Hola amigo, amiga quiero hacerte una pregunta: ¿cómo no malgastamos nuestra soltería? Hoy quiero darte cuatro razones por las que podemos deleitarnos con la soltería y avanzar a través de ello.  

Número uno, debido al tiempo en que estamos, debemos deleitarnos de nuestra soltería. Toma tu biblia y acompáñame a 1 Corintios capitulo 7, versículos del 25 al 28, ahí Pablo da un cargo a los que no están casados, él dice: “Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está“. Versículo 28: “Mas también si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no peca; pero los tales tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar“. Ahora, Pablo no está degradando el matrimonio, él está diciendo que hay una crisis presente: la persecución y la perversión.  

Esto es lo que quiero decir con esto, creo que las Escrituras nos dan una idea del contexto en que todo esto sucedía. En el primer siglo existía una crisis de persecución presente, Corinto no era un lugar fácil para ser un seguidor de Cristo. Pocos años después de esto, Nerón comenzó a tomar cristianos y alimentar animales con ellos. Tomaba cristianos y los quemaba vivos en cruces. Durante el primer siglo, la persecución fue muy fuerte y, por ende, durante este tiempo no fue fácil ser un seguidor de Cristo.  

Si miras 2 Corintios capítulo 11, versículo del 22 al 28, vas a ver toda la persecución que sufrió Pablo. Si él hubiera tenido una esposa, esto no hubiera sido nada fácil para ella, vivir en persecución y perversión, vivir en una cultura, donde la gente se entrega a todo tipo de inmoralidades, una situación nada fácil para una familia. Entonces… ¿eso significa que mientras las cosas sean difíciles, entonces no deberías casarte? No. De lo que Pablo está hablando es del hecho de que estamos esperando ansiosamente una esperanza eterna. Escucha 1 Corintios 7 el versículo 29, esto dice: “Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa“. ¿Qué quiere decir Pablo con eso?  

Sígueme aquí porque esto va en contra de la eterna imagen romántica del matrimonio que tenemos. Pablo dice que incluso el matrimonio es parte de este mundo que está desapareciendo. Regresa a Mateo capítulo 22, versículo 30 y verás que Jesús dijo: “Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento“. En otras palabras, el matrimonio es maravilloso, Dios lo ha diseñado y es parte de este mundo, pero está desapareciendo. Y hay otro matrimonio que te está esperando en el cielo, para que todos nosotros, estemos casados ​​o solteros, estemos un día en la fiesta de bodas del Cordero y Él sea nuestro esposo, nosotros su novia y experimentemos su gloria, su belleza, su amor y su intimidad en perfecta armonía para siempre. Esta es una imagen que tenemos de la eternidad. 

Y lo que dice aquí es que no olvides que tenemos que conseguir esto. Incluso los matrimonios que alaban a Dios son parte de este mundo que está desapareciendo. Nuevamente, Jesús y Pablo no están degradando el matrimonio, no están diciendo que no es importante. Ambos elevan el matrimonio, pero lo mantienen en la perspectiva adecuada porque durante los próximos 50 mil millones de años experimentarán el matrimonio con su Salvador. Y al final de 50 mil millones de años será como el primer día que se conocieron y lo experimentarán más y más y, como resultado, no necesitan arrepentirse por perder algo aquí que el mundo dice que necesitas.  

Dios dice que tienes una esperanza eterna; personas casadas o solteras, tienen una eterna esperanza para la que vivimos. Y como resultado, debido a los tiempos actuales, Pablo dice que es bueno no casarse. No solo por los tiempos en que estamos, sino por la misión en la que estamos. El tiempo es corto, tu vida es una niebla, estás aquí por un segundo y luego te vas. Él dice que las personas que nos rodean estamos viviendo una misión. La carrera de Pablo después de hablarle a la gente acerca de Cristo, es lo mismo que Jesús dijo en el capítulo 19 de Mateo cuando habló de ser eunucos por el bien del reino.  

Esta es la razón por la que necesitábamos pasar por todo eso de la creación al principio. Necesitamos darnos cuenta de que nuestras vidas, están destinadas a ser reproducidas, a multiplicarse, pero eso no ocurre principalmente a través del nacimiento físico. Sucede, principalmente, a través del nacimiento espiritual. La misión en la que estamos es que estamos viviendo para un patrimonio eterno.  

Tú no ves Génesis capítulo 1, versículo 28 en el Nuevo Testamento: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra”. No es que tener hijos sea malo, obviamente no es malo, es por eso que vimos en el Nuevo Testamento que tener hijos es muy importante. El peligro es que hay una tentación para los solteros al ver que los padres tienen hijos y multiplican la Palabra en su hogar y tú puedes pensar: “¿cómo voy multiplicar la palabra si no tengo hijos?” 

Y ante eso, solo te puedo decir que no tenemos Génesis 1 repetido en las Escrituras, pero si tenemos en Mateo capítulo 28 una dirección haz discípulos en todas las naciones”. Nuestro principal legado no es físico. Nuestro legado es espiritual, para toda la eternidad, y la belleza que las Escrituras nos ofrecen a cada uno de nosotros pero especialmente a los solteros, es que, si no se casan nunca y no tienen hijos e hijas en esta vida, Dios ha diseñado tu vida para que un día te inclines ante el trono con hijos e hijas de cada tribu, pueblo, idioma y nación que están allí por tu vida y tu impacto sobre ellos, a quienes has llevado a Cristo, y juntos le cantarán alabanzas y se regocijarán en la soltería que Dios les ha confiado por el bien de salvar muchas vidas. ¿Hay alguna meta más grande que vivir para esto? Claro que no, no hay un objetivo mayor que ese. 

