Que privilegio es para todos los que hacemos LA BIBLIA DICE… contar con su compañía en esta oportunidad. Si esta es la primera vez que nos sintoniza le contamos que estamos desarrollando un interesante estudio que se titula: DINERO Y POSESIONES A LA LUZ DE LO ETERNO. Quédese con nosotros y conozca que es lo que Dios quiere que aprenda en esta oportunidad con respecto a este tema.

Introducción. Si no todos, al menos una buena mayoría sabemos que somos administradores de los bienes que pertenecen a Dios. En consecuencia sabemos lo que tenemos que hacer, pero se nos hace muy difícil hacerlo. Algo que podría ayudar es el ejemplo de otros creyentes o de otras iglesias.

  • I. El ejemplo neo-testamentario. La iglesia en Jerusalén estaba pasando por una época de mucha pobreza. Algunas iglesias decidieron levantar una ofrenda para los creyentes en Jerusalén. Las iglesias de Macedonia se distinguieron por su generosidad. Note lo que dice 2 Corintios 8:1-5. Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
    Pablo usó este ejemplo para desafiar a la iglesia en Corinto. 2Corintios 8:6 dice: de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.
  • II. El ejemplo de Wesley. Esto sucedió cuando estaba en Oxford. Alguien lo relata así. Acababa de comprar algunos cuadros para su dormitorio cuando una de las camareras se acercó a su puerta. Era un día de invierno y él notó que esta mujer tenía solamente un fino chal para protegerse del frío. Instintivamente metió su mano al bolsillo para sacar dinero y entregar a esta mujer para que se compre un abrigo, pero encontró que apenas tenía unas monedas. Le dolió mucho reconocer que Dios no debe haberse sentido complacido con la forma que había gastado su dinero. Se preguntó a sí mismo: ¿Me dirá algún día el Señor: Bien, buen siervo y fiel? Has adornado las paredes de tu habitación con el dinero que pudiste haber cubierto a esta mujer del frío del infierno. ¡Qué injusto! ¡Dónde está la misericordia! Estos cuadros son la sangre de esta pobre mujer. Tal vez a raíz de este incidente, en 1731, Wesley comenzó a limitar sus gastos de modo que pueda disponer de más dinero para ayudar a los pobres. Decía que en cierto año, sus ingresos fueron de 30 libras y sus egresos fueron de 28 libras, así que dio 2 libras. El siguiente año sus ingresos se duplicaron, pero sus egresos se mantuvieron en 28 libras, así que dio 32 libras. El tercer año, sus ingresos subieron a 90 libras, y sus egresos se mantuvieron en 28 libras y dio 62 libras. El cuarto año, ganó 120 libras pero sus gastos se mantuvieron en 28 libras y dio 92 libras a los pobres. Wesley predicaba que los creyentes no sólo deben diezmar, sino dar todo el excedente una vez que se hayan cubierto sus necesidades viviendo modestamente. Estaba convencido que con el aumento de ingresos debe aumentar el estándar de ofrendar mas no el estándar de vida. Comenzó a practicarlo en Oxford y siguió practicándolo durante toda su vida. Aun cuando sus ingresos se elevaron a miles de libras, vivió modestamente y diligentemente daba todo el excedente. En uno de los años, sus ingresos fueron un poco más que 1400 libras, dio todo excepto 30 libras. Tenía pánico de hacer tesoros en la tierra, de modo que el dinero iba a las obras de caridad tan pronto llegaba a su poder. Se dice que nunca tuvo más que 100 libras en un momento dado. Cuando murió en 1791, el único dinero que tenía eran unas cuantas monedas en su bolsillo. Ofrendó la mayor parte de las 30,000 libras que ganó durante toda su vida.
    Actualizando cifras, podríamos decir que los ingresos de Wesley fueron unos 160,000 dólares por año pero él vivió con 20,000 dólares y el resto lo invirtió en la obra del Señor. Entendió muy bien el significado de 2 Corintios 8:13-15 Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.

CONCLUSIÓN. ¿De qué manera va a cambiar su estilo de vida a la luz de estos dos ejemplos?.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email