa la manera que utilizó Dios para mostrar este hecho. Puso delante de Pedro todo tipo de cuadrúpedos, el cerdo inclusive, y todo tipo de reptiles y aves. Muchos de estos animales eran inmundos conforme a la ley de Moisés. Luego Dios ordenó a Pedro: Levántate, mata y come. Estando bajo la ley, Dios jamás hubiera pedido esto a Pedro. Dios no puede contradecirse en algo que él mismo previamente ha ordenado.

Pero por el hecho que ya no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, es absolutamente legítimo que Dios diga a Pedro: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. Levántate, mata y come. De modo que en la libertad que el creyente tiene en Cristo, no hay problema para que coma carne de cerdo.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email