Es interesante pero la vida del fortachón Sansón se caracterizó por el descenso, si lees su vida una y otra vez bajó y bajó, y cada vez llegó más bajo, hasta llegar a ser un bufón ciego y la burla de todos. Cada vez que sigues tus deseos desciendes a los lugares bajos del mundo. En los barrios bajos, en la obscuridad siempre hay cosas que te van a contaminar, te seducen sí pero te contaminan.

Otras de las características de Sansón fue que siempre se vio gobernado por sus deseos; veía y si le gustaba lo tomaba sin dudarlo, no medía las consecuencias, simplemente se complacía. Lamentablemente somos así muchas veces, nos dejamos manejar por nuestra carne y pecamos, descendemos cada día más y más. Sería bueno que busques a Dios en las alturas, no desciendas, sube a lo mejor, comienza con un café cada día con Dios.

¿Qué te seduce del mundo?

¿Tus pasos para dónde van, cuesta arriba o hacia abajo?

Pon tu mirada en las cosas de arriba.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email