Hola amigo, amiga oyente, que gusto tenerte junto a nosotros en este maravilloso estudio sobre el evangelio y la masculinidad. Así que, no perdamos más tiempo y acompáñame al salmo 128 verso 3, esto dice: “Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa”. “Una esposa es un tesoro que debe ser apreciado”. Y de manera similar, tus hijos serán como brotes de olivo alrededor de tu mesa.  

Aquí hay una verdad que quiero resaltar, los niños son un regalo para ser nutridos. Como brotes de olivo alrededor de la mesa. Las plantas de olivo eran extremadamente importantes en esos días, tenían muchos usos diferentes: usos medicinales y nutricionales, y la imagen aquí es de una planta de larga duración en su impacto. Las plantas de olivo tenían mucha longevidad, pero la imagen en el Salmo 128, son los brotes de olivo, no las plantas. Los brotes todavía están creciendo, aún están en desarrollo.  

La imagen en este verso es la de un impacto duradero en una esposa e hijos debido a la influencia de un hombre que teme a Dios y camina con Dios. Y esta es la imagen a la que seguimos volviendo una y otra vez en toda esta serie cuando miramos a la familia. Miramos desde el principio de la Escritura y todo el tiempo, una y otra vez a Dios en su gracia soberana, en su sabiduría soberana, estableciendo a un hombre: esposo y padre, como líder de una casa, como cabeza de un hogar. Y esta es la realidad con la cual las Escrituras nos confrontan. Hombres, como tú y yo, lideraremos nuestros hogares, entonces, la pregunta que surge es: ¿cómo lideraremos nuestras casas?  

Inevitablemente, las marcas de nuestro liderazgo estarán en nuestros hogares. Entonces, la pregunta no es si vamos a influenciar en nuestra esposa, la pregunta es: ¿cómo vamos a influenciar en ellas? La pregunta no es si seremos ejemplos para nuestros hijos, la pregunta es: ¿qué tipo de ejemplos vamos a ser para nuestros hijos?  

Y ante eso, la respuesta que la Biblia nos da es desarrollando brotes de olivo alrededor de tu mesa; amándolos, guiándolos, nutriéndolos. Y hay muchas maneras diferentes de hacer esto, y yo tuve la oportunidad de conocer algunas de ellas a través de la vida de mi padre, tantas maneras diferentes en que nos nutrió y enseñó. Mi padre invirtió su vida en nutrir a sus hijos, él dio su vida por ese propósito.  

El favor de Dios se encuentra en el temor de Dios y la sabiduría de Dios se encuentra en la Palabra de Dios. Mi padre me enseñó que una esposa es un tesoro que debe ser apreciado y que los niños son un regalo para ser nutridos. Estas verdades fluyen juntas y hablan sobre una vida de un hombre temeroso de Dios.  

Hay una verdad más que este salmo nos muestra y que también la pude evidenciar en la vida de mi padre, él me enseñó que la vida que cuenta fluye de la presencia de Dios. Ven conmigo al Salmo 128: 5, esto dice: “Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida”. ¿De qué trata todo eso de Sion? Bueno, está haciendo referencia a Jerusalén, específicamente al templo, donde la gloria y la presencia de Dios habitaban entre su pueblo. Por eso viajarían a Jerusalén. Porque si quieres encontrar y experimentar la presencia y la gloria de Dios en el Antiguo Testamento, entonces vas al templo, y esto era un gran problema. Y aquí es donde el Evangelio cambia radicalmente la imagen de las familias. Cuando se trata de este tipo de viaje, la realidad es que llegas al Nuevo Testamento y ves que Jesús muere en una cruz, se levanta de la tumba y envía su Espíritu y, de repente, nuestros cuerpos son el templo del Espíritu Santo, por lo que ya no debemos realizar ningún viaje para encontrar la presencia de Dios, ¡Alabado sea Dios!  

Así que, hombres, esposos, padres, el Evangelio cambia radicalmente su papel y mi papel en mi hogar. Ahora ya no reunimos a la familia y hacemos un viaje a Jerusalén para que podamos encontrar la presencia y la gloria de Dios y ciertamente no ponemos a los niños en el auto todas las semanas y vamos el domingo a un edificio para encontrar la presencia y la gloria de Dios, esa es la fe y la religión del Antiguo Testamento, pero no es la fe del Nuevo Testamento. Ahora, cada hombre, esposo o padre que ande y conozca a Cristo, lleva la presencia y la gloria de Dios a su hogar. ¿Quieres que tus hijos y esposa encuentren la presencia y la gloria de Dios? Entonces levántate y muéstrales.  

La bendición de Dios, fluye de la presencia de Dios y, hombres, la presencia de Dios, la gloria de Dios tiene que fluir de nuestras vidas, somos su templo, debemos permitir que la presencia, la gloria y la bendición de Dios fluya de nosotros.  

Mira, mi papá me enseñó un sinnúmero de actividades, pero antes de que hiciera cualquier cosa, mi papá me enseñó a orar. Él me enseñó a experimentar la presencia de Dios en tiempos de oración familiar. Esta es la imagen que nosotros los hombres, los esposos y los padres debemos construir para dirigir un hogar; busca a Dios, disfruta, experimenta la gloria y la presencia de Dios en el hogar, no solo en la iglesia, esa no es la realidad del Nuevo Testamento, nosotros somos la iglesia. La iglesia está en el hogar. La iglesia es tu familia experimentando la gloria en la presencia de Dios allí en tu hogar. Entonces yo te pregunto: ¿cómo puede ser esto una realidad en tu hogar?, ¿cómo puedes permitir que la presencia y la gloria de Dios fluya de ti hacia tus hijos y tu esposa a lo largo de toda tu casa? 

