Amigos, que bendición estar junto a ustedes a través de este programa “La Biblia Dice Presenta” Hemos estado estudiando sobre las implicaciones del evangelio en nuestros diversos roles familiares, vimos cómo se debe evidenciar el evangelio en nuestro matrimonio, en nuestro rol de padres y en nuestro rol de hijos, y es precisamente de lo que quiero que hablemos este día.

En el Antiguo Testamento la Biblia habla sobre desobedecer a tus padres como equivalente a la traición y la adoración de ídolos. Al final de Romanos 1 la desobediencia a los padres figura en una lista de pecados atroces, pecados horribles. Dios toma esto muy en serio y lo que esto significa es que, si desobedeces a mamá o papá, estás desobedeciendo a Dios. Si decides ir en contra de mamá y papá en un asunto, entonces has decidido ir contra Dios en ese asunto.

Es por eso por lo que dice Efesios 6 obedezcan a sus padres, honra a tu padre y madre porque esto es extremadamente importante para Dios. Vuelve la mirada al Antiguo Testamento a los Diez Mandamientos y verás que este es el primer mandamiento. Los primeros cuatro mandamientos se refieren a nuestra relación con Dios. Los siguientes seis tratan sobre nuestras relaciones entre nosotros. Pero este es el primero, está en la parte superior de la lista. Esta antes que no mientas, no robes, no asesines, lo más importante es obedecer a tus padres. Obedece a tus padres.

Ahora esto es pesado y plantea la pregunta, bueno, ¿por qué? Y quiero recordarte la gravedad de esto. Te prometo que los mayores remordimientos en mi vida son los momentos en que he desobedecido o faltado el respeto a mi papá o mamá, pero nunca me he arrepentido de haberlos obedecido. Hay una razón para eso. Es por la promesa que está en el capítulo 6 de Efesios. “para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. Doble promesa. A medida que honramos a Cristo con nuestras relaciones como hijos y padres, Dios dice que va a satisfacer sus vidas. Te irá bien. Dios les dice a los niños en Efesios 6 obedezcan a sus padres no solo por mí, sino por ustedes. Esto es algo realmente bueno para ti. Dios te hizo, Dios sabe lo que es mejor para ti. Éstas son las buenas noticias. Dios no arruinará tus años de adolescencia. Él no quiere arruinar tu vida.

La naturaleza pecaminosa está en el centro de lo que eres y quiere alejarte de la satisfacción que Dios ha diseñado para ti, así que vive con este miedo a lo que Dios ha dicho que es correcto y estarás satisfecho. Tendrás una satisfacción que es mucho mejor que cualquier otra cosa en el mundo. No será una satisfacción temporal como todo en el mundo. Será una satisfacción eterna, caminar con el Dios del universo. Él dice que te irá bien y luego dice que podrás disfrutar de una larga vida en la tierra. Ahora bien, esto obviamente está abierto a interpretaciones erróneas si lo arrancamos de su contexto en el Antiguo Testamento. Esto no significa que, si obedeces a tus padres, vivirás hasta los 80 años y que alguien que no obedece a sus padres morirá cuando sea joven. No, esa no es la imagen aquí.

Este mandamiento y esta promesa fueron dados al pueblo de Dios. Y Él les dijo que esta es la imagen de la familia y que lo honraría en esto; los niños obedecen a sus padres. Los padres aman, dirigen, disciplinan y entrenan a sus hijos y les irá bien y vivirán mucho tiempo en la tierra. En otras palabras, tu vida y la Palabra que transmites de una generación a otra, continuarán generación tras generación.

