La versión de la Biblia Kadosh lo traduce de esta forma y me pareció muy oportuna su forma de explicar este versículo. Si Dios me examinara hoy ¿podría ser exonerado?, ¿estaría todo bien?, ¿podría engañarlo?. Hace unos días fui a hacer la revisión vehicular exigido por la policía de tránsito y uno de los motivos por los que muchos vehículos no pasan dicha revisión es por la emisión de gases contaminantes que emanan sus tubos de escape, para esto algunos tienen que colocar un catalizador que regula y disminuye este efecto contaminante; pero instalar todo este sistema es costoso así que pude ver que algunos mecánicos alquilan el sistema para que puedas pasar la revisión y luego te lo vuelven a quitar y continuas con el problema y contaminación. Es una forma de engañar, ya que si bien para la revisión no tienes el problema, tu aparente solución es sólo temporal para pasar el control de calidad y luego vuelves a tu deterioro, que no sólo es del vehículo sino también moral porque engañas para obtener el permiso de circulación.

La cuestión es: “¿crees que puedes hacer lo mismo con Dios?”. Vimos antes que Dios es omnisciente y puede sacar desde lo más profundo de la oscuridad aquello que estoy ocultando y traerlo a la luz, es más dice Biblia que: “Todo será traído a la luz en el juicio” y la pregunta del libro de Job no puede ser más oportuna: ¿Si El los examina a ustedes, estará todo bien? Creo que al igual que yo sabes la respuesta, la retórica de la Biblia no es para hacerte sentir tonto, sino para que reconozcas que no hay argumento humano que vaya en contra de Dios.

¿Tienes argumentos ante Dios?
¿Tienes cosas que esconder ante Dios?
Acércate a Dios, Él prefiere un corazón contrito y humillado.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email