Hay tanta falta de enseñanza sobre el divorcio en la iglesia de hoy en día, y como resultado, existe una ola de divorcios que no conocen sobre los planes de Dios acerca del matrimonio. Ante eso, la Biblia dice que, si estás divorciado por motivos ajenos a lo que las Escrituras nos han dado, entonces eso es pecado y volverse a casar en ese momento también es pecado, eso se equipará con el adulterio. Solo si tenías motivos bíblicos para el divorcio, y tú eras el cónyuge no adúltero y tu cónyuge era persistente en el adulterio y el divorcio no arrepentido, entonces el nuevo matrimonio es una posibilidad. Y la imagen de un cónyuge creyente que ha sido abandonado por un cónyuge incrédulo, entonces el nuevo matrimonio es una posibilidad.  

Mira, Dios creó el matrimonio y Él odia el divorcio, Él regula el divorcio. Pero, Dios redime el divorcio. Si estás divorciado, quiero hablar contigo, sé que hay heridas en tu vida que han sido descubiertas. Sin embargo, ruego porque las verdades que hemos visto en el transcurso de esta serie, hayan traído sanidad a tu vida. Estas palabras son difíciles porque la devoción de Cristo a su novia es muy seria. Estas palabras son difíciles porque el pacto de Cristo con su pueblo es irrompible y aquí es donde viene la cura porque la realidad es que, si el divorcio está en tu pasado, quiero recordarte que Cristo sigue siendo tu esposo y siempre será tu esposo. Esta es la imagen de lo que estamos viendo aquí en las Escrituras. Un Dios que te recoge justo donde estás, tu esposo eterno siempre es indulgente. El divorcio no es un pecado imperdonable y está dentro del alcance de la gracia de Dios. Y sé que hay un peligro, al mencionar esto, existe el peligro de que haya un esposo o una esposa que piense, “bien, no tengo motivos bíblicos para el divorcio, pero me divorciaré de todos modos porque sé que Dios me perdonará”. Eso es pasar por alto el objetivo del Evangelio. 

Ahora, volviendo a la sanidad que el Evangelio trae, me arriesgaré a ir allí porque quiero que cada hombre divorciado o divorciada escuche alto y claro que tienen un esposo eterno que es grandioso, misericordioso y fuerte, un esposo que es su sustento y su todo. Él es una provisión para ti. Él es provisión para tus hijos, Él es tu esposo eterno. Alaba a Dios porque tu esposo eterno siempre es fiel. Él es siempre fiel. Él nunca cometerá adulterio contra ti. Él nunca te abandonará, sin importar lo que suceda en este mundo. Jesús nunca, nunca, nunca abandonará a su novia. Él nunca te abandonará. Él nunca abusará de ti. Él siempre te amará. Él siempre te llevará de vuelta a casa, Él siempre será paciente contigo. Él siempre cuidará de ti, te brindará protección, te deleitará, ya sea que te hayas divorciado una vez o 50 veces. Eres parte de la novia de Cristo, tienes un esposo eterno, Dios redime el divorcio. Este es el Evangelio y el divorcio. Entonces, basado en eso, ¿cómo se aplica esta palabra a nuestras vidas? 

El peligro aquí es que casi todas las circunstancias son diferentes y hay tantos factores diferentes en medio de esta enmarañada red. Si estuviéramos comenzando desde cero, hablando del matrimonio en nuestra cultura, obviamente sería mucho más fácil. Eso es de lo que Jesús está hablando, pero creo que estas Escrituras tienen implicaciones para nuestras vidas de diferentes maneras. Primero, si eres soltero, ¿cómo te ayuda el Evangelio? Pues debes emplear tu soltería para avanzar en el Evangelio, la soltería es un regalo dado por Dios. Hemos hablado de esto en 1 Corintios capítulo 7. Dios te ha liberado de los problemas del matrimonio de los que hemos hablado a lo largo de esta serie, y les dice a los solteros que, maximices tu soltería para hacer avanzar en el Evangelio.  

Ahora, si estás casado, dale amor a tu cónyuge de una manera que retrate el Evangelio. Los esposos dejan que se resuelva en su corazón, en tu vida para dejar todo en amor de sacrificio por tu esposa. Y esposas para amar a su esposo como la iglesia ama a Cristo. Esta es la imagen. En ese sentido, esto también trata con aquellos que están casados, pero quería poner un extra aquí, si estás casado y estás considerando divorciarte, creo que la Palabra te alienta a recordar la preciosidad y el poder del Evangelio. Si estás considerando el divorcio, te ánimo, te insto a que consideres si existen motivos bíblicos para el divorcio o no. No tomes el enfoque del mundo para el divorcio, toma el enfoque redentor de Cristo para el divorcio. Y si no lo hay, de ninguna manera quiero minimizar el conflicto que está ahí y la profundidad del dolor, pero quiero recordarte la preciosidad y el poder del Evangelio. El Evangelio es bueno y nunca nos deja sin esperanza. El Evangelio puede cambiar cualquier corazón y cualquier situación. Esta es la belleza, la gloria del Evangelio y es preciosa. Esto no es solo acerca de lo que está pasando aquí entre tu esposa y tú o entre tu esposo y tú. Se trata de lo que está sucediendo ante el mundo sobre cómo se ve el Evangelio y así recordar la preciosidad y el poder del Evangelio. 

