Necesitamos volver al hecho de que el hogar es el centro, en el plan de Dios, para llevar el Evangelio al mundo. Eso aumenta las responsabilidades para los padres. Ya no podemos ignorar nuestra responsabilidad de discipular a nuestros hijos. El hogar es el centro y la Palabra es suficiente.

En el programa anterior vimos dos fundamentos centrales sobre la crianza de nuestros hijos; estos fundamentos son: la Palabra es suficiente y el hogar es el centro. El día de hoy veremos un tercer fundamento, el Evangelio es necesario. Estamos descubriendo durante esta serie que el Evangelio es la base de nuestras vidas. El Evangelio no es solo algo que escuchamos y por lo que hacemos una oración y seguimos adelante con nuestras vidas. El Evangelio es fundamental en la crianza de los hijos.

Tal vez tú te preguntes: “¿qué tiene que ver el Evangelio con las mamás, los papás y los niños?” y yo te diré que tiene todo que ver con ello. Hay dos razones principales. Primero porque el Evangelio es la única fuente de salvación. Y hablamos en programas pasados, sobre cómo el matrimonio es la unión de dos pecadores horribles y, a medida que pasamos a la crianza de los hijos, quiero recordarles cuando ese bebé aparece, él o ella ese pequeño llegaron con una naturaleza pecaminosa que está absolutamente lista para enfrentarte. No pretendo alterar la belleza de ese momento, pero es una realidad. Tengo que compartir con cualquier padre que me escucha, que su hijo realmente tiene una propensión a pecar. No sé si lo has descubierto, pero es así.

Ellos son propensos al pecado y ¿adivina qué? Tú y tu esposo o esposa también lo son. Si juntas esa ecuación, tienes problemas. Intenta acercarte a eso sin el Evangelio y no tendrás esperanza. Esto es lo que no encontrarás en los libros, conferencias, seminarios y profesionales, no encontrarás el Evangelio, encontrarás diferentes Escrituras arrancadas de su contexto para promover cierta filosofía, pero no encontrarás el Evangelio y el Evangelio es necesario. El Evangelio es nuestra fuente de salvación. La necesidad de nuestros niños es ser salvados de sus pecados. Este es un problema de corazón. Podemos dedicar todo nuestro tiempo a analizar los problemas de comportamiento, podemos dedicar todo nuestro día a mirar exteriormente cómo arreglar esto o aquello, pero este es un problema interno, entonces estamos indefensos en esta imagen de ser padres.

El Evangelio es necesario para nosotros, todos necesitamos nuevos corazones. Nuestros hijos necesitan nuevos corazones y no solo para ser salvados de la pena del pecado haciendo una oración y ya, porque una vez que un niño llega a la fe en Cristo, todavía hay una tendencia a alejarse de Dios, una propensión a desobedecer, es por eso que necesitamos el Evangelio, no solo como nuestra fuente de salvación, sino como fuente de transformación.

Esto está en Efesios 5:18. El contexto en el cual se encuentra este pasaje se basa en el Espíritu Santo. El Espíritu en ti, a través del Evangelio, te transforma. Nuestros hijos deben darse cuenta, de que, como padres, no podemos hacer este trabajo sin el Evangelio en nosotros, sin su Espíritu en nosotros. De la misma manera, no hay forma de que ninguno de nuestros hijos pueda seguir lo que Efesios capítulo 6 dice sin el Espíritu de Dios en ellos. No importa cuánto les enseñemos a ser buenos hasta que el Espíritu Santo les permita ser buenos. Es por eso que necesitamos el Evangelio, por qué necesitamos saturar a nuestros hijos con el Evangelio una y otra y otra vez.  Sí, cuéntales lo bueno que son y ayúdenlos a darse cuenta de su naturaleza pecaminosa y que necesitan a Cristo. No pueden hacerlo por sí mismos. Esto va contra nuestra cultura. Ellos necesitan a Cristo, ellos necesitan el Evangelio diariamente. El Evangelio es necesario cuando se trata de criar a los hijos.

Entonces, basándonos en estos tres fundamentos: la Palabra es suficiente, el hogar es el centro y el Evangelio es necesario, profundicemos en el capítulo 6 de Efesios, veamos cómo estos se desarrollan al observar los mandamientos de Dios para padres e hijos. Verso 1: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”(Efesios 6: 1-4).

Ahora, lo que quiero que hagamos es en realidad trabajar desde la parte posterior de este pasaje, y entonces, vamos a comenzar mirando la autoridad que Dios ha colocado en el hogar, los padres y en nosotros. Entonces, la Palabra de Dios para los padres, y la Palabra de Dios para los niños.

En el versículo 4 está la Palabra de Dios para los padres. En el versículo 4 se menciona: “Padres” que es una palabra que en realidad se usa en el capítulo 11 de Hebreos y en el capítulo 3 de Colosenses para referirse a ambos padres. Ahora, ¿recuerdas lo que vimos al final de Efesios 5? Hay la imagen de un esposo o un padre que es la cabeza en el hogar y que tiene una gran responsabilidad en el hogar. No es cualquier responsabilidad es una responsabilidad de liderazgo.

Entonces, él dice “Padres” y la implicación es, padres, ustedes lideran el camino en esto. Él dice: padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” ¿Cuál es la instrucción para los padres? Comienza con esto, Dios te da hijos por su gracia. La última parte de la instrucción de Efesios 6: 4 es: “sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Y Efesios 6: 1 dice: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.” Toda la imagen gira en torno a Dios y Él ha confiado hijos a los padres. Tus hijos no te pertenecen, pertenecen a Dios y Él nos los ha confiado.

