Job 34:23 No carga, pues, él al hombre más de lo justo,
Para que vaya con Dios a juicio.

Una de las grandes propuestas políticas en todo el mundo es la igualdad social, la igualdad de oportunidades o de derechos, ser equitativos, ser ecuánimes; pero sabemos que en las políticas humanas suelen ser simples demagogias. Siempre existen preferencias, bandos y beneficios a un sector para complacer a unos y castigar a otros, pero en definitiva no hay igualdad. Aunque en nuestra figura de justicia sabemos que esta mujer no tiene los ojos vendados ni su balanza es fiel.

En cambio Dios nos trata con justicia, no solamente por su carácter o atributo justo sino porque al llevarnos a juicio tiene toda la autoridad moral para demostrar que nuestras acciones han sido malas o buenas. Nadie podrá decir: “Dios puso demasiado sobre mí.” No pienses que Dios tiene preferidos o que te aflige sin razón. Siéntate con Dios a conversar hoy.

¿Sientes que Dios te oprime?
¿Ves la justicia de Dios en tu vida?
¿Estás listo para entrar en juicio con Dios?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email