Un legado, una herencia que Dios nos da, que Dios le dio a Pablo, a Lidia, a Francisco de Asís, a Tomás de Aquino, a Amy Carmichael, a Juana de Arco, a John Stott, a CS Lewis que no se casó hasta los 57 años. Todas estas personas cuyas vidas contaron para la gloria de Cristo y la salvación de muchas personas, no a pesar de su soltería o debido a su soltería, sino por medio de su soltería, Dios ha diseñado la soltería para deleitarnos por la misión en la que estamos y por la herencia por la que vivimos.  

Entonces, ¿cómo no derrochar esto? 1 Corintios 7 dice: Asegúrate de dar tu vida por un patrimonio eterno, así que, la tercera razón por la que nos deleitamos en la soltería es porque no queremos distraernos en nuestros afectos. El versículo 32 dice: “Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor“. Nuevamente, Pablo no está diciendo aquí a esos pobres hombres casados ​​que tienen que lidiar con sus esposas. O esas pobres mujeres casadas que tienen que lidiar con sus maridos. Eso no es lo que Pablo está diciendo. La imagen es que el matrimonio, porque es parte de este mundo, es un lazo más para este mundo y por eso es bueno decir a los solteros, que es bueno ser libres y no distraídos de estas cosas.  

Ahora que estaba viendo eso, no pude evitar pensar que el adversario todavía está en el negocio de distraer a los solteros. Puede que no estés relacionado con el matrimonio, pero los asuntos de este mundo se destacan en 1 Corintios capítulo 7, veamos algunos de ellos.  

Primero, Pablo advierte y dice que debemos protegernos contra los deseos sexuales impíos. Esto es una distracción Él lo repite una y otra vez, especialmente al comienzo del capítulo 7, versículo 2 y versículo 9. En realidad, esta al final de 1 Corintios capítulo 6, versículo 18 donde dice: “Huid de la fornicación“. Y hoy vivimos en una cultura donde las personas dicen que, así como necesitas alimento para tu estómago, necesitas sexo para tu cuerpo. Esa también es la imagen que había creado esta inmoralidad desenfrenada en Corinto y ahí Pablo entra en escena y dice que el deseo sexual se cumple solo en el contexto del matrimonio.  

La imagen que tenemos es que Dios ha diseñado el matrimonio como el único cumplimiento del deseo sexual en nuestras vidas, y la tragedia es que muchos de nosotros, muchos adolescentes, muchos solteros no lo comprendemos. Dios ha diseñado deseos sexuales para que se cumplan solo en el pacto del matrimonio. Y cualquier cumplimiento de esos deseos fuera de ese pacto destruye el diseño de Dios. 

Estamos desesperadamente necesitados de seguidores únicos de Cristo que se levanten en esta cultura y desenmascaren la mentira cultural que dice que puedes obtener la satisfacción sexual donde sea y cuando sea. Una mentira cultural que incluso dice que el sexo es bueno para tu vida y lo necesitas, independientemente de si estás o no en matrimonio. Y Jesús muestra que eso no es verdad, Él vive en ti y quiere capacitarte. No digo que sea fácil, no digo que Pablo diga que es fácil. En realidad, Pablo dice que es difícil mantenerse puro, pero también dice que debes evitar cumplir tus deseos sexuales en algo que esté fuera del contexto del matrimonio. Protégete de los deseos sexuales impíos y protégete de los deseos egoístas impíos. 

Quiero que escuches esto, Jhon Stott, un teólogo dijo: “A parte de la tentación sexual, el mayor peligro que creo que enfrentamos como solteros es el egocentrismo”. Podemos vivir solos y tener total libertad para planificar nuestro propio horario sin nadie que lo modifique o incluso darnos consejos si no tenemos cuidado, podemos encontrar todo el mundo girando alrededor de nosotros mismos. Y quiero ser cuidadoso aquí, no digo que es hora de dejar de ser egocéntrico, pero quiero compartir contigo dos citas de libros populares sobre soltería cristiana, libros supuestamente cristianos y quiero que escuches la ideología, la filosofía que prevalece en el mundo. Escucha la primera cita: “La soltería es un estado de existencia. Es una condición para alentar, afirmar y mantener la propia integridad como un yo. Está dispuesto y aprendiendo a ser cada vez más consciente de sí mismo, auto conservador, auto afirmativo, auto cumplido y autónomo”. 

Otro libro es un manual para pastores de adultos solteros y dice que: “la iglesia tiene un papel en ayudar al adulto soltero a tomar conciencia y aceptarse a sí mismo. El objetivo es convertirse en vencedores de baja autoimagen. La iglesia puede ayudar al individuo a aprender cómo comprometerse a sí mismo, ya sea que se trate de asesoramiento individual o grupal, el resultado del trabajo debe encontrarse en el principio de la autoestima” y quiero decir, basándome en lo que vemos en las Escrituras, que eso es una mentira que dice que todo se trata de construir uno mismo y, por lo tanto, la soltería es maximizar el yo.  

La soltería de acuerdo con las Escrituras es morir a sí mismo, no se trata de construir estima, se trata de aumentar la estima de Dios en tu vida, su diseño en tu vida y eso es bueno para ti mismo. Es bueno para uno mismo, pero está enfocado en Dios. Entonces, la soltería es un momento para preguntar a Dios: “¿cómo puedo usar lo que me has confiado para tu gloria?”. La soltería no se encuentra en la búsqueda de todos los placeres y ambiciones de este mundo, la soltería es un momento para buscar exaltar el nombre de Dios con la libertad que Él nos ha dado. 

Que Dios te bendiga.