Quiero dejártelo claro: “yo también he sentido que Dios no es justo conmigo a veces”. Nuestra naturaleza siempre nos lleva a pensar que Dios es más benevolente con el que vive sin temor de Él y los que tratamos de agradarle y vivir según sus planes se nos hace todo más cuesta arriba y siempre tenemos problemas. Pero esta es una perspectiva muy humana, quizá porque no vemos el plan completo de Dios y sólo vemos una parte, no vemos el final.

Dios en algunos momentos deja que la maldad del hombre complete su estatura para demostrar que era realmente malvado y no tenía en su mente la idea de hacer algo bueno o que glorifique a Dios y cuando ya está maduro, al igual que a la cizaña, es cortado o castigado. Del mismo modo usa las pruebas para formar nuestro carácter y hacer crecer nuestra fe y acercar nuestras vidas a la de Él para que veamos que no hay nada bueno más que en Él. Pero déjame decirte, no es fácil, lo aprendí del modo más duro, por el camino más doloroso; pero Él es Justo y siempre te da y hace todo con justicia, sólo debes aprender a confiar en Él. Acércate cada día y conócelo más, puede ser mientras tomas un café.

¿Sientes que Dios te trata mal?
¿Le has contado de tu incomodidad?
Derrama ante Él tu corazón.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email