Toma Efesios 6 extremadamente en serio para que la Palabra se transmita de generación en generación y la Palabra de Dios no se detenga contigo. Así que padres, madres, Dios dice que, “si vives así traeré satisfacción a sus vidas y segundo multiplicaré tu legado. Multiplicaré tu legado y la Palabra seguirá viva contigo a través de ti, seguirás viviendo a través de tu familia, pero no sobrevivirás como pueblo si no haces esto en tu hogar”. No sobrevivirás como pueblo si no haces esto en tu hogar. Ahora no estoy diciendo que la iglesia desaparecerá por completo. No va a desaparecer, La Palabra de Dios continuará hasta el final. No hay dudas sobre eso. Pero si estamos o no involucrados en eso y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos están involucrados en eso tiene todo que ver con la forma en que interactuamos con nuestros hijos en nuestros hogares en este momento. Así que esto es lo que quiero que hagamos. Quiero que, en la intimidad de tu habitación, te tomes un momento para hacer una oración.

Esto es lo que quiero pedirte que hagas niño, adolescente y estudiante. Quiero invitarte a que tomes un momento de tu día y hagas una oración por tus padres y específicamente por tu relación con tus padres. Ora por ellos y ora por tu relación con ellos basado en el capítulo 6 de Efesios. Padres deseo invitarlos a tomarse unos minutos para hacer una oración por tus hijos, una oración por tu relación con tus hijos. Ahora, sé que hay muchos padres que quizás no tengan hijos. Es posible que Dios no te haya dado hijos biológicos en este momento, al mismo tiempo, quiero que sepas sin lugar a duda que hablaremos de esta imagen, especialmente cuando entremos en el Nuevo Testamento, vamos a hablar de esto, hay una imagen fuerte de niños espirituales, personas en tu vida que tiene ese tipo de impacto, así que quiero alentarte a orar por ellos. O tal vez, a hacer una oración en nombre de los padres y niños que conoces que están a tu alrededor. Tal vez tus padres no conocen a Cristo, quiero invitarte a orar por ellos y quiero que hagas esa oración diciendo que quieres que Efesios 6 sea una realidad en tu hogar.

Así que, no desperdicies tu tiempo libre viendo programas de televisión, toma esos espacios libres y levanta una oración al Dios todopoderoso suplicando su asistencia en este tema tan complejo como lo es, la educación a tus hijos y la obediencia a tus padres.

Entonces, en ese sentido te invito a que vengas conmigo al capítulo 7 de 1 Corintios, entendiendo la importancia de honrar a nuestros padres y tener una sana relación en nuestro entorno familiar, debemos permitirle a Dios mostrarnos su propósito de la soltería a través del Evangelio. Hace poco más de cien años, aproximadamente el 90% de las personas dijeron que más del 90% de la población adulta de los Estados Unidos estaba casada. La mayoría de las personas se casó joven. El divorcio era poco común y ser un adulto era casi sinónimo de estar casado. La soltería era muy rara. Un poco más de cien años después, casi la mitad de la población adulta no está casada, algunos nunca han estado casados ​​y otros son viudos, algunos son separados o divorciados. Las personas se quedan solteras por más tiempo, se casan más tarde y el resultado es que cuando ves a la población adulta de los Estados Unidos de América hoy, ves la soltería y el matrimonio casi en pistas paralelas.

Entonces, la pregunta es, ¿qué pensamos sobre esto? ¿Es esto algo bueno? ¿Esto es malo? ¿Cuál es la causa de esto? y, lo más importante, ¿cómo aborda la Escritura la soltería? y espero que la respuesta que encontremos hoy sea mejor que la que la iglesia ha dado en los últimos años. Hemos hablado de cómo vas a la librería cristiana y ves una multiplicidad de libros sobre el matrimonio y la familia. Todo tipo de libros sobre matrimonio y familia. Muy pocos libros sobre la soltería y, los libros sobre soltería que sueles encontrar hablan sobre cómo encontrar el marido adecuado o la esposa adecuada. Y lo que es interesante es el contenido de estos libros. Cuando miras el contenido de los libros sobre el matrimonio, lo que encontrarás con mayor frecuencia es que, ninguno casi ninguno de esos libros hace un argumento de que el matrimonio es algo bueno. Se presupone que el matrimonio es algo bueno.