Esto nos lleva a esta próxima verdad, la vida que vale. Avanza en el Evangelio de Dios. No es solo la presencia de Dios saturando un hogar, sino el efecto de esa saturación en el pueblo de Dios. La vida que vale avanza en el Evangelio de Dios. Escucha lo que dice al final del versículo 5: “Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida“. Aquí es donde el alcance del Salmo 128 simplemente se amplía y ya no se trata solo de una familia, no solo de un hombre, su esposa y sus hijos. La imagen es la prosperidad y la bendición de Dios en todo el pueblo de Dios. Eso es lo que significaba Jerusalén. ¿Quieres ver la bendición de Dios en el pueblo de Dios? Mira a Jerusalén. De esto se trata el Libro de Esdras y Nehemías. La reconstrucción del templo en Jerusalén. La reconstrucción de los muros. ¿Por qué? Porque quieren que la bendición de Dios se restaure allí entre el pueblo de Dios y, como resultado, mostrar el carácter de Dios a todas las naciones. 

Así que la imagen aquí, es la de un hombre que es bendecido en su hogar, con su esposa y sus hijos de tal manera que construye la comunidad de fe y muestra el carácter de Dios en el mundo. ¿No es esta la gran necesidad de nuestro día? Hombres, esposos y padres, debemos llevar esposas e hijos a experimentar la presencia de Dios en el hogar, la gloria de Dios y la Palabra de Dios fluyendo y saturando en el hogar de esa manera. Cuando eso sucede en familias individuales, una comunidad surge, una comunidad que es fuerte, que se construye y que muestra el carácter de Dios en todas las naciones. Avanzando en el Evangelio de Dios con un pueblo temeroso de Dios que crece cada día. 

Es por eso que estamos liderando a nuestras familias, por el bien de nuestras esposas e hijos, pero no solo por el bien de ellos sino también por el bien de la iglesia. Y no solo por el bien de la iglesia sino por el bien del carácter de Dios expuesto a un mundo perdido y agonizante.  

Estaba mirando correos electrónicos y cartas que papá me había escrito y él me escribió un correo cuando estaba luchando la situación de conflicto en la iglesia y yo quiero que escuches lo que estaba motivando su pensamiento. Él escribió: “David, mi responsabilidad es hacer todo lo que pueda para influenciar a aquellos sin Cristo para que vengan a Cristo. Si esto significa que debo perder o ser perjudicado en el proceso, no debería pelear, sino aceptar la fe de que, mientras sea un testigo positivo, estoy en el lado correcto”. ¿Oyes la imagen del Salmo 128 allí? Se trata de la gloria de Dios que se muestra desde la iglesia hacia el mundo. “Mi responsabilidad es hacer todo lo que pueda para influenciar a aquellos sin Cristo para que vengan a Cristo”. Esta es la responsabilidad de un esposo, un padre; el hombre debe dirigir un hogar para mostrar el carácter de Cristo al mundo para edificar la iglesia y la comunidad de fe. Hombres, esta es una causa por la que vale la pena levantarse.  

Entonces, ¿nuestros hijos, aprenden de nosotros cómo avanzar en el Evangelio? Hagamos que nuestros hijos escuchen de nosotros cómo compartir el Evangelio. Hagamos que nuestras esposas vean en nosotros cómo compartir el Evangelio, cómo proclamar el Evangelio. Esto es mucho más importante que enseñar a patear la pelota.  

Cómo avanzar en el reino, cómo construir la iglesia. Estas son las cosas que valen la pena. La vida que cuenta fluye de la presencia de Dios y avanza al Evangelio de Dios, el reino de Dios y la vida que vale multiplica la gloria de Dios. Esta es la última parte del versículo 6: Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel“. Esta es la bendición del hombre. En el Salmo 128 tienes a un hombre que está rodeado, alrededor de la mesa, por estos brotes de olivo, que están dando fruto y alrededor de esas plantas de olivo vienen más brotes de olivo. Y la bendición de Dios se muestra en el privilegio que confía a este hombre, del Salmo 128, que tiene la oportunidad de ver ante él, el legado que ha transmitido, no solo a sus hijos e hijas, sino a sus nietos. Y el legado de la Palabra de Dios y el temor de Dios se transmiten a una generación completamente nueva indirectamente a través de él. Esta es una increíble imagen de bendición. Es mucho más grande que cualquier cosa material, es la inversión de nuestras vidas y las vidas de quienes nos rodean: nuestra esposa e hijos, para que nuestras futuras generaciones experimenten la bendición de Dios y caminen juntos en el temor de Dios. Que vivas para ver a los hijos de tus hijos. 

¿Puedo ser completamente honesto contigo? Esta es la parte del Salmo 128 con la que más lucho. Es una imagen increíble de la bendición de Dios y veo tanta evidencia de eso en la vida de mi propio padre, pero la realidad es que él no vivió para ver a sus nietos. ¿Esto significa que se perdió la bendición de Dios? No lo creo y aquí está el porqué. Dios recibe gran gloria en el hombre que ama y sirve a su familia y el fruto de la vida de ese hombre no es solo evidente en este mundo. El fruto de la vida de ese hombre es tal, que lo lleva al mundo por venir y la realidad es que mi padre no vivió para ver a estos dos preciosos hijos míos, pero oro para que la gloria de Dios se multiplique en mi vida, y en toda la iglesia. Oro para que se multiplique en lugares en los que Dios me da el privilegio de ir, servir, enseñar y entrenar y oro para que finalmente se multiplique en las vidas de mis dos hijos. Esta es la vida que cuenta.