El pensamiento más auto destructivo es: “creer que somos fuertes y autosuficientes”. No hablo de tener una actitud cobarde, miedosa y de menosprecio a uno mismo, sino a no pensar que sabes todo, que puedes todo y que no necesitas a nadie. Somos seres de comunidad y nos necesitamos mutuamente, no existen los “llaneros solitarios”.

Pensando en mi relación con la familia de Dios, la Biblia dice que somos miembros los unos de los otros y si ocupamos nuestro lugar nutrimos y ayudamos a los demás a crecer. No te sientas fuerte como para dejar de depender de Dios, recuerda que Él es nuestra fortaleza, sin Dios no somos nada. Encuéntrate con Él y busca fuerzas en su presencia.

¿Te crees demasiado fuerte?, recuerda que Israel se sintió fuerte, no dice que en realidad lo fuera. ¿Necesitas fortaleza de Dios?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email