Huye del pecado y corre hacia Cristo. Si estás en esta situación y hay motivos bíblicos para el divorcio, te animo a que mantengas la esperanza del Evangelio en el centro de tu corazón y mientras caminas en este proceso, te pido que ores por el Evangelio para que te de poder y tener la actitud de Cristo, la persona, la presencia y los recursos de Cristo a tu disposición en todo momento. Ora para que Dios, por su Evangelio, cambie el corazón de una esposa que no se arrepiente.  

Si estás divorciado por una razón bíblica, entonces quiero alentarte, en base a la Palabra de Dios, a descansar en el Evangelio en tu soltería o posiblemente en un matrimonio futuro. Si te divorciaste por razones bíblicas, quiero alentarte y espero que Dios te llene de su paz. En este momento, Él te ha confiado una soltería para ser usada para su gloria y quiero exhortarte, por el poder del Evangelio, a regocijarte en esa singularidad y regocijarte en un futuro matrimonio que Él pueda confiar en ti para retratar el poder del Evangelio a través de eso. 

Ahora, si estás divorciado por una razón no bíblica, las Escrituras te alientan a arrepentirte ante Dios y ante tu ex cónyuge si no lo has hecho por el pecado involucrado en esta imagen del divorcio. Arrepiéntete ante Dios y ante tu ex cónyuge y confía en el Evangelio para glorificar a Cristo mientras permaneces soltero. Quiero ser muy cuidadoso aquí. Hay tantas circunstancias diferentes de personas que llegaron a la fe en Cristo después del divorcio o personas que se arrepintieron y desean reconciliarse con sus esposos o esposas. Pero la imagen que tenemos en 1 Corintios capítulo 7, basada en el divorcio no bíblico, es confiar en el Evangelio para glorificar a Cristo. 

Ahora, si eres soltero, te pido que clames a Dios porque te llene de gracia para decir al mundo que tienes un esposo eterno que nunca te dejará. Esta es la imagen que nos permite regocijarnos en la soltería. Por último, si estás divorciado por una razón no bíblica y te has vuelto a casar, entonces la Palabra nos alienta, a arrepentirnos. De nuevo, si te has convertido a Dios, arrepiéntete y refleja el Evangelio en tu matrimonio actual. La Biblia no dice que en tu matrimonio actual necesitas romper otro pacto matrimonial, en cambio, magnifica a Cristo con el matrimonio que tienes ahora. 

Estas son verdades pesadas, pesadas y completas, y lo que me gustaría es que tomemos al menos unos momentos juntos y absorbamos estas verdades, quiero que logres comunicarte con Dios. Quiero invitarte, si son una pareja casada, que se comuniquen con Dios juntos y oren basados en la imagen que hemos visto aquí. Quiero invitar a aquellos que pueden haberse divorciado y permitir que Dios, por el poder del Evangelio, traiga una nueva curación en tu corazón, una nueva rendición a lo que Él tiene para tu vida con su sabiduría infinita. 

Quiero que tengamos un tiempo en el que vayamos a Dios, donde tomamos estas verdades del Evangelio y corramos hacia Cristo, y así voy a orar por nosotros. Y quiero que la fidelidad de Cristo nos ministre a todos y a las diferentes circunstancias que tenemos, así que te invito a correr hacia Cristo con cualquier circunstancia en la que te encuentres, a decir: 

Dios, gracias por el Evangelio y la forma en que este ha transformado el matrimonio, la familia y específicamente transforma el divorcio. Te alabamos Dios por tu fidelidad hacia nosotros, te alabamos por nunca abandonarnos. Dios, te pedimos que tu Evangelio traiga una gran curación y una gran esperanza, una gran fortaleza y un gran sustento en todos los que me escuchan. Te damos gracias por estos momentos de reflexión sobre tu fidelidad hacia nosotros mientras reflexionamos sobre estas palabras para nosotros. Dios te pedimos que nos des la gracia para estar en comunión contigo, escuchar de ti, derramar nuestros corazones delante de ti y caminar contigo por el poder de tu Evangelio. Para apagar las palabras del mundo y meditar en tu Palabra. Gracias Dios por tu amor incondicional y tu gran fidelidad. Amén. 

Bien, antes de despedirme hay dos cosas que quiero contarte el día de hoy: 

Número uno, debemos ver lo que la Palabra de Dios puede hacer en la iglesia local. Lo que sucede cuando la Palabra es lo primordial, solamente cuando todo se basa y gira en torno a la Palabra es que vemos la gloria de Dios a través de ella. Queremos ver la palabra de Dios en acción.  

Segundo, debemos ver la misión de la iglesia realizada. Queremos ver lo que sucede cuando los recursos de las personas de la iglesia local son empleados para cumplir la misión para la cual fuimos creados. Últimamente he estado viajando, viendo el hambre que la gente tiene por la Palabra. Literalmente hay miles de personas que podrían adorar con nosotros en todo el mundo y que no tienen la posibilidad de hacerlo. La misión de la iglesia local es hacer discípulos en todas las naciones, no tener un templo más grande y elegante.  

Estaba enseñando en una conferencia para líderes ministeriales y mientras hablaba de impactar al mundo por la gloria de Cristo al hacer discípulos, sucedió algo. Era algo que sabía, pero me impactó. Vi a la mayor parte de las personas sentadas frente a mí y me di cuenta de que no tenían ni idea de lo que es hacer discípulos. Si hicieras la pregunta: ¿cómo hacer discípulos? Creo que escucharías todo tipo de respuestas. Verías un montón de miradas en blanco, cuando ese es el mandato del reino de Dios. Hacer discípulos en todas las naciones, y si ese es el caso, necesitamos saber cómo hacerlo, necesitamos saber lo que eso significa, así que, te insto a que corras hacia Cristo y hacia su palabra diariamente.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email