En su lugar, todos hablan sobre los problemas que existen en el matrimonio y si tienes problemas en el matrimonio, se supone que debes consultar estos libros y descubrir cómo lidiar con los problemas. Pero cuando miras los libros sobre soltería, encuentras una imagen diferente. Muchos de ellos casi diagnostican la soltería como un problema y la solución para el problema es ¿qué? Bueno, el matrimonio y por eso resuelves el problema al darse el matrimonio y luego, una vez que te casas, puedes enfrentar todos estos problemas e ir a comprar estos libros para ayudarte con esa parte del proceso y así es como funcionan las cosas. Y lo que estamos a punto de leer en las Escrituras no da ese tipo de respuesta. En lugar de eso, estamos a punto de leer algunos versículos asombrosos del apóstol Pablo, quien escribió gran parte del Nuevo Testamento y él va a hablar acerca de cómo la soltería es preferible.

Pablo va a decir algunas cosas que parecerán bastante extravagantes en nuestra cultura actual; eran extravagantes en la imagen del primer siglo y lo son hoy también.  Y ahora, hay algo que quiero decirte, en la cultura de nuestra iglesia, el tipo que está escribiendo 1 Corintios capítulo 7 sería marginado, por decir lo menos, muy seguramente murmurarían de él cosas como: “¿Cuál es la razón por la que estás soltero? ¿Es por su aspecto? ¿Es porque su vida social no es tan fuerte? Quizás él no es inteligente. Tal vez sus estándares son demasiado altos. ¿Cuál es su orientación sexual?”

Y déjame decirte algo, Pablo permaneció soltero, así que, ¿haremos también este tipo de preguntas sobre Pablo?, ¿por qué está solo? Como si la soltería es un problema que no debería estar presente en la vida de Pablo y eso no es en absoluto cómo las Escrituras van a abordar la soltería. Pablo está resonando en todo el capítulo 7 de 1 Corintios. Estoy soltero, no porque algo esté mal. Estoy soltero porque algo es extremadamente correcto en mi vida y en mi relación con Dios.

Y lo que quiero que hagamos es que destapemos el Evangelio y su efecto sobre la soltería. Tal vez pienses: “¿Qué quieres decir con Evangelio y soltería?” Y quiero que vean cómo el Evangelio realmente transforma la visión de la soltería y necesito que me prestes atención aquí. Solteros y solteras, necesito que me atiendas. Sé que no soy soltero, tenía 21 años cuando me casé cuando salía de la universidad cuando Heather invadió mi vida de una manera muy buena. No sé si ese fue el término más apropiado, pero ella entró en mi vida y no estuve soltero por mucho tiempo y de ninguna manera quiero suponer que sé todo sobre la soltería. Sé que, entre quienes me escuchan, hay hombres y mujeres en sus 20, 30, 40, 50, 60, 70 que nunca han estado casados.

Sé que hay solteros que han pasado por el divorcio. Sé que hay padres solteros. Sé que hay hombres solteros y mujeres solteras cuyos esposos o esposas fallecieron hace poco, o tal vez hace mucho tiempo. De ninguna manera quiero suponer que sé las diferentes circunstancias que se pueden dar. Mi única esperanza es presumir de saber lo que dice la Palabra y orar para que Dios tome esta Palabra y la aplique apropiadamente a tu corazón y a tu vida. Y para ese fin quiero pedirte que te quedes conmigo y quiero pedirte a ti hombre y mujer casada que te quedes conmigo. Estos no son programas para desconectarte porque se trata de soltería.

Necesitamos desesperadamente recuperar la mejor forma de alentar, apoyar y servir juntos con hermanos y hermanas solteros como familia de fe. Necesitamos desesperadamente hacer eso y este mensaje es para ti también. Esta serie de programas son para ti, así que, por favor acompáñanos en este estudio sobre el Evangelio y la soltería, donde podremos conocer los maravillosos planes de Dios a través de la soltería. Nos volveremos a ver en nuestro próximo programa. Que Dios te bendiga.