Hola amigo, amiga oyente. ¡Que bendición estar contigo un día más! Hay algo con lo que quiero empezar este día, solo Dios puede casar y solo Él puede romper el matrimonio, por lo tanto, necesitamos escuchar lo que Dios dijo sobre el matrimonio y el divorcio. Recuerda esto, el matrimonio es permanente. Así que, toma tu Biblia y acompáñame a Mateo 19: 6, la Biblia dice: “Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre“. No solo el matrimonio es permanente, sino que es un pacto. Esta es la imagen desde el principio en Génesis. Esto es de lo que hemos hablado.  

Hace unos días estaba hablando con un abogado y me recordaba las diferencias entre un contrato y un convenio, él dijo: “un contrato puede ser roto. Cuando se rompe, vas a una autoridad superior y decides que esta persona debe rendir cuentas de su contrato. Y se hace responsable y luego el contrato se rompe. Un convenio es diferente, el convenio no se puede romper. Acudes a una autoridad superior y le dices que esta persona está en un convenio y que debe cumplirlo, deben mantenerlo”. Dios es Dios que guarda pactos. La imagen de la que hemos hablado es el hecho de que el matrimonio es un reflejo del pacto más precioso. La relación de padre entre Cristo y su esposa, Cristo y su Iglesia, Cristo y su pueblo. El matrimonio es una demostración al mundo del pacto de Cristo con su pueblo. 

¿Quieres ver cómo Cristo ama a su pueblo? Mira cómo un esposo ama a su esposa. ¿Quieres ver cómo su gente ama a Cristo? Mira cómo una esposa ama a su esposo. El divorcio difama el pacto de Cristo y su pueblo, presenta al mundo una mentira sobre Cristo y su pueblo. La realidad es que si llega el día en que Cristo se divorcie de su pueblo, entonces estará bien que un hombre se divorcie de su esposa o una esposa de su esposo. Pero hasta que no llegue ese día, entonces la imagen es que el matrimonio es un pacto que debe mantenerse por el bien de la gloria de la demostración de Cristo, una demostración del pacto de Cristo con el mundo que nos rodea. Es por eso que miramos estos textos con gran humildad y gran osadía, porque la gloria de Cristo en el mundo está ligada a esta imagen del matrimonio. Y debemos mirar estos textos en una cultura lista para el divorcio a la luz del significado eterno de la imagen del matrimonio. Dios creó el matrimonio y es permanente, es un pacto. 

Entonces, ¿cómo responde Dios al divorcio? Dios odia el divorcio. Esta es literalmente una cita de Malaquías capítulo 2, versículo 16, leamos, esto dice: “Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales”. Dios odia el divorcio. Él creó el matrimonio. El divorcio está fundamentalmente en desacuerdo con el propósito de Dios para el matrimonio en la creación y, como resultado, odia el divorcio. Ahora lo que es interesante es que Jeremías capítulo 3, versículo 8 habla de cómo es la relación de Dios con su pueblo y dice: “Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó”. 

Entonces, cuando escuchamos a Dios diciendo que odia el divorcio, ¿qué significa eso? Cuando analizas Malaquías capítulo 2, creo que significa dos cosas principales: número uno, Dios odia las causas del divorcio. El divorcio es siempre el resultado del pecado. Este es el punto de Deuteronomio capítulo 24 y es a lo que Jesús se refiere en Mateo capítulo 19:7 y 8: “Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres”. Él dice que Moisés te permitió divorciarte de tus esposas porque tu corazón era ¿qué?, difícil. La razón por la cual el divorcio entró en escena es porque sus corazones fueron duros con Dios y con los demás. El divorcio es siempre el resultado del pecado.  

Hemos hablado de esto antes, el matrimonio es la unión de dos personas terriblemente pecaminosas de por vida. Como resultado, no hay matrimonios perfectos. Si estás soltero y tienes una idea de un matrimonio perfecto y hermoso, no va a suceder. Los matrimonios no son perfectos, y no son perfectos porque el pecado está tanto en un hombre y una mujer. Cada esposo, cada esposa, es propensa al pecado que afecta la forma en que nos relacionamos. Es por eso que necesitamos el Evangelio en nuestros matrimonios. Pero quiero que pensemos sobre cómo eso lleva al divorcio.  

El pecado crea conflicto y es muy difícil pasar por un proceso de divorcio sin pecar. Esta es una imagen que tenemos en la Biblia; hay un cónyuge que a menudo es el cónyuge infractor y el cónyuge ofendido. Algunas personas dicen que este es el cónyuge culpable y el cónyuge inocente, pero no creo que esos términos coincidan con las Escrituras porque no hay cónyuge inocente. No hay cónyuge que no tenga ningún pecado. Existe el cónyuge que ha hecho la ofensa y el cónyuge que se ha ofendido. Es decir, es casi imposible pasar por un proceso de divorcio sin llenarse de amargura, el espíritu de odio o el rencor comienzan a arraigarse allí y un cónyuge dirá: “mira lo que él me hizo o mira lo que ella me hizo”. Pero recuerda esto, el pecado de uno de los cónyuges no justifica el pecado del otro cónyuge, pero si se vuelve un efecto bola de nieve donde el pecado crece, crece y crece, y el deseo de Dios de reconciliación y restauración está siendo erradicado. 

