Puede que muchos de nosotros siempre hablamos a otros del amor de Dios o de la obra de Cristo y podemos ser buenos consejeros, pensamos que la verdad está con nosotros, pero la pregunta es ¿Cuánto de eso es guiado por el Espíritu? Otra versión de la Biblia dice: Job 26:4 ¿A quién le has dirigido tus palabras y quién inspiraba lo que salió de ti? (BPD). Es muy fácil hablar, podemos ser hábiles y convincentes con las palabras, pero ¿cuánto de lo que decimos viene de Dios? Intentamos influir en la vida de otros y a veces son puros pensamientos humanos, afectados por nuestras experiencias y hasta por nuestros rencores o dolores del alma; nuestros miedos hacen que tengamos ópticas deformes de la vida y aun de Dios mismo.

Dios nos exhorta a examinar si lo que decimos es guiado por Él o simplemente por mi corazón y razonamiento; si estás influyendo en otros ¿de qué manera lo haces?, ¿son palabras de Dios o sólo mías?; esto me lleva a reflexionar en sobre todo lo que he escrito en estos meses y si realmente sirve para la gloria de Dios, yo espero que sí. El apóstol Pablo dijo: “que tus palabras sean sazonada con sal”. Habla con Dios hoy y toma de Él las palabras que vas a anunciar a otros, que su Espíritu sea el que te guíe, tómate un café y piensa en cómo vas a influenciar a otros.

¿Dios está hablando a través tuyo?
¿Esperas tener la guía del Espíritu antes de hablar?
¿Cómo estás influyendo la vida de tus amigos?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email