El alma de la persona es inmortal, no importa si esa persona es creyente o incrédula.

Permítame demostrarlo de la siguiente manera: Deuteronomio 34:5-6 dice: “Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová. Y lo enterró en el valle, en la tierra de Moab, enfrente de Betpeor; y ninguno conoce el lugar de su sepultura hasta hoy.”

Después de una vida cargada de años y de muchos logros, Moisés finalmente murió. Si el alma muriera también, o si el alma entrara a un estado de inconsciencia o de sueño, entonces sería de esperarse que no sepamos nada más de Moisés, al menos hasta su resurrección.

Pero note lo que sucedió según el pasaje que se encuentra en Mateo 17:3 “Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.”

El contexto de este pasaje bíblico es la transfiguración de Jesús. Allí tenemos a Jesús con su rostro resplandeciente como el sol, y sus vestidos blancos como la luz. Es decir, rodeado de la gloria de Dios, la nube de gloria que la tradición judía la conoce como la Shekina. Pero junto a Él aparecieron Moisés y Elías, a pesar que Moisés había muerto hace miles de años. Esto es una prueba de que Moisés seguía existiendo después de haber muerto físicamente. Su cuerpo estaba descompuesto en algún lugar que ningún ser humano sabe, pero su alma estaba consciente y activa.

Por esto sostenemos que el alma del hombre es inmortal, no importa si el hombre es creyente o incrédulo. El alma sigue existiendo después de la muerte física. En el caso del creyente, el alma sigue existiendo en el cielo y en el caso del incrédulo el alma sigue existiendo en un lugar de tormento en fuego.

Usted ha pensado que el alma del hombre muere por lo que dice Ezequiel 18:4 donde leemos: “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.”

Lo que este versículo está diciendo es que Dios no hace favoritismo a la hora de juzgar el pecado del hombre. Cada ser humano es responsable ante Dios por su propio pecado.  Cuando en este versículo se habla de alma, se está haciendo referencia a la persona en su totalidad , compuesta de espíritu, alma y cuerpo.

Pero no nos confundamos, pensando que la muerte es equivalente a extinción, a dejar de ser, a terminar con todo. No, la muerte significa separación. Cuando una persona muere físicamente, la parte material de esa persona, digamos su cuerpo, se separa de la parte inmaterial de esa persona, digamos su alma y espíritu. Si esa persona jamás recibió el perdón de sus pecados al recibir a Cristo como su Salvador, esa persona estaba muerta espiritualmente mientras vivía en este mundo, y si en esas condiciones le sobrevino la muerte física, esa persona muerta espiritualmente pasa a lo que se conoce como la muerte eterna, lo cual significa a una eterna separación de Dios en un lugar de tormento en fuego.

Como podrá ver, la muerte de ninguna manera significa cesación del ser, o del alma o del espíritu, sino separación.