¿Has tomado alguna decisión que ha traído amargura a otros?, yo sí y me temo que volverá a pasar.
Nuestras decisiones muchas veces son en razón de nuestros deseos y planes; y puede que vayan en contra de lo que los demás quieren.

La pregunta que sigue es: “¿debo hacer las cosas para quedar bien con los demás?”. Obviamente la respuesta es ¡No!, pero a veces nuestras decisiones fuera del plan de Dios traen amargura a los que nos rodean.

Nuestras decisiones deben ser tomadas según los parámetros de Dios y no sólo mis deseos. Conocer su voluntad es lo primordial. Necesitas encontrarte con Él cada día, conocer sus deseos, intenciones y las cosas que le desagradan; necesitas un tiempo a solas con Dios cada día.

Tomate un café, un minuto, un momento con Dios.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email