No estoy diciendo que sea una situación fácil, de hecho, no creo que las Escrituras digan que es fácil. No creo que Jesús diga que es fácil no pecar en esas situaciones, pero Jesús dice en el Evangelio que no debemos pecar en esas situaciones. La Escritura no dice que sea fácil, pero las Escrituras nos dicen que no estamos solos en esa situación. Tienes a tu disposición la persona de Cristo, la presencia de Cristo y todos los recursos divinos de Cristo. Y debemos huir del pecado en todo momento. Nunca dejes que un pecado justifique otro pecado. Huye del pecado todo el tiempo. El divorcio es siempre el resultado del pecado. Así que resístelo y corre a Cristo. 

Segundo: el divorcio es casi siempre pecaminoso. Hay un par de razones bajo las cuales Dios permite el divorcio, así que cuando la Biblia dice: “Dios odia el divorcio”, no necesariamente significa que, en algunas circunstancias el divorcio no debería suceder. 

Estamos a punto de ver algunos motivos posibles para el divorcio en las Escrituras. Y son terrenos extremadamente estrechos. En esos terrenos el divorcio no es en sí mismo pecaminoso. Ahora, el divorcio fuera de esos terrenos es intrínsecamente pecaminoso. Cuando pasamos por un divorcio que no coincide con estos argumentos, entonces estamos pecando.  

Dios odia las causas del divorcio. Él odia el pecado que lleva al divorcio. Y no solo las causas del divorcio, Dios odia las consecuencias del divorcio. El divorcio afecta negativamente a la descendencia física. Este es el contexto del capítulo 2 de Malaquías. Mira Malaquías capítulo 2, versículo 14 ahí está hablando de la unidad familiar y dice: “Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud”. 

Hemos visto que la familia es el medio por el cual Dios está criando a los niños que promueven el Evangelio y el divorcio socava la imagen que Dios ha diseñado allí. Las implicaciones emocionales de un niño que ya no vive con mamá o papá y está en medio de discusiones sobre acuerdos de paternidad y disputas de custodia son muy fuertes. En medio de un divorcio siempre hay implicaciones financieras, sociales y espirituales, así que quiero ser extremadamente cuidadoso porque hay personas que están divorciadas y hay niños cuyas familias se han divorciado. Pero incluso cuando vemos que Dios odia las consecuencias del divorcio y cómo el divorcio afecta negativamente a la descendencia física, la imagen, al mismo tiempo, es que Dios no te deja solo, Él camina contigo a través de esas circunstancias. Él nunca te abandona.  

Mira, si estás casado, no creas en lo que dice el mundo, no es cierto que si te divorcias tus problemas terminarán, tampoco creas en el mito que, con el divorcio, los niños estarán mejor, eso no es verdad, eso es mucho, mucho más complicado. El divorcio afecta negativamente a la descendencia física y la Biblia dice que afectará no solo a tus hijos, también lo hará a tus nietos, bisnietos. El divorcio afecta negativamente a la descendencia física y el divorcio afecta a la descendencia espiritual. Implicamos el avance del Evangelio en el mundo y ponemos en peligro la imagen del amor de Cristo por su pueblo con el divorcio. Entonces, por el bien de las personas que se dirigen a una eternidad sin Cristo, escucha lo que Dios está diciendo sobre el divorcio.  

Tercera verdad: Dios regula el divorcio. El divorcio como hemos visto no estaba en el plan original de Dios. Él nunca quiso el divorcio. Pero la imagen que tenemos en Deuteronomio 24, Mateo 19, Marcos 10, Lucas 16 y 1 Corintios capítulo 7 es que la Biblia reconoce que el divorcio es una realidad y Dios regula esa realidad. Quiero ser muy cuidadoso porque no quiero retratar algo que la Biblia no está enseñando. Al decir que Dios regula el divorcio, no estoy diciendo que Dios da sugerencias para el divorcio. Estas no son sugerencias que Dios está dando. A veces las personas malinterpretan lo que Pablo está diciendo en 1 Corintios capítulo 7 cuando dice: “Yo, no el Señor”. Ahí Pablo se está diferenciando de cuando está citando directamente de Jesús y cuando no lo está. Cuando dice que digo esto, no el Señor, esta es una imagen de él diciendo que el Espíritu Santo de Dios en la Palabra está trayendo algo fresco en este momento, pero es la Palabra, estas no son solo sugerencias para que consideremos, son mandatos en las Escrituras para ser obedecidos. Dios no solo nos está ofreciendo sugerencias, Él nos está diciendo cómo se debe manejar el divorcio. Y da dos razones para regular el divorcio, y es precisamente de eso de lo que hablaremos en el siguiente programa, así que, espero que puedas acompañarnos para conocer más sobre la voluntad de Dios, agradable y perfecta sobre el matrimonio. Que Dios te bendiga.