Nuevamente llegamos hasta Usted para compartir algo mas del interesante tema que estamos desarrollando DINERO Y POSESIONES A LA LUZ DE LO ETERNO. En contados instantes David Logacho estará frente a este micrófono para seguir compartiendo con nosotros este estudio.

Introducción: El trabajo tesonero y honrado es la forma divina de obtener recursos para satisfacer las necesidades de la vida. 1 Tesalonicenses 4:11-12 dice: y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada.
La gran pregunta es ¿Qué hacer con los recursos materiales que resultan del trabajo legítimo? El Nuevo Testamento nos da claros ejemplos.

  • I. Primero hubo algunos que dejaron todo para seguir al Señor. Marcos 1:16-20 dice: Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando luego sus redes, le siguieron. Pasando de allí un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan su hermano, también ellos en la barca, que remendaban las redes. Y luego los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron.
    Esto no necesariamente significa que estos discípulos se deshicieron de sus bienes. Pedro y Andrés seguían teniendo su casa, según Juan 1:29. Según Juan 21:1-3 algunos discípulos del Señor Jesús intentaron volver a su antiguo oficio de pescadores, lo cual presupone que todavía conservaban al menos algo de sus bienes.
  • II. Segundo, hubo algunos que mantuvieron sus bienes para usarlos en la obra del Señor. Caso de Mateo. Fue llamado, pero no se deshizo de sus posesiones. Marcos 2:14 dice: Y al pasar, vio a Leví hijo de Alfeo, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió.
    Acto seguido, el Nuevo Testamento presenta a Mateo todavía en su casa en un banquete con publicanos y pecadores para que escuchen el mensaje del Señor Jesús. Además, el Señor Jesús tenía muchos seguidores, pero sólo escogió a 12. El resto continuaron en su actividad normal para sostener a sus familias. El modelo es que para que aquellos que dejaron sus actividades para servir al Señor puedan tener éxito en su obra, era necesario que otros se queden donde están para sostener a los primeros.
  • III. La motivación es hacer tesoros en el cielo. Ilustrar con la historia de Marcos 10:17-31. Marcos 10:21 dice: Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.
    Un error es pensar que para seguir al Señor es necesario deshacerse de todo para darlo a los pobres y comenzar a vivir por fe a costilla de la comunicad cristiana. Si fuera así, no existiría comunidad cristiana. Otro error es pensar que no tenemos que preocuparnos por los pobres.