Gracias por estar nuevamente con nosotros, es un privilegio contar con su sintonía, hoy continuaremos con el interesante tema que está desarrollando nuestro hermano David Logacho, “La obra de Jesucristo después de su ascensión, por medio del Espíritu Santo”, tenga su Biblia a mano y acompáñenos a conocer que es lo que Dios nos quiere decir acerca de esto.

I. Introducción: La serie sobre el libro de Hechos de los apóstoles se llama: La obra de Jesucristo después de su ascenso, por medio del Espíritu Santo.
Mientras el Señor resucitado estaba todavía en el mundo, convocó y comisionó a sus discípulos para la obra de esparcir el evangelio en todo el mundo.
Esto es lo último que el Señor Jesús ordenó mientras estuvo en la tierra. Implica que debe ser lo más importante.
Habiendo dicho esto, el Señor Jesús comenzó a ser alzado al cielo. Si tiene una Biblia, ábrala en Hechos 1:9-11

II. Lo primero que notamos es la ascensión del Señor Jesús. Note lo que dice Hechos 1:9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.
El Nuevo Testamento no abunda en detalles de la ascensión de Cristo. El evento es tan solemne, tan glorioso, que abundar en detalles podría oscurecer su esencia. Tal vez ante la mirada estupefacta de los discípulos, el Señor Jesús fue alzado del suelo y le recibió una nube. Dios el Padre tomó a Jesús con su cuerpo glorificado, de este mundo para llevarlo a su propio lugar, a la diestra del Padre. Los discípulos no lo vieron más porque una nube le ocultó de sus ojos. Cuando se habla de la nube se refiere a la luz brillante que rodea a la presencia de Dios, la gloria misma de Dios. El Señor Jesús había culminado su obra en la tierra, era hora de volver a la gloria de su Padre. La obra de Dios debía ser continuada por los discípulos de Cristo.

En segundo lugar, notamos el anuncio de los ángeles con ocasión del ascenso de Cristo. Permítame leer Hechos 1:10-11. La Biblia dice: Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.
Los discípulos congregados allí en Betania, en el monte del Olivar, deben haber estado estupefactos, tratando de asimilar lo que sus ojos acababan de contemplar. Lucas dice que estaban con sus ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba. En eso, instantáneamente aparecieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas. El texto no menciona la palabra “ángeles” pero es obvio que se trataba de seres angélicos que habían tomado forma humana para hacer un anuncio de parte de Dios a los hombres. Inclusive, es posible que estos dos ángeles hayan sido los mismos que aparecieron a las mujeres cuando resucitó el Señor Jesucristo. Allí se los describe como dos varones con vestiduras resplandecientes. Los ángeles interrumpieron a los absortos discípulos con una pregunta: Varones galileos: ¿por qué estáis mirando al cielo? Se debe tomar en cuenta que todos los once apóstoles, porque Judas Iscariote ya no estaba con ellos porque se quitó la vida, eran originarios de Galilea, por eso los ángeles se dirigen a ellos como: varones galileos. La pregunta en sí mismo, parece un tanto fuera de lugar: ¿Por qué estáis mirando al cielo? ¿Cómo que por qué? ¿Acaso no sabían que su amado maestro acababa de desaparecer de su vista? Lo que pasa es que los ángeles no querían que los discípulos pongan su mirada en el pasado, sino en el futuro. El pasado fue maravilloso, glorioso, pero lo que Dios estaba por hacer en lo futuro eran aun mucho más maravilloso y glorioso. Esto fue el antecedente para un anuncio grandioso: Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. El anuncio tiene que ver directamente con la segunda venida de Cristo. Son varios los asuntos que debemos tener en cuenta. Quien vendrá es el mismo que se fue. Este mismo Jesús, dice el texto. También, quien vendrá será visto por todos. La segunda venida de Cristo será visible. Apocalipsis 1:7 dice al respecto: He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.
También, el Señor Jesucristo pondrá su pie sobre el monte del Olivar cuando venga por segunda vez. Note lo que dice Zacarías 14:4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.
Todo esto para refutar la creencia de algunas sectas falsas que en primer lugar no creen en una segunda venida física y personal del Señor Jesucristo, o si creen, piensan que será algo secreto, algo espiritual, algo que no puede ser constatado por los sentidos. La Biblia enseña con absoluta claridad que la segunda venida de Cristo será corporal, personal y visible. William McDonald hace una interesante comparación entre la manera como ascendió el Señor Jesús al cielo y la manera como vendrá por segunda vez a la tierra. Dice así: Primero, el Señor Jesús ascendió desde el monte del Olivar, según Hechos 1:12, el Señor Jesús vendrá al monte del Olivar en su segunda venida, según Zacarías 14:4. Segundo, el Señor Jesús ascendió personalmente, según Hechos 1:9, el Señor Jesús vendrá también personalmente en su segunda venida según Malaquías 3:1. Tercero, el Señor Jesús ascendió visiblemente, según Hechos 1:10, el Señor Jesús vendrá visiblemente en su segunda venida, según Mateo 24:30. Cuarto, el Señor Jesús fue recibido por una nube cuando fue ascendido al cielo, según Hechos 1:9, el Señor Jesús también aparecerá viniendo sobre las nubes del cielo en su segunda venida, según Mateo 24:30. Quinto, el Señor Jesús ascendió gloriosamente, según Hechos 1:10, el Señor Jesús también vendrá gloriosamente en su segunda venida, con poder y gran gloria, dice Mateo 24:30. Vemos como se cumple lo que dijeron los ángeles que aparecieron cuando el Señor Jesús ascendió al cielo. Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

III. CONCLUSIÓN. Jesús se fue, pero va a volver. ¿Está esperando su venida con mucho anhelo? Cuando se espera a un ser querido, se lo hace con mucho anhelo, ¿Está esperando así al Señor Jesucristo?