Reciba cordiales saludos amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Estamos estudiando la Epístola de Pablo a Filemón, en la serie titulada: Amor Cristiano en Acción. En esta oportunidad vamos a examinar la magistral introducción que hizo el apóstol Pablo antes de tocar el propósito principal de su carta a Filemón.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en la Epístola de Pablo a Filemón, versículos 4 a 7. Este pasaje bíblico es lo que podríamos llamar la introducción que hace Pablo antes de ir al meollo del asunto que le movió a escribir la carta a Filemón. En su magistral forma de presentar las cosas, Pablo echa mano de la oración, esta actividad tan importante, pero tan dejada de lado por los creyentes. Lo primero que encontramos es la práctica de la oración de Pablo. Filemón 4 dice: Doy gracias a mi Dios,  haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones,

No olvide que Pablo estaba en calidad de prisionero en Roma cuando escribió la carta a Filemón. Pero esto no le impidió cumplir con sus responsabilidades como Apóstol de Jesucristo, dentro de ello, orar por nombre por cada uno de sus colaboradores en la obra del Señor. Al traer a Filemón a la presencia de Dios en oración, en Pablo no había otra cosa, sino agradecimiento a Dios. Pablo estaba plenamente consciente que todo lo bueno que estaba haciendo Filemón en Colosas era una obra de Dios y por eso da el crédito a quien se lo merece, a Dios. ¿Cómo está su vida amable oyente? ¿Es su estilo de vida algo que motiva a otros a dar gracias a Dios en oración? O tal vez su estilo de vida es una enorme carga para las personas que le conocen. Note la constancia en la oración de Pablo. Dice: Haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones. No se trataba de oraciones esporádicas sino de oraciones persistentes. En segundo lugar encontramos el motivo que tenía Pablo para agradecer a Dios por la vida de Filemón. Filemón 5 dice: porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús,  y para con todos los santos;

A pesar de estar muy lejos de Colosas, Pablo estaba bien informado sobre como andaban las cosas en la iglesia en Colosas. Así fue como Pablo oyó del amor y de la fe que tenía Filemón, hacia el Señor Jesús en primer lugar y para con todos los santos en segundo lugar. Qué hermoso testimonio de Filemón. Como buen creyente, Filemón tenía un genuino amor hacia el Señor Jesucristo porque entendía muy bien que el Señor Jesucristo le había amado tanto que había puesto su vida para morir en lugar de Filemón. El amor de Filemón al Señor Jesucristo era resultado de la fe que Filemón tenía en el Señor Jesucristo. Amor y fe siempre van juntos amable oyente. Si usted realmente tiene fe en la persona y obra del Señor Jesucristo, esa fe debe manifestarse en un profundo amor hacia el Señor Jesucristo. Pero note que cuando el amor y la fe al Señor Jesucristo, es algo genuino, debe manifestarse en amor hacia todos los santos. Los santos no son otros sino los creyentes en general y los creyentes que estaban en contacto con Filemón en particular. Digamos la iglesia en Colosas. La gente de la iglesia en Colosas sabía que Filemón amaba y tenía fe en el Señor Jesucristo por el hecho que Filemón manifestaba su amor a cada uno de los creyentes de la iglesia en Colosas. Si usted amable oyente dice que ama y tiene fe en el Señor Jesucristo, ¿De qué manera está manifestando su amor a los creyentes con quienes tiene contacto? Filemón puso en práctica lo que más tarde puso por escrito el Apóstol Juan en 1 Juan 4:7-11 donde dice: Amados,  amémonos unos a otros;  porque el amor es de Dios.  Todo aquel que ama,  es nacido de Dios,  y conoce a Dios.

1Jn 4:8  El que no ama,  no ha conocido a Dios;  porque Dios es amor.

1Jn 4:9  En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros,  en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,  para que vivamos por él.

1Jn 4:10  En esto consiste el amor:  no en que nosotros hayamos amado a Dios,  sino en que él nos amó a nosotros,  y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

1Jn 4:11  Amados,  si Dios nos ha amado así,  debemos también nosotros amarnos unos a otros.

El verdadero amor al Señor Jesucristo y la verdadera fe en el Señor Jesucristo debe transformarse en algo práctico en el amor a los hermanos en la fe. De otra manera, esto de que amamos al Señor Jesucristo y tenemos fe en Él, no pasa de ser sino palabras que se lleva el viento. No olvide que al hablar de amor a los hermanos estamos hablando de acciones de sacrificio a favor de los hermanos. Filemón amaba a todos los hermanos por igual. Jamás hizo acepción de personas. Gran desafío para nosotros. Volvamos a la vida de oración de Pablo. En tercer lugar tenemos el pedido de oración de Pablo. Como hemos visto ya, Pablo daba gracias a Dios, haciendo siempre memoria de Filemón en sus oraciones porque había oído del amor y de la fe que tenía Filemón hacia el Señor Jesús y para con todos los santos. Pero hasta aquí no notamos ningún pedido de oración de Pablo. Como es natural, en tercer lugar, Pablo expresa su pedido de oración. Se encuentra en Filemón 6. La Biblia dice: para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús.

Este es pedido de oración de Pablo a favor de Filemón. Es para que la participación de la fe de Filemón sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en los creyentes por medio de Cristo Jesús. El verdadero sentido de lo que está pidiendo Pablo no surge instantáneamente. ¿Qué es lo que Pablo está pidiendo? Para comprenderlo mejor, que tal si leemos este mismo texto pero en la versión NVI. Dice así: Pido a Dios que el compañerismo que brota de tu fe sea eficaz para la causa de Cristo mediante el reconocimiento de todo lo bueno que compartimos.

Lo que está pidiendo a Dios Pablo, entonces, es que ese compañerismo o comunión que manifestaba Filemón hacia los creyentes de Colosas, lo cual brotaba o era resultado del amor genuino que Filemón tenía hacia el Señor Jesús y de la fe genuina que Filemón tenía en el Señor Jesús, sea eficaz o efectivo o capaz para lograr que la causa de Cristo se extienda en el mundo por medio de que los incrédulos reconozcan todo lo bueno que disfrutamos los creyentes en Cristo. Esto es fabuloso amable oyente. Básicamente Pablo está pidiendo a Dios en oración que todo lo bueno que estaba haciendo Filemón entre los creyentes de Colosas redunde en beneficio del crecimiento y fortalecimiento de la obra del Señor, de modo que los incrédulos puedan apreciar la cantidad de beneficios espirituales que poseemos los que somos creyentes. Qué interesante que nuestro accionar como creyentes en el mundo, especialmente manifestando el amor hacia los creyentes, puede ser un gran impulso para el crecimiento del reino de Dios en este mundo o puede ser un gran freno para el crecimiento del reino de Dios en este mundo. ¿Se ha puesto a pensar en esto? Hace algún tiempo atrás enfermó gravemente la hija de una hermana de pocos recursos económicos en una iglesia. Tan pronto la iglesia supo de la prueba por la cual estaba pasando esta hermana, casi toda la iglesia se puso en acción para ayudar de diversas maneras tanto a la hija como a su madre. Algunos ofrendaron para cubrir los gastos del hospital. Otros llevaron comida a la mamá quien tenía que pasar todo el tiempo en el hospital. Otros ofrecieron sus vehículos para llevar y traer a la mamá del hospital. Era el amor cristiano en acción. Esta forma de participación de la iglesia llamó la atención a muchas personas que no eran creyentes y les hizo pensar mucho en lo bueno que es formar parte de un grupo donde todos se preocupan los unos por los otros sin distinción de ninguna naturaleza. Filemón era uno que se distinguía en el amor a los hermanos y Pablo está orando a Dios para que esto que hacía Filemón redunde en beneficio de la obra de Dios en Colosas. Finalmente, en cuarto lugar, tenemos la actitud de Pablo cuando oraba por Filemón. Filemón 7 dice: Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor,  porque por ti,  oh hermano,  han sido confortados los corazones de los santos.

Pablo estaba en prisión en Roma. La vida no debe haber sido nada fácil para él. Pero cuando Pablo pensaba y hacía memoria de Filemón en oración, su rostro se iluminaba y experimentaba gran gozo, lo cual era un enorme consuelo en medio de su difícil situación. El amor que Filemón tenía hacia el Señor Jesús, la fe que Filemón tenía en el Señor Jesús y el amor que manifestaba Filemón hacia todos los creyentes, era tan evidente, que los corazones de todos los creyentes en Colosas fueron confortados. Esto llenaba de gozo el corazón de Pablo. La fe se debe manifestar en amor al Señor Jesús y en amor a los hermanos. ¿Cómo está su fe, amable oyente? ¿Quiere saber si su fe es genuina? Una de las evidencias es el amor al Señor Jesús y el amor a los hermanos. Note lo que dice 1 Juan 4:20 dice: Si alguno dice:  Yo amo a Dios,  y aborrece a su hermano,  es mentiroso.  Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto,  ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

Que Dios en su gracia le motive a manifestar en formas prácticas el amor a los hermanos en la fe. Es el amor en acción.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email