Saludos cordiales amigo oyente. Es un privilegio para nosotros contar con su amable sintonía. Bienvenido a un nuevo estudio bíblico sobre los eventos futuros. Para ubicarnos mejor dentro de lo que estamos estudiando, recordemos que hemos considerado en su orden el arrebatamiento de la iglesia, las Bodas del Cordero, el Tribunal de Cristo, la tribulación, la segunda venida de Cristo y hemos entrado a un análisis de los juicios que se llevarán a cabo tan pronto el Señor venga por segunda vez a este mundo.

Sobre esto hemos cubierto ya el juicio sobre el Anticristo y el falso profeta. Ambos serán apresados y lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. También vimos el juicio sobre los ejércitos de las naciones del mundo reunidos en Armagedón. Según la Biblia fueron muertos con la espada que salía de la boca del Señor Jesucristo en su segunda venida. Sus carnes sirvieron de alimento para todas las aves de rapiña.

En el estudio bíblico de hoy, David Logacho continuará desarrollando el tema de los juicios con relación a la segunda venida de Cristo. Adelante David.

Antes de entrar en otro de los juicios que tendrán lugar con ocasión de la segunda venida de Cristo, quisiéramos comentar brevemente sobre la realidad del lago de fuego y azufre en el cual serán arrojados el Anticristo y el falso profeta.

Para muchos, el lago de fuego que arde con azufre no es más que una fábula o una leyenda o a lo más un lenguaje figurado para indicar un estado de separación de Dios. Pero los que entendemos la Biblia en su sentido gramático histórico y literal tenemos bien claro que el lago de fuego que arde con azufre es un lugar real. No podemos precisar donde se encuentra porque la Biblia no lo declara, pero eso no significa que no exista.

Sobre la certeza de su existencia, hemos encontrado la siguiente información en una publicación del Dr. Charles Ryrie. Dice así: “Una nota interesante que comprueba la posibilidad del fuego eterno se encuentra en un articulo publicado por Biblioteca Sacra en Enero de 1983. Según el autor de este articulo, el Sr. F. C. Schwarze, el lago de fuego que arde con azufre puede estar en una forma liquida y muestra que un fenómeno tal existe hoy en día en estrellas enanas o blancas. Una estrella enana es aquella que, por causas desconocidas, debería ser aproximadamente 55.000 veces más grande de lo que realmente es. Estas estrellas tienen una temperatura de 30 millones de grados Fahrenheit o más y a temperaturas así, toda materia se convierte en gas. En una estrella enana, la presión es tan grande que los gases se reducen a una forma liquida aunque todavía responden a las características de un gas. En este estado se produce un equilibrio prácticamente eterno por la siguiente razón: Antes de que una estrella enana pueda enfriarse y gradualmente llegar as ser como cualquier estrella, tendría que expandirse a las dimensiones nórmales. Eso significa que tendría que alcanzar un tamaño 55.000 veces mayor de lo que es al presente, pero aquí radica la dificultad. Tal expansión causarla una calor enorme, el cual, a su vez, tiende a mantener a la estrella enana en su estado de compresión, de esta manera, hasta donde los astrónomos y físicos saben, las estrellas enanas nunca se pueden enfriar. Las estrellas enanas por tanto llegan a ser en realidad una especie de lagos de fuego eterno. Hasta aquí lo que el Dr. Ryrie cita en su publicación.

Esto no es para sugerir que Dios utilizará estrellas enanas como lago de fuego que arde con azufre, sino simplemente para mostrar que la idea literal de un lago de fuego no es descabellada porque un fenómeno similar existe ya en el universo.

Hecha esta aclaración, prosigamos estudiando los juicios que tendrán lugar cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez. Hoy nos corresponde estudiar el juicio sobre Babilonia, tanto religiosa como política. Babilonia es la forma griega de Babel que significa confusión, en su sentido literal fue la capital del Imperio Babilónico, una ciudad caracterizada, por la confusión en todo aspecto.

En lo religioso, la religión de los babilonios era politeísta y tenía más de 2500 dioses. A los dioses se les representaba mediante imágenes, generalmente de forma humana, en las que se creía que residía el dios representado. Algo muy parecido al culto idolátrico a través de imágenes que abunda en la actualidad.

A decir verdad, el acercamiento a la divinidad a través de imágenes o estatuas tiene su raíz en la Babilonia de antaño. Pero existe otro significado además del literal que hemos expuesto. Babilonia en un sentido simbólico, significa también por un lado el cristianismo apóstata bajo el dominio de una sola cabeza.

Esto es el cristianismo como religión organizada regida por una elite que a su vez se somete incondicionalmente a la voluntad de un ser humano que se atribuye a si mismo cualidades divinas, como la infalibilidad y lo que es peor, el titulo de cabeza de la iglesia. A pesar que la Biblia enseña que la cabeza de la verdadera iglesia es Cristo Jesús. Se la conoce como la Babilonia eclesiástica. Y por otro lado el imperio confederado liderado por el Anticristo, el cual será la forma final del poder mundial de los gentiles. Esto es lo que se conoce como la Babilonia política.

En cuanto a la Babilonia eclesiástica, también conocida como la gran ramera, su juicio vendrá de Dios pero será ejecutado por la Babilonia política. Es decir que la Babilonia política será el instrumento para terminar con la Babilonia eclesiástica. Apocalipsis 17:15-17 lo pone en estas palabras: “Me dijo también: Las aguas-que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se, cumplan las palabras de Dios”

La Babilonia eclesiástica será entonces destruida por la Babilonia política con el fin de que el Anticristo pueda ser el único objeto de adoración. Así se cumplirá lo que dice 2ª Tesalonicenses 3:3-4: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”

La Babilonia política será en cambio destruida por el Señor cuando él venga en su gloria. Apocalipsis 18:7-8 dice: “Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte llanto y hambre, y será quemada con fuego porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga”

Así terminará el poder mundial gentil liderado por el Anticristo. Será tal la ruina que en el capítulo 18 de Apocalipsis encontramos varios lamentos como éste en el versículo 19: “Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!”

En verdad que será grande la ruina del poder mundial gentil liderado por el Anticristo. Todo esto está por acontecer, amigo oyente, pero ¿qué tiene que ver esto con Ud. hoy en día? Pues mucho. Sabiendo que está cercano el día cuando Dios juzgará con severidad al mundo religioso apóstata y al poder político imperante, ¿no le parece sensato dejar de confiar en todo eso lo antes posible? Para qué confiar en la religión, amigo oyente, cualquiera que sea. La religión no salva a nadie.

El único que tiene poder de salvar es Cristo Jesús, porque él mismo dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí. Para que confiar en las posesiones de este mundo o en la política de este mundo si sabemos que están condenadas a la destrucción. Si confiamos en esto algún día seremos avergonzados, pero sí confiamos en Cristo nunca jamás seremos avergonzados. Dice las Escrituras: He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él no será avergonzado. No se apoye en una caña frágil, apóyese en algo sólido. Apóyese en Cristo Jesús.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email