Somos mayordomos, nos han dado una confianza por gracia. No solo nos lo ha confiado su gracia, sino que Dios te da hijos para su gloria. Esto es exactamente lo que vimos en el matrimonio, el matrimonio existe para Dios más de lo que existe para ti. Hoy, criar a un hijo existe para Dios más de lo que existe para ti. Se te ha dado la confianza de criar a un niño para dar gloria a Dios, un hijo que ama a Dios, que lo honra, que ve su vida en el contexto de quién es Dios. Él nos ha dado hijos por su gracia, para su gloria y esto es enorme porque así no es como la cultura que nos rodea percibe la crianza de los hijos.

El objetivo de la crianza de los hijos, de acuerdo con la Biblia, no es ayudar a tus hijos a obtener una buena educación. El objetivo no es que tu hijo tenga las mejores calificaciones, vaya a la mejor universidad y tenga la mejor educación. Ahora no digo que la educación sea mala. Ni siquiera estoy diciendo que no tenemos un papel en alentar a nuestros hijos a ser responsables con las mentes que Dios les ha confiado. Vamos a hablar sobre el papel educativo en la crianza de los hijos en otros programas, pero el objetivo de la crianza de los hijos, acorde con la Biblia, no es ayudar a tus hijos a obtener la mejor educación en el mundo. El objetivo de la crianza de los hijos, no es ayudarlos a que sean grandes atletas. El objetivo no es arrastrar a tus hijos por la ciudad tratando de competir y pasar el rato con todas las otras personas a su alrededor, ganando trofeos que eventualmente acumularán polvo en nuestros sótanos. Esa no es la meta de la crianza de acuerdo con la Biblia.

El objetivo de la crianza de los hijos tampoco es ayudar a tus hijos a tener grandes citas.  Ahora hablaremos más sobre soltería en los próximos programas y abordaremos esto un poco, pero definitivamente diría que el objetivo de la crianza no es ayudar a tus hijos a participar en una práctica de divorcio, donde unen su vida con otra persona en una relación sexual comprometida, exclusiva, muchas veces romántica y solo para detener eso al final del año y seguir con alguien más el próximo año. Esto no es una crianza de acuerdo con la Biblia y no debemos alentarlo a eso. El objetivo de la crianza bíblica no es ayudar a tus hijos a tener una gran carrera y ganar mucho dinero.

No estoy diciendo que todas estas cosas sean malas y deberían evitarse. Estoy diciendo que, esa es la definición mundana de éxito. ¿Quieres ver a un adolescente exitoso en el mundo? Mira a un tipo que es un gran atleta, inteligente, que tiene una gran novia y que se dirige a una gran universidad para tener una gran educación, para hacer una gran vida. Él tiene las cosas resueltas. Y nuestra cultura nos está vendiendo, incluso en la iglesia, una lista de productos que dice que nuestros hijos necesitan tener en este mundo y no es verdad, no es cierto.

Aquí es donde esto es tan sutilmente peligroso porque como padres, podemos decirles a nuestros hijos que obtengan buenas calificaciones, que practiquen para ser buenos en los deportes, que trabajen duro para aprender este o aquel instrumento, que los videojuegos que les hemos comprado en los que pasan horas jugando han sido buenos y llevarlos por toda la ciudad jugando fútbol y tomando clases de gimnasia y todo lo demás. Les decimos que deben ir a la universidad y obtener un buen título, un buen trabajo y ganarse la vida. Les estamos enseñando todas estas cosas. Los sumergimos en todas estas cosas todos los días, pero a lo largo del camino no les enseñamos a servir a Dios. Y que Dios nos ayude si nuestra respuesta es decir que vamos a dejarlos en la habitación de los niños o en el grupo juvenil de la iglesia para que hagan eso por nosotros.

No. Esta no es la meta de la crianza bíblica. Este es nuestro objetivo en la crianza de los hijos y no podemos lograrlo si estamos sumergiendo nuestras cosas en este mundo. Si a los padres les apasiona más enseñarles a sus hijos cómo jugar fútbol en lugar de enseñarles cómo estudiar la Biblia, nos hemos perdido el objetivo. Si las madres son más apasionadas sobre enseñar a sus hijas a maquillarse que la feminidad bíblica y la belleza inmaculada de un espíritu apacible y calmado, entonces nos hemos perdido el punto, y el peligro es que algún día, nuestros hijos e hijas estarán ante Dios en el cielo con todas estas cosas que les hemos dicho que son importantes. Y cada una de esas cosas se va a quemar en el fuego y nuestros hijos e hijas van a presentarse como mendigos delante de Dios y será por nosotros.

No sumerjamos a nuestros hijos en imágenes mundanas del éxito de tal manera que se vuelvan insensibles a las imágenes piadosas del éxito y no tengan ningún deseo porque no tienen fama, no tienen dinero y no tienen lo que hemos exaltado como una buena vida. El objetivo de la crianza de los hijos no es ayudar a sus hijos a obtener una excelente educación, ser un gran atleta, tener grandes citas, una gran carrera o ganar mucho dinero. El objetivo de la crianza de acuerdo con la Biblia es ayudar a tus hijos a lograr una gran comisión bíblica, esa es la meta de la crianza de acuerdo con la Biblia.

Así que espero que puedas acompañarnos en nuestro próximo tiempo juntos y aprender bajo la maravillosa guía de la Palabra de Dios, que debemos hacer como padres para guiar a nuestros hijos a amar a Dios por sobre todas las cosas. Que Dios